1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Ricardo Villaveces P.
columnista

Aprovechar la oportunidad

La invitación que hizo Duque a todos los partidos y la presencia de todas las vertientes en la Casa de Nariño, despiertan esperanzas.

Ricardo Villaveces P.
POR:
Ricardo Villaveces P.
septiembre 02 de 2018
2018-09-02 06:56 p.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7865def38d.png

Complejo el panorama para el inicio del gobierno, pues muchos elementos conspiran contra su loable propósito de gobernar sin ‘mermelada’ y despolitizar las entidades del Estado. La composición del Congreso, la votación alcanzada por los inconformes, el ‘fuego amigo’ que le ha quitado protagonismo desde el primer día y que lleva a que las noticias sigan girando alrededor de Uribe y Macías y no del presidente, un Vargas Lleras tomando las iniciativas en temas tan importantes como el tributario o el de la reforma a la justicia, que obliga al gobierno a seguirle el paso en lugar de estar liderando, se refleja en la opinión pública, que da un nivel muy discreto de aprobación al Presidente y confirma que no tuvo la luna de miel que tradicionalmente acompaña a los nuevos gobiernos.

Afortunadamente, el mandatario entendió la angustia de los colombianos con la corrupción y aceptó que la Consulta era un hecho y, en lugar de volverlo una situación personal con quienes la lideraron, la apoyó y reconoció que interpretaba una clamor nacional. La votación fue impresionante, y aunque no se hubiera alcanzado el umbral, el hecho político fue contundente y el mandato claro: el país está hastiado de la corrupción y demanda soluciones. La invitación que hizo Duque a todos los partidos y la presencia de todas las vertientes en la Casa de Nariño, despiertan esperanzas en cuanto a que sea posible un gran acuerdo que anteponga el interés nacional por encima de todo para luchar decididamente contra este flagelo. Si Duque lidera adecuadamente este proceso será mucho lo que ganará para seguir gobernando con éxito.

Ahora bien, es fundamental que esto no quede exclusivamente en una serie de leyes aumentando penas, pues, solo con esto, poco se logra. Sin duda, la lucha contra la corrupción va de la mano con reformas al sistema de justicia, y hoy hay una coyuntura apropiada para avanzar significativamente en este campo. Es muy importante que se consolide la voluntad política de todos los estamentos, pero las medidas no deben ser solo el producto de la efervescencia del momento, sino del estudio serio del problema. Entidades reconocidas como Fedesarrollo, la Universidad Externado, la Corporación Excelencia en la Justicia, Transparencia por Colombia y otras más, vienen trabajando desde hace ya algún tiempo sobre el tema, han traído expertos internacionales y han avanzado en la comprensión de un fenómeno que es más complejo de lo que a primera vista se puede pensar. Todos estos elementos, además de los resultados de más investigaciones y experiencias, podrán hacer aportes valiosos, tanto a los legisladores como al Ejecutivo para que en este frente se actúe de manera efectiva y eficaz.

Es esperanzador que la Ministra de Justicia venga de este ambiente académico, dedicado al estudio de estos temas para que pueda nutrir al gobierno y a los proyectos que irán al Congreso de este conocimiento acumulado, y se logren cambios que vayan mucho más allá de subir y subir penas en un sistema judicial que no opera.

Ricardo Villaveces P.
Consultor privado
rvillavecesp@gmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado