1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Ricardo Villaveces P.
columnista

Volviendo al pasado

Leía por estos día el libro Collusion, del periodista inglés Luke Harding, sobre la trama rusa y Trump, y a ratos me sentía leyendo un texto de la época de la Guerra Fría.

Ricardo Villaveces P.
POR:
Ricardo Villaveces P.
marzo 04 de 2018
2018-03-04 04:25 p.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7865def38d.png

Leía por estos día el libro Collusion, del periodista inglés Luke Harding, sobre la trama rusa y Trump, y a ratos me sentía leyendo un texto de la época de la Guerra Fría sobre espías y conspiraciones. Investigaciones encubiertas, participación de servicios secretos de muchos países y –en estos tiempos–, espionaje electrónico y hackers de todo tipo. En qué irá a concluir esto, es difícil decirlo a estas alturas, pero es indudable que la posición de Trump puede quedar seriamente comprometida si la investigación en curso, liderada por el señor Mueller termina avalando, así sea parcialmente, las versiones sobre esta trama de película.

No obstante, la codicia y el afán de lucro de quienes se benefician del buen momento económico de Estados Unidos, y ven que se pueden seguir ayudando por sus rebajas de impuestos, medidas desregulatorias, y ahora de un recrudecimiento del proteccionismo, como se ha visto con el caso del acero, le van a dar un soporte grande que puede generar aún mayores divisiones entre el pueblo americano. No se debe subestimar el poder de quienes seguirán acumulando más y más riqueza y generando mayor desigualdades; por eso, no sería extraño que, a pesar de todas sus barbaridades y de lo novelesco que resulta que un presidente de Estados Unidos pudiera estar chantajeado por una potencia extranjera, como sería la tesis de quienes defienden la existencia de esta conspiración, Trump pueda no solo sobrevivir a la crisis, sino resultar reelecto en tres años. Así es de insensata la raza humana, en ocasiones.

Si este señor puede capotear la tormenta, lo que se vislumbra no puede ser más preocupante, pues Trump ha sido claro en sus planteamientos en cuanto a que su política internacional se basa en tener una posición de poder, y, según él, en las relaciones internacionales eso se traduce en poderío militar. Ya se ha visto que quiere incrementar sustancialmente el gasto en este frente ,y alrededor de este asunto maneja los temas complejos en las relaciones internacionales, como ha sido claro en el caso de Corea del Norte y ha dejado entrever posibilidades de ese estilo en el de Venezuela. Lo que parece que se le olvida es que en Rusia, el que manda es alguien, que siguiendo la vocación imperial de ese pueblo, no solo ha dejado proliferar las mafias y el crecimiento de los multimillonarios –que son una especie de aristocracia del nuevo régimen–, sino que muchos de ellos, empezado por el propio Putin, provienen del mundo del espionaje y los servicios secretos y se formaron alrededor de los principios de la Guerra Fría, en la cual el poderío militar les daba el sustento de su poder político. Eso es lo que vimos la semana pasada, cuando Putin muestra que los rusos no han perdido tiempo en este frente y han presentado los avances en su temible arsenal nuclear.

Estamos retrocediendo, pues, medio siglo, y con un sistema multilateral debilitado y unos ricos defendiendo a Trump, los escenarios que se plantean pueden ser tenebrosos.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado