Ricardo Ávila Retrospectiva Un anhelo aplazado 17 de junio de 2017 | Opinión | Portafolio
1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Ricardo Ávila
retrospectiva

Un anhelo aplazado

Los analistas expresaron sus deseos de que el segundo trimestre del año dejara atrás los notorios sinsabores del primero.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
junio 16 de 2017
2017-06-16 08:37 p.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Dice el conocido refrán que ‘la esperanza es lo último que se pierde’. Quizás, con base en esa conocida expresión popular, los analistas expresaron sus deseos de que el segundo trimestre del año dejara atrás los notorios sinsabores del primero, cuando la economía colombiana registró una expansión de apenas 1,1 por ciento.

Sin embargo, tales anhelos se comienzan a disipar a medida que empiezan a conocerse cifras. El Dane reportó en la semana que termina, que tanto la producción industrial como las ventas del comercio, retornaron a terreno negativo en abril. La presencia de la Semana Santa afectó a ambos renglones, pero el acumulado de los primeros cuatro meses del año comprueba que las dificultades vienen de atrás.

No menos inquietante es constatar que la confianza del consumidor no solo continúa en terreno negativo, sino que en mayo retrocedió, en contra de las apuestas de los especialistas. Así se desprende del informe mensual que elabora Fedesarrollo, según el cual la valoración de la realidad actual y las expectativas para los próximos 12 meses muestran una calificación peor.

Especialmente notorio es que una proporción sustancialmente mayor de las personas encuestadas sostiene que a su hogar le está yendo peor que hace un año. Debido a ello, disminuye el porcentaje de personas que creen que este es un buen momento para adquirir bienes como muebles, lavadora o televisor.

Por otra parte, Bogotá se consolida como el epicentro del pesimismo, seguido por Medellín y Bucaramanga. Cali está un poco más atrás, aunque las percepciones en la capital del Valle también se deterioraron. La única capital que se salva entre las cinco analizadas es Barranquilla, en donde la tasa de desempleo es la más baja del país.

Lo anterior reitera que el alivio no llega. La economía sigue por el carril lento y las esperanzas de un segundo aire todavía no se concretan.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado