1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Rodolfo Segovia S.
Columnista

Precios frágiles

Con el costo marginal de un barril de esquistos, Colombia con sus yacimientos mediocres y sus altos costos de transporte, queda en desventaja.

Rodolfo Segovia S.
POR:
Rodolfo Segovia S.
mayo 11 de 2017
2017-05-11 10:35 p.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc35d70138.png

El precio del petróleo no progresa como lo esperado. En el último par de semanas ha perdido más de 10 por ciento, después de un promisorio repunte por los recortes acordados por la Opep y sus aliados el año pasado. Hay consenso en continuar las restricciones cuando se reúnan el próximo 25 de mayo. No renuncian a la estrategia.

El propósito de limitar la producción es reducir inventarios globales y regresar a contango, la condición en que las entregas futuras valen menos que las corrientes. Se estima que sobran 300 millones de barriles para normalizar disponibilidades. En el papel, la demanda excede la oferta, pero ello no se confirma en el comportamiento de lo almacenado. Y del contango, nada.

La demanda ha estado algo más débil de lo esperado. Estados Unidos creció apenas 0,7 por ciento anualizado el trimestre pasado, aparte de que un invierno moderado a requerido, menos petróleo. India arrancó lenta, América Latina apenas crece y Rusia está en recesión. Europa anda mejor, pero con menor consumo de combustibles líquidos.
Solo Oriente muestra algún dinamismo. Pero se mantiene vivo el optimismo. Todavía se piensa que la demanda crecerá este año alrededor de 1,5 millones de barriles día (bd).

Por el lado de la oferta, hay sorpresas, y un tributo al dinamismo de la empresa privada.
El petróleo de esquistos en la cuenca Permian de Nuevo México y Texas está añadiendo 800.000 bd este año, equivalentes a casi la mitad de los recortes de la Opep. La producción de EE. UU. se estima en 9,3 millones bd en el 2017 y 10 millones en el 2018; será el segundo productor del mundo después de Rusia). Además, ya exporta 2,7 millones bd de líquidos. Regresa a ser una potencia petrolera.

Los frackers sorprenden. Su inversión sumará 53 millones de dólares en el 2017.
Aumentará 38 por ciento (lo convencional subirá 3 por ciento en el resto del mundo). Los asombrosos avances en productividad están permitiendo invertir, con buenos retornos, en el enrarecido ambiente de menos de 50 dólares por barril; pero, además, han aprovechado los aumentos que trajeron los anuncios de la Opep para amarrar favorables precios futuros (backwardation, lo contrario de contango).

La cuenca Permian es muy generosa. Aún no se conoce todo su potencial en reservas, pero la estrategia de los frackers, como Occidental Petroleum o EOG Resources, es seleccionar las acumulaciones más ricas y dejar el resto para otro día. Hay para un rato.
Ayuda, también, contar con gran densidad de infraestructura en tuberías, almacenamiento y, ahora, puertos, así como las facilidades de financiación y servicios.

Todavía es probable que la Arabia Saudita y sus aliados logren su cometido, por lo menos a corto plazo. Es lo que dicen casi todos los analistas. Los inventarios útiles para el consumo se van a reducir, aunque claro, mejores precios traerán más fracking en depósitos cuyo agotamiento no está a la vista, sin contar nuevos desarrollos de grandes reservas como Vaca Muerta en Argentina. El equilibrio será frágil.

Con el costo marginal de un barril de esquistos como rector de los precios futuros, Colombia con sus yacimientos mediocres, sus barreras institucionales y sus altos costos de transporte, queda en desventaja. Una mente muy, muy abierta podría quizá aprovechar los yacimientos de esquistos insinuados en el Magdalena Medio, pero eso no está en las cartas. La edad de folletín petrolero es cosa del pasado. El gas, en cambio, de confirmarse una gran provincia gasífera en el Caribe, es una esperanza, todavía lejana.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado