Tendencias

La historia de la mala suerte del martes 13

Los mitos alrededor del día y del número son algunas de las razones por las que algunos creen que este no es positivo sus vidas.

Negativo

Tendencias Por: Portafolio

Muchos hemos hablado en algún momento sobre el mal augurio que representa el martes 13. Y en varias ocasiones, hemos tomado medidas para evitar que llegue a nuestra vida la mala suerte que atrae esta fecha, como por ejemplo, tocar madera o levantarnos de la cama con el pie derecho.

Pero, ¿desde cuándo y por qué se le tiene tanto miedo?

(Lea: Para muchos la unión del martes con el número 13 es sinónimo de mala suerte

Este no es un asunto nuevo, ni mucho menos de un lugar en especial. El martes 13 carga con una mala fama en varias culturas del mundo y desde hace siglos debido a dos cosas: el día y el número.

La palabra ‘martes’ significaba una mala fortuna en la cultura griega y romana, debido a que se relacionaba con Ares y con Marte, dioses de la guerra, y con el planeta rojo, el cual era conocido como el planeta de la sangre y la violencia.

Con relación al 13, por mucho tiempo se ha creído que este número es de mal augurio por varios acontecimientos que marcaron la historia del mundo.

El primero de ellos es la Última cena. Se dice que en ella habían 13 personas: Jesús, sus apóstoles y un personaje más, conocido como Judas. Desde ese momento el 13 se conoce como sinónimo de traición.

Otros de los sucesos que dieron al 13 una mala imagen fueron la captura y muerte de los caballeros templarios un viernes 13 y que los egipcios consideraban que este número representaba la muerte.

Aun así con esta relación, hubo un hecho que dio definitivamente al martes 13 su significado de mala suerte: el fin del Imperio Romano. Datos históricos referencian que la caída de la ciudad de Constantinopla en la Cuarta Cruzada fue el martes 29 de mayo de 1453.

El Sultán Mehmed II líder del Imperio Otomano, invadió la ciudad romana, sometiéndola por completo. Se dice que el Papa y los nobles enviaron una flotilla de ayuda pero esta no tuvo el tiempo suficiente para llegar, y en el camino se encontraron con algunos refugiados que les aseguraron que la ciudad había caído el día martes.

La superstición alrededor de este número ha llegado a tal punto que por ejemplo, en algunos edificios se omite esta cifra, algunos aviones no tienen la 13° fila de asientos e incluso, grandes marcas como Renault y Microsoft, lo han saltado en las secuencias de sus productos.