1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Sergio Calderón Acevedo
culumnista

Viene la protesta

“Hay millones de personas que viven en zonas olvidadas, lejos de la Plaza de Bolívar y del distrito financiero de Bogotá".

Sergio Calderón Acevedo
POR:
Sergio Calderón Acevedo
julio 22 de 2018
2018-07-22 04:05 p.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c786ab05c57.png

El anuncio de Iván Duque de que su primer viaje será a San Andrés es una señal de su reconocimiento a la necesidad de hacer presencia allí donde no hay Estado desde hace muchos años.

Encontrará pobreza, hacinamiento, y verá que su antecesor fue el primero en casi cien años en entregar una extensión territorial menor que la que recibió. Verá que ese departamento tiene el segundo índice más alto de necesidades básicas insatisfechas (NBI), después de Chocó, campeón de la desidia estatal.

La última vez que alguien midió las NBI fue en el 2005, con una supuesta actualización a mediados del 2011. Desde entonces, el Dane ha estado ocupado en decorar otras cifras y en decirnos que la inflación bajó a 3 por ciento.

Entre tanto, cada año hay un “tal paro que no existe” en Chocó, y la protesta social se incrementa. Especialmente en Nariño, Cauca y muchas zonas donde no se ve la supuesta reducción de la pobreza, que nos anuncian con nuestros recursos en la televisión, en la víspera del trasteo.

Es muy importante que se vuelva a tener los consejos comunitarios los fines de semana y que el Presidente y sus ministros recorran el país para que vean que la miseria sigue campeando, mientras que la nación despilfarró en mermelada y corrupción la mayor bonanza económica de su historia, dejando de paso una deuda pública triplicada que no se ve en obras materiales ni en salud fiscal.

La microgerencia es necesaria para entender los problemas reales. Tiene razón el entrante Ministro de Defensa: “hay que reglamentar la protesta”, pero creo que poniendo reglas en ambos lados, porque en los últimos ocho años ella ha sido un monólogo sin interlocutor.

Volviendo a las NBI, es bueno que el nuevo gobierno vaya a municipios como Medio Baudó, donde el índice en el 2011 valía 100 por ciento. Es decir, el lugar de las carencias absolutas: sin agua, sin alcantarillado (¡en la zona más lluviosa del mundo!), sin viviendas dignas, sin acceso a la educación.

Podía ser el municipio más miserable del planeta. ¿Se habrá enterado Juan Manuel Santos, durante uno de sus breves pasos por Colombia, de que el alcalde de Medio Baudó se llama Guilder Palacios? ¿O de que el municipio tiene más de 13 mil habitantes? ¿Será que desde el 2011 las NBI de Medio Baudó bajaron siquiera a 80 por ciento?

En mi pasada columna dije estar de acuerdo con la venta de Ecopetrol, y algunos lectores me preguntaron “¿para qué?2. La respuesta está en Medio Baudó, en San Andrés, en todos los lugares de Colombia que no tienen nada, en los 50 municipios que tienen NBI superiores al 80 por ciento en Antioquia, Bolívar, Caquetá, Cauca, Chocó, Magdalena, Meta, Nariño, Sucre, Tolima, Arauca, Putumayo, Guaviare, Vaupés y Vichada.

Todos tenemos la esperanza puesta en tasas de crecimiento superiores a 5 por ciento, que permitan generar empleo y riqueza. Pero también hay millones que viven en zonas olvidadas, lejos de la Plaza de Bolívar y del distrito financiero de Bogotá, que necesitan tasas de triple dígito para ser incorporados al país, antes de que se produzca un ‘Chocoexit’, un ‘Sananexit’, o que en un acto suicida, los 10 millones de votos sean para el que los haga aún más pobres.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado