Opinión
1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Ricardo Ávila
retrospectiva

Unas de cal y otras de...

Ya nadie habla de un crudo de 60 dólares a finales de año, y muchos se plantean si vendrá una nueva ola de descolgadas.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Opinión
POR:
Ricardo Ávila
mayo 05 de 2017
2017-05-05 07:47 p.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

A comienzos de la semana, las sonrisas eran la constante entre los ejecutivos de la industria petrolera. Y es que por cuenta de un trimestre con precios promedio de 54 dólares por barril, en el caso de la variedad Brent, una buena parte de las firmas más importantes logró aumentar sus utilidades de manera sustancial en el arranque del año.

Pero ese buen comienzo puede haber llegado a su final, si el giro en el viento que se produjo en los últimos días se confirma. Debido a los reportes según los cuales el exceso de oferta que golpea al mercado de los hidrocarburos, desde hace tres años, continúa, las cotizaciones se desplomaron en casi 5 por ciento el jueves pasado.

Es verdad que el viernes tuvo lugar un ligero repunte, pero no hay duda de que los ceños fruncidos están de vuelta. Ya nadie habla de un crudo de 60 dólares a finales de año, y muchos se plantean si vendrá una nueva ola de descolgadas.

Esa inquietud también existe en Colombia. Un menor valor del petróleo incide sobre las exportaciones, que crecieron 31 por ciento entre enero y marzo. Mantener esa dinámica será difícil, a menos que venga un repunte pronto. De lo contrario, la tasa de cambio reflejaría una realidad más oscura y podrían confirmarse los pronósticos con respecto a un frenazo mayor de la economía.

Mientras las incógnitas de corto plazo se solucionan, el país sueña con la promesa de una riqueza en su plataforma submarina. El anuncio hecho por Ecopetrol sobre un nuevo pozo exitoso en el Mar Caribe, confirma la existencia de un yacimiento que, a ojos de buen cubero, tendría al menos el equivalente de 800 millones de barriles de petróleo.

El problema es que el desarrollo de la zona está a años de distancia. No solo falta terminar las labores exploratorias, sino determinar los pasos siguientes. En el mejor de los casos, a mediados de la próxima década empezaría a fluir el gas. Pero ahora hay temas más urgentes como el barril por debajo de 50 dólares.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado