Tendencias

¿Cuál candidato tiene la mejor propuesta contra la crisis venezolana?

Análisis sobre el manejo que se le daría a la migración desde el vecino país hacia Colombia. 

Frontera con Venezuela

Tendencias Por: Portafolio

“En cuanto a la heroica y desdichada Venezuela, sus acontecimientos han sido tan rápidos y sus devastaciones tales, que casi la han reducido a una absoluta indigencia, y a una soledad espantosa: no obstante que era uno de los más bellos países de cuantos hacían el orgullo de la América.”

Carta de Jamaica, Simón Bolívar (1815)

Lea: ('Propuestas de los candidatos presidenciales para la industria son incompletas').

¡Cuánta actualidad recobra esta Carta escrita por un visionario hace más de dos siglos!

América Latina vive una crítica coyuntura para la integración regional; una gran nación que fue el sueño del libertador Bolívar, se hace cada vez menos real si no da un viraje.

Lea: (Incoherencias de las propuestas de los candidatos en impuestos).

Colombia, Argentina, Brasil, Chile, Paraguay y Perú, anunciaron separarse de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) que no elige nuevo Secretario General finalizado el mandato de Ernesto Samper. La inestabilidad política y la crisis económica en algunos países, sumada a los cambios de gobierno, explican el fracaso de este organismo regional ideado por Lula Da Silva y Hugo Chávez. Entre tanto la Alianza del Pacífico se fortalece, bloque que emerge con fuerza en la economía mundial liderado por el Dragón Chino.

Lea: (Candidatos presidenciales no contemplan reforma pensional integral).

Uno de los hechos que debilitan la integración regional ha sido la situación que vive Venezuela agudizada con la presidencia de Nicolás Maduro: inestabilidad política, represión a la oposición sumada a la crisis del modelo populista-autoritario y mono exportador que jalona la migración de miles de venezolanos en busca de mejores oportunidades, al tiempo que surgen temas de confrontación para el vecindario.

Cúcuta vive una situación dramática no solo por los venezolanos que ingresan al país sino los colombianos que regresan: según Migración Colombia finalizando 2017, 550.000 venezolanos pisaban nuestro territorio, la cifra real ronda el millón. Este complejo panorama impone retos que reclaman un enfoque integral de salud, seguridad social y empleo, lo cual exige formular políticas públicas para no empeorar la candente frontera con Venezuela.

El rechazo y discriminación al migrante venezolano argumentando solucionar primero las necesidades de los colombianos es simplista como inadmisible la caricatura muy socorrida en campaña del 'Castrochavismo' para generar miedo y desinformación. Como tema prioritario del próximo presidente en una coyuntura polarizada, conviene evaluar las propuestas de los candidatos:

Lea: ¿Qué tan viables son las propuestas de los candidatos presidenciales para la generación de empleo?


GUSTAVO PETRO:

Aunque define a Maduro como dictador por cerrar los espacios democráticos e impedir la protesta social, su postura es ambigua; en lo referente a la crisis social se presenta muy solidario frente a la crisis social venezolana, al no estar de acuerdo en el sistema de cuotas para controlar el flujo migratorio y promueve un enfoque de asistencia humanitaria, el cual deja muy laxa la regulación y margina el mercado laboral colombiano, producto de la oferta laboral más barata de los venezolanos.

Por su parte, no están claras las condiciones y los recursos de donde saldrá la solidaridad con el vecino país, ni los términos en los que se podrá apoyar con exportaciones del agro colombiano hacia Venezuela y aunque critica a Venezuela por su modelo extrativista y rentista y muestra su coincidencia pro ambientalista, no hay una línea clara y conciliatoria entre el límite de la solidaridad con Venezuela y las prioridades nacionales.


IVÁN DUQUE

Ha convertido la crisis en bandera de campaña no por brindar alternativas de atención prioritarios a los venezolanos sino por convertir su tragedia en chantaje hacia los colombianos, en la versión del Centro Democrático, su partido – votan por él o nos volveremos como Venezuela-. Opositor del gobierno Maduro al que considera dictadura, apoya la recuperación de la libertad y la democracia con la salida del actual mandatario. Colombia debe salirse de Unasur al ser un escenario de integración que “ha sido cómplice del régimen”, lo cual es discutible porque podría argumentarse hacer el debate interno buscando la integración de la región en temas de interés colectivo.

Sin embargo, aunque apoya la idea de un control migratorio, no es claro cómo se atacaría también el contrabando, ni el escenario en el cual se pueda distribuir y coordinar con el resto de países la migración. La iniciativa de la creación de permisos temporales, homologación de títulos y Fondo de atención humanitaria aunque, puede servir para refrenar la crisis, debe ser dimensionada en el mediano plazo y su impacto en el mercado laboral, la productividad y los sectores económicos.


SERGIO FAJARDO

“Estamos ante un ejemplo de dictadura y ruptura de la democracia. De un país que no sabe manejar la riqueza” (agosto-2017). Advierte una crisis humanitaria en la frontera y un ambiente sociopolítico inestable. Es clara la postura frente a Venezuela en el tema social nacional, al reconocer la necesidad de acudir a la comunidad internacional para denunciar las acciones del gobierno venezolano que está destruyendo la democracia y es la causa de la migración que se vive en Colombia y el resto de América Latina” y aunque demanda solidaridad de Colombia y Latinoamérica para afrontar la crisis, es preciso en que se debe asegurar las condiciones para proveer salud, educación, seguridad y empleo en las fronteras, siempre y cuando no se afecte la atención de la población colombiana.

Al tener una posición clara y más definida frente a Venezuela y las prioridades nacionales, es posible advertir menos dificultad para determinar recursos, límites y acciones en el corto y mediano plazo, que podrían ser menos difícil materiarizarlas y viabilizarlas y que sobre todo, son creíbles.


HUMBERTO DE LA CALLE

Líder del proceso de paz con las Farc, experimentado en cargos públicos califica al gobierno de Maduro como dictadura, subraya el enfoque humanitario que debe tener el éxodo venezolano hacia Colombia. Frente a lo primero el camino es llevarlo a la Corte Penal Internacional por la vía jurídica y democrática, no comparte el intervencionismo militar, pero es claro en advertir que rompería relaciones y mantendría distancia. Posición muy sensata que goza de gran aceptación en la comunidad internacional.

En Foro organizado por El Tiempo, la Universidad del Rosario entre otros señaló que “la sociedad colombiana no puede caer en la xenofobia” debe promover el altruismo y generosidad, recordando que el país bolivariano fue el principal destino de miles de compatriotas que buscaban mejores oportunidades. Es una postura prudente aunque no liga con claridad el alcance de las instancias internacionales y los límites de la solidaridad nacional.


GERMÁN VARGAS LLERAS

El vicepresidente del actual mandatario y que tomó distancia del gobierno expone bajo un enfoque restrictivo mitigar la crisis, solidaridad con los compatriotas migrantes. Vargas Lleras plantea potenciar un sistema de seguridad y control en la frontera que defienda la soberanía nacional y luche contra las organizaciones criminales pues no tenemos la capacidad de atender una situación tan compleja. En este sentido, es clara su postura de resguardar las fronteras nacionales así como, una política de deportación, y si bien el énfasis es “mano dura” , no promueve ninguna acción humanitaria o de solidaridad como mecanismo “preventivo” de los complejos problemas sociales de la frontera. Ratifica que el régimen Maduro es dictatorial coincidiendo con otros candidatos, pero no reconocería los resultados de una reelección anunciada de Maduro.


Los colombianos no deben olvidar que Venezuela es un país rico con las mayores reservas petroleras probadas del mundo, hoy dilapidadas por el populismo de un régimen corrupto. Fue uno de los socios principales, segundo destino migratorio durante el boom petrolero de las décadas 50-60, intensificada luego por el conflicto armado de guerrilla y paramilitares a finales de los 90, cuando en el gobierno de Chávez acogió refugiados con programas asistenciales y trabajo. Con Venezuela, nos une la frontera más larga (2.219kms) a la que no es posible renunciar, y más que un destino común que es independiente de los gobiernos de turno, no se debe olvidar que los regímenes son transitorios, pero los pueblos, su cultura e historia quedan y se comparten.


Ricardo Mosquera Mesa
Ex- rector Universidad Nacional de Colombia
Centro de Investigaciones para el Desarrollo CID
Facultad de Ciencias Económicas