1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Ricardo Ávila
brújula

Tiempo de toros

Todo apunta a que vienen desequilibrios fiscales importantes en la tierra del Tío Sam y eso será un dolor de cabeza a comienzos de la próxima década.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
agosto 21 de 2018
2018-08-21 09:25 p.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Los temores sobre lo que viene para el planeta no cesan, pues las incertidumbres muestran tendencia al alza, pero en lo que atañe a la realidad inmediata no parecen existir motivos de preocupación. Ese, al menos, es el veredicto proveniente de Wall Street, en donde no solo los indicadores bursátiles llegaron a nuevos máximos históricos este martes, sino que se debe romper el récord de duración de la ola de alzas de precios en las acciones.

Los números son elocuentes. El primero de enero del 2009, el índice neoyorquino S&P 500 estaba en 903 puntos, tras haberse declarado la crisis financiera internacional. En la víspera, dicho valor ascendió a 2.872 puntos, más del triple en menos de diez años.

Lo anterior no quiere decir que los tropiezos hayan estado ausentes. En más de una ocasión los inversionistas decidieron vender sus títulos, dando lugar a bajas importantes. Sin embargo, todavía no se produce una corrección superior al 20 por ciento, que es el límite que divide las vacas gordas de las flacas. De hecho, el entusiasmo continúa.

En la presente oportunidad, la causa directa son los buenos resultados empresariales. Por cuenta de los recortes de impuestos que sacó adelante la administración Trump a finales del 2017, las utilidades vienen al alza. A lo anterior se suma que el sector de la tecnología atrae más gente a comprar acciones, gracias a éxitos como los de Apple o Microsoft.

Es verdad que aparecen nubarrones en el horizonte. La guerra comercial impulsada por Washington en contra de China o la Unión Europea, oscurece el panorama, al igual que las tensiones estadounidenses con Canadá y México. En un plazo más amplio, todo apunta a que vienen desequilibrios fiscales importantes en la tierra del Tío Sam y eso será un dolor de cabeza a comienzos de la próxima década.

No obstante, por ahora el viento a favor sigue soplando. Y aunque las advertencias suenan con más volumen, la verdad es que los toros –sinónimo de alzas y optimismo– corren a lo largo de Wall Street.

ricavi@portafolio.co
@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado