1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Ricardo Rojas Parra
Columnista

Colombia y su riqueza hídrica

En el contexto global, Colombia es uno de los países con mayor riqueza hídrica en el mundo.

Ricardo Rojas Parra
POR:
Ricardo Rojas Parra
diciembre 11 de 2017
2017-12-11 08:27 p.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc3378e33d.png

En el contexto global, Colombia es uno de los países con mayor riqueza hídrica en el mundo. El último reporte de las fuentes hídricas por país de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) posicionó al país como el sexto a nivel mundial en el ranking de este recurso.

Además, teniendo en cuenta que el índice del Total Interno de Recursos Hídricos Renovables (IRWR, por sus siglas en inglés) por habitante es de 50.160 metros cúbicos al año para la nación, lo cual tiene en cuenta población y tamaño del país; Colombia podría incluso ubicarse en el puesto tercero.

Sin embargo, como con todo lo bueno, esta riqueza hídrica trae sus desventajas. En esta época del año, el invierno colombiano suele manifestarse en grandes inundaciones fluviales que afectan distintos territorios del país. Estas, en conjunto con los deslizamientos, acumulan los mayores porcentajes de pérdidas de vidas y viviendas destruidas, según lo confirma la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres. Dichos impactos se han traducido en 36 por ciento en pérdidas en vidas asociadas a deslizamientos y 10 por ciento por inundaciones, 43 por ciento de pérdidas en vivienda relacionadas con inundaciones y 10 por ciento a deslizamiento entre 1970 y el 2011.

Colombia, no obstante, no es el único país con estos desafíos. En virtud de las oportunidades de cooperación internacional de las que la nación puede beneficiarse tanto, existen experiencias recientes en otros países que al ser emuladas pueden ayudar a prevenir o mitigar desastres de esta magnitud. Uno de estos posibles aliados es Camboya, un país azotado por inundaciones estacionales y que es considerado uno de los más vulnerables a los efectos de desastres naturales, incluso llegando a 50 por ciento del territorio afectado por inundaciones en el 2013.

La organización no gubernamental People In Need Cambodia, en respuesta a estos choques, desarrolló un sistema de alertas tempranas llamado ‘EWS 1294’, el cual envía mensajes de voz en tiempo real a los celulares de las personas en riesgo para notificar de seguimientos a comportamientos climáticos y atmosféricos que anuncien prontos desastres.

Otro de estos aliados estratégicos es Japón, que tiene una historia extensa de inundaciones en todo su territorio y que ha requerido la implementación de varios sistemas como el G-Cans (cisternas subterráneas que expanden la capacidad de los desagües de centros urbanos) y la reserva Furukawa, un sistema de túneles que parte de las áreas de mayor tendencia a la inundación y redirigen el flujo del exceso del líquido a ríos cercanos u otros tramos del mismo río para que la posible inundación vaya a dar al mar.

Aprovechando estas excelentes ideas para una posible implementación adaptada al territorio, la Agencia Japonesa de Cooperación Internacional (Jica) ha ido apoyando últimamente el proyecto de Fortalecimiento de la Capacidad de Manejo de Riesgo de Inundaciones en nuestro país. Con estas y otras medidas de las que se puede aprender, Colombia puede pasar de remediar a prevenir en experiencias futuras.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado