1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Frutas y verduras

La producción de frutas y verduras en su gran mayoría es artesanal y generadora de empleo, mucho más que, por ejemplo, la ganadería.

Santiago Araoz-Fraser
POR:
Santiago Araoz-Fraser
noviembre 15 de 2011
2011-11-15 04:03 a.m.

Las frutas suministran las vitaminas mientras las verduras aportan buena proporción de los minerales que necesitamos los seres humanos para lograr una dieta equilibrada y adecuada para prolongar el número de años de la esperanza de vida al nacer y mantener y mejorar la calidad de vida, sobre todo, para los adultos mayores. Es decir, son alimentos con una demanda en crecimiento, tal como lo demuestran los interesantes datos del Dane y Asohofrucol publicados por Portafolio.

Lo anterior adquiere más importancia si se relaciona con las cifras demográficas mundiales, pues actualmente es necesario alimentar a los más de 6.400 millones de personas que habitamos el planeta, mientras las Naciones Unidas calculan que a finales del siglo XXI será necesario alimentar a cerca de 11.000 millones de personas que vivirán en alta proporción en megalópolis. Estamos frente a un reto y una inmensa oportunidad para Colombia con potencial de expansión de la frontera agrícola y pecuaria interna. En ese sentido fue muy adecuado incluir por parte del Gobierno la eterna locomotora agropecuaria, con vitalidad como no se veía en Colombia desde el Gobierno de Carlos Lleras Restrepo.

En la práctica es pertinente hacer las siguientes consideraciones:

1. como producto perecedero las frutas tropicales son un óptimo producto y un cuasi monopolio por sus características productivas, que son una ventaja comparativa y/o competitiva única, ya que casi todas dependen de la especialización geoclimática, como es el caso de la uchuva del altiplano Cundiboyacense, la gulupa del Huila , la granadilla de Urrao y la pitaya de los climas medios.
2. Las frutas, más que las verduras tienen precios altos de delicatessen, sobre todo cuando se ofrecen en las duras estaciones del hemisferio norte, como pasa con las fresas en el invierno de Nueva York. Esos precios resisten los costos de transporte interno y externo. Pero en general siempre es más favorable producirlas cerca de los puertos marítimos internacionales.

3. La producción de frutas y verduras en su gran mayoría es artesanal y generadora de empleo, mucho más que, por ejemplo, la ganadería.

Es bueno apoyar en todo sentido la producción el consumo y la exportación hortifrutícola, pero en especial de las frutas tropicales, para lo cual se puede aprovechar el gran auge mundial del tema gastronómico, que busca, aprecia y compra alimentos del tipo: gourmet, es decir, aprobados por los conocedores; orgánicos (cultivados en granjas que acrediten el no uso de abonos químicos durante los últimos 10 años) y de marca, como ocurre con el ‘café colombiano’, que abrió las puertas para los productos agropecuarios de tipo elitista en el mundo entero.

Para avanzar en ese promisorio escenario que visualizamos hace cerca de 20 años quienes iniciamos el respectivo proceso gremial junto con entusiastas del sector agropecuario como Miguel Santamaría Dávila, es necesario invertir en mercadeo internacional y en investigación de sentido común, pues en el sector agropecuario los avances tecnológicos para la producción son los menos costosos.
SANTIAGO ARAOZ-FRASER

INVESTIGADOR
santiago_araoz@hotmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado