Tendencias

¿Por qué llenar el Panini cuesta casi el doble que hace cuatro años?

El precio del dólar y el IPC encarecieron las ‘monas’, que son importadas. Hace cuatro años, al iniciar el Mundial de Brasil, la divisa se negociaba en $1.884. Hoy está cercana a los $2.800.

Panini

Tendencias Por: Javier Acosta

Doce de junio de 2014. Ese día iniciaba el Mundial de Brasil y el dólar en Colombia se negociaba en un precio promedio de $1.884. Hoy, casi cuatro años después, la moneda estadounidense se mueve cerca a los $2.800.

Precisamente esa apreciación del dólar es el principal motivo por el que llenar el Panini, hoy por hoy, resulta más costoso. 

(Lea: Así podrá llenar su álbum del mundial sin gastar tanto dinero). 

Y es que, aunque el álbum sí se produce en el país, las láminas tienen que ser importadas, situación que disparó el precio de cada sobre y cada caja.

En marzo de 2014, la moneda estadounidense se negociaba en un promedio de $2.014, en abril estuvo en $1.938, en mayo de ese mismo año en $1.915 y al comenzar el Mundial en $1.884.

Esto quiere decir, que entre abril del 2014 y abril de este año, la divisa extranjera subió $848.

“La diferencia del dólar en Colombia entre abril de 2014 y abril de 2018 representa un aumento de 44%, como consecuencia del proceso de devaluación en el país”, explica Daniel Pardo Rocha, analista de mercado de Financial Lab.

(Llenar el álbum del mundial en Venezuela equivale a 37 salarios mínimos). 

Según Pardo, esta fuerte devaluación, que tiene sus orígenes en la menor entrada de divisas al país, por la caída en los precios del petróleo, ha impactado a numerosos artículos importados, entre ellos las láminas del famosísimo álbum Panini.

Mientras que hace 4 años una caja se compraba en $120.000, hoy los consumidores están pagando alrededor de $220.000 y $180.000 por cada una, lo que significa un aumento en el precio de 83%.

(Certero golpe a los falsificadores de las láminas del Panini). 

Así mismo, se debe tener en cuenta que el efecto inflacionario que sacudió al país entre 2015 y 2016, con un IPC que estuvo cercano al 7% en 2015, también ha tenido un efecto sobre el aumento del precio actual de las láminas, en comparación a 2014.

“Los consumidores pierden la noción de los precios en un período largo como lo es entre mundial y mundial, lo que permite que los importadores aprovechen la transmisión de costos pasados a los costos presentes”, agrega pardo.

Para el analista hay que añadir que una caja de láminas, al ser un artículo de consumo esporádico, no termina afectando fuertemente el bolsillo de los colombianos. Así las cosas, un aumento de 83% en el precio de las láminas no tiene el mismo efecto sicológico que si lo tiene el precio de un bien de consumo cotidiano si subiera en la misma proporción.