Tendencias

Bitcoin roza la barrera de los 3.000 dólares ¿Vale la pena invertir?

Piense dos veces antes de invertir en la Bitcoin. Invierta solo el dinero que puede perder. Esto recomienda un analista.

Compras con Bitcoin ganan aceptación

Tendencias Por: Javier Acosta

El Bitcoin continúa imparable y parece no tener techo. Este fin de semana, la moneda virtual logró niveles históricos al rozar los 3.000 dólares.

La pregunta que muchos se hacen, frente a este panorama, es qué tan conveniente es invertir en ella, teniendo en cuenta que por un lado genera alta rentabilidad, pero por el otro también produce mucha incertidumbre, entonces ¿vale la pena invertir?

Para comenzar, Bitcoin o las criptomonedas e “inversión” son dos palabras que actualmente parecen estar estrechamente ligadas en nuestro entorno. Bien sea porque “el primo de un amigo” se ha hecho millonario en los últimos meses o bien sea porque su furor es tal, que hasta en los medios de comunicación se ha comenzado a discutir el tema. -Por ejemplo este articulo-

Realmente en este sentido se hace indiferente del porque lo conocemos en la actualidad, lo que si es cierto es que nos encontramos en una encrucijada entre si realmente es una opción válida y legitima de inversión o es tan solo uno más, de los miles de activos que han existido durante la historia de los mercados, que se ha convertido en una burbuja especulativa. Peor aún, burbuja alimentada, por lo menos en nuestro país, por esquemas piramidales y promesas de rentabilidades astronómicas.

El mercado financiero al igual que cualquier otro mercado, se rige por las dos principales fuerzas de la economía: La oferta y la demanda. Y en cierta medida desde un punto de vista teórico, si entiendes ello entenderás para dónde va el mercado. –parece más fácil de lo que realmente es -. Cuando hablamos de una inversión profesional, los analistas pasan horas y horas leyendo datos corporativos, realizando pronósticos económicos y por supuesto realizando proyecciones de rentabilidades futuras, todo ello con el ánimo de incentivar su propia demanda, justificando sus propias adquisiciones y recomendaciones al mercado y por supuesto gestionando al máximo sus riesgos de perdida como inversionistas profesionales.

Atado a lo anterior, en el quehacer diario de los analistas profesionales, es cuestionable y ciertamente lógico preguntarse ¿Qué incentiva que el Bitcoin continúe logrando máximos históricos? Por supuesto, detrás de toda subida de precio hay un apetito por el activo, compras, demanda, euforia, hay miles de nombres que podemos darle, pero ¿Esta realmente justificada este comportamiento?

En este sentido los argumentos tanto de opositores como de detractores a nivel global son fuertes. Unos argumentan haber encontrado la divisa del futuro, los otros argumentan de N maneras que nos encontramos ante una nueva burbuja tecnológica semejante a la vivida en los 2000 encabezada por el Bitcoin y sus seguidores.

En nuestro país los analistas nos encontramos divididos, mientras unos estamos en completo desacuerdo en que las personas lleven sus recursos a este tipo de inversiones dado que desconocen por completo la naturaleza del activo y sus riesgos, otros analistas defienden enfáticamente el vehículo de “inversión” argumentando un futuro interesante para la criptomoneda. Aunque ambas partes presentan argumentos de peso; solo al final una de las dos tendrá la razón y en este sentido serán las fuerzas de mercado las que dictaminen quien estaba en lo correcto.

Sea cual sea el futuro, es imposible no preocuparnos por el bien común. Si bien hay personas, incluso profesionales de la inversión que tienen allí parte de sus excedente y entienden la naturaleza del activo y lo que ello contrae, también hay incautos, personas del común que confían ciegamente sus ahorros y excedentes de liquidez a terceros virtuales que realizan promesas que absolutamente ningún activo podría sostener en el tiempo. Con el agravante de la legitimidad de este tipo la captación y su historial el nuestro país.

Ha este punto se hace importante realizar una claridad. No hay disgusto frente al activo como tal, lo que realmente nos preocupa como analistas son los esquemas piramidales que se han creado alrededor de las criptomonedas y su posible efecto económico en caso de verse una desvalorización importante del activo o un desfalco, como los que hemos vivido en Colombia reiterativamente en el afán del dinero fácil. No son los más adinerados los que sufren, son los ahorros de las clases medias y bajas los que se ven severamente golpeados por este tipo de negocios.

No podemos dejar pasar por alto, que este tipo de inversiones son altamente utilizadas para el lavado de activos, no solo en Colombia, sino alrededor del mundo. Lo cual implicaría que todos y cada uno de los inversionistas que deposita su dinero en estas plataformas estaría siendo cómplice de este delito. Situación que pone en jaque a la gran mayoría de estas plataformas en nuestro país y que en cualquier momento pueden desaparecer, como ha pasado ya a lo largo de este año, con los recursos de los “inversionistas”.

Para finalizar, no queda más que un consejo. Si tienes inversión en este activo a través de estos esquemas de captación, comienza a retirar tus ganancias poco a poco. Hasta los inversionistas profesionales deben pagarse el riesgo que han corrido en cualquier inversión. Si estás pensando en “invertir” porque el “amigo de un primo” se hizo rico en pocos meses, piénsalo dos veces, si continuas con el afán de hacerlo, por favor solo “invierte” el dinero que puedes permitirte perder, recuerda que “un inversionista es más profesional por gestionar el riesgo que por generar rentabilidad desmedida”

Alexander Rios Posada.
Profesional del mercado de valores. Certificado AMV.
Analista económico Estratégica Consultoría.