1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Simón Gaviria

La enfermedad holandesa regresa

Si nos volvemos una economía de extracción y no se dan reales avances en infraestructura y educación

Simón Gaviria
POR:
Simón Gaviria
noviembre 20 de 2009
2009-11-20 04:14 a.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c6ed1b8ce.png

Una de las pocas bondades de la crisis financiera internacional fue la breve fortaleza del dólar. En la mitad de esta crisis financiera, se suspendieron las consideraciones técnicas de la economía y cambió el enfoque a proteger el capital. Los inversionistas preocupados por sus inversiones en mercados emergentes como por sus depósitos en bancos mal capitalizados se pasaron a bonos del Tesoro americano. Este raciocinio suspendió una marcada tendencia del cambio dólar-peso hacia $1.700 y dio un oxígeno temporal de una tasa de cambio más competitiva, $2.300. Pero con el final de la crisis, se está suspendiendo ese razonamiento y se volvieron a imponer los fundamentales del mercado.

En Holanda cuando se descubrieron yacimientos de gas en los 60 su moneda se revaluó tanto que casi acabó con su producción agropecuaria y de manufactura. Colombia tiene un reto similar de competitividad cambiaria a largo plazo debido al sector energético-minero. Todos aplaudimos y respaldamos el hecho que la Inversión Extranjera Directa llegue a US$4.700 millones pero tenemos que ser conscientes que 86% de la inversión fue hacia petróleo y minería.

El Ministerio de Minas proyecta que la minería que hoy aporta tan solo el 1,5% del PIB antes del 2019 va a entrar a representar el 7,5%. En lo que fue del año 2007 al 2008 sólo la inversión extranjera en minería creció en 93%. Únicamente entre el periodo 2002-2008 aumentaron las exportaciones mineras de US$2.820 millones a US$7.500 millones. Colombia va a ser un país minero. Y aunque el año pasado produjimos 577.000 barriles de petróleo ya Javier Gutiérrez está hablando de un millón de barriles en muy corto tiempo, puede ser el 2014. Aunque el precio cayó de manera importante para el 2009, en el 2008 las exportaciones llegaron a casi US$12.000 millones. Colombia va a ser un país petrolero. El temor es que estamos viendo la reconversión de la economía. Con tanta inversión en el mediano plazo va a ser difícil detener un dólar de 1.500-1.700 pesos. Esto sería letal para muchas industrias del país y destruiría una gran cantidad de empleos.

Colombia si no hace un cambio radical en sus políticas va a sufrir la enfermedad holandesa. Esta reconversión y flujo de inversión extranjera es un cambio estructural de la economía, es una realidad geológica. El tema no se resuelve ni con controles de capital ni con encajes bancarios. Hay que construir un superávit fiscal en el país y más ahorro doméstico, la creación de una 'regla fiscal' es muy importante. Esto aliviaría inmensamente la presión sobre la moneda. También al estilo de Noruega o Chile se debe crear un fondo de regalías energético-minero para frenar aún más la revaluación. Tenemos que recordar que producir 100 pesos de manufactura genera más empleo que 100 pesos de minería. Por el bienestar del país, no se puede descuidar el empleo y tiene que haber avances en productividad. Si nos volvemos una economía de extracción y no se dan reales avances en infraestructura y en la calidad de la educación, los problemas no serán menores.

simongav@yahoo.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado