1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

La estructura de los mercados

Cada mercado específico tiene una estructura que es la distribución y el orden de las partes que con

Santiago Araoz-Fraser
POR:
Santiago Araoz-Fraser
noviembre 30 de 2010
2010-11-30 01:06 a.m.

La microeconomía es un cuerpo teórico maduro con fundamento científico respaldado en saberes profundos, como la teoría de los precios, de donde adquiere vigencia práctica el mercado, pues es la arena donde tiene lugar la vida económica, a través de los incontables intercambios cotidianos que realizan los seres humanos para satisfacer sus necesidades y deseos.

 Cada mercado específico tiene una estructura, es decir, la distribución y el orden de las partes que conforman y actúan como un todo. Ese complejo dinámico debe estudiarse para deducir en cada caso una estrategia ganadora.

En ese contexto se enfrentan empresas e individuos orientados por la racionalidad económica que en síntesis es la operación de la igualdad Utilidad = Ventas - Costos, donde se persigue aumentar indefinidamente la U mediante el incremento de la V y la reducción de la C, mejorando la productividad y la competitividad.

Para su comprensión aportan varias disciplinas además de la propia microeconomía, tales como la sicología, la sociología y, en la actualidad, todo lo relacionado con la logística. Un mercado abarca en sentido geográfico las áreas de producción, distribución y consumo o uso del producto o servicio.

 Y en el sentido económico y administrativo cubre el paquete de transacciones e intercambios que ocurren entre productores, comerciantes mayoristas y minoristas y, finalmente, los consumidores o usuarios.

El enfrentamiento entre oferta y demanda genera el equilibrio mediante la fijación de los precios, como se mencionó, estando condicionado por las características de cada mercancía o servicio y por la amplitud de la demanda, dependiendo si es local, regional, nacional o mundial.

 En relación con las tendencias es necesario mencionar que la coyuntura planetaria, buscando superar la crisis, se orienta hacia el proteccionismo, como se deduce de la 'guerra de las divisas'; pero su tendencia secular profunda busca el hipercapitalismo, como lo afirma el pensador J. Scholte.

En relación con la propia estructura se pueden distinguir las principales formas de la oferta: abierta, cerrada, oligopolio o monopolio, y todas sus posibles mezclas, mientras el teorizante Stackelberg plantea nueve formas básicas de demanda, entre las cuales sobresalen la potencial y la real.

Del conocimiento y comprensión de las características de cada uno de los mercados con los cuales una empresa o persona tiene que lidiar diariamente dependerá el éxito o el fracaso en el mundo globalizado.

En ese sentido, es buena una aproximación estructural que permita conocer la distribución y el orden de las partes que componen ese todo y que determinan la forma de reaccionar ante las variaciones, manifestándose en las sensibilidades que se concretan en las elasticidades cruzadas, lo cual hace posible deducir la forma y el tamaño de la reacción de la competencia. Es decir, permite acercase a las realidades futuras mediante la proyección de escenarios y horizontes realistas y, por lo tanto, manejables.

En último análisis, el estructuralismo es útil para aportar estrategias y tácticas eficientes en un mundo globalizado donde empiezan a competir grandes fuerzas históricas, como son el proteccionismo y el hipercapitalismo.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado