1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Ricardo Villaveces P.
columnista

No es solo qué, sino con qué

El decaimiento de los partidos es evidente cuando se ve la feria de las firmas. 

Ricardo Villaveces P.
POR:
Ricardo Villaveces P.
octubre 01 de 2017
2017-10-01 07:15 p.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7865def38d.png

Con un país polarizado y un gobierno desprestigiado, el proceso electoral se convierte en algo cada día más relevante. La falta de liderazgo de otros tiempos, los efectos de asuntos como las listas abiertas o la circunscripción nacional para el Senado, convirtió a los partidos en razones sociales que solo se usan para dar avales, pero poco se ocupan de construir una agenda pública que aglutine a quienes comparten una ideología. 

Los políticos son, en general, microempresarios electorales, con algunos grandes tiburones que han sabido beneficiarse del sistema, exprimiendo, por cualquier medio, los recursos de los colombianos y desnaturalizando, todavía más, lo que debería ser el oficio de la política. Y es con esos políticos con los que llegamos a un nuevo año electoral, que será bien importante para Colombia por el momento que tanto en lo nacional como en lo internacional se vive.

El decaimiento de los partidos es evidente cuando se ve la feria de las firmas, porque muchos de los aspirantes prefieren hacerse a un lado de estas organizaciones (que tienen poco de organizadas), y ante la ausencia de nombres que recojan consensos para aspirar a la primera magistratura, concluyen que ellos también se pueden lanzar al ruedo electoral. Hay precandidatos con todo tipo de perfiles y para todos los gustos, pero ninguno con fuerza suficiente para asegurar, a estas alturas, que pueda llegar a la segunda vuelta. Evidentemente, hay nombres que se destacan, que son más reconocidos o que tienen mayores ejecutorias que mostrar. Pero esto no será suficiente, pues se viene una etapa de coaliciones que puede cambiar el panorama y los resultados de quienes llegarán a la etapa final del proceso.

Veremos, entonces, toda clase de propuestas y promesas en los próximos meses, muchas amplificadas o distorsionadas por las redes sociales en estos tiempos de la posverdad, y la opinión, desafortunadamente, seguirá formándose más por efectos mediáticos que como resultado del análisis y la información documentada. Por ello los riesgos de caer en olas de opinión creadas alrededor de planteamientos populistas, que olvidan que para todos, sin importar su orientación, hay limitantes que definirán lo que van a poder o no hacer y, entre ellos, uno muy importante para los próximos años será lo fiscal.

Nos guste o no, las necesidades de recursos para los próximos años serán muy grandes por temas como el de las pensiones, la salud, la educación, entre otros, para no hablar de los requerimientos derivados del posconflicto y la necesidad de que el Estado haga presencia en zonas hasta ahora olvidadas. El peligro de una reducción en la calificación es real y la necesidad de una nueva reforma tributaria es, prácticamente, ineludible. Esto lleva a que todos deberíamos preguntar a los candidatos –que van a estar ‘pintando pajaritos de oro’– con qué recursos van a hacer lo que prometen y cómo van a manejar la situación fiscal que se nos avecina.

Sin respuestas claras en este frente no puede haber seriedad en los planteamientos y, en cambio, sí mayores riesgos y más problemas.

Ricardo Villaveces P.
Consultor privado
rvillavecesp@gmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado