Tendencias

Yuli, la cortadora de claveles: un trabajo que enamora

Desde hace una década, Yuli vive entre las flores. En 2008 entró a trabajar en una empresa exportadora ubicada en la Sabana de Bogotá.

Yuli Patricia Abril Rodríguez, cortadora de flores.

Tendencias Por: Portafolio

Dice que ama este oficio, y tiene razón de ser así, pues en un cultivo encontró a quien hoy es su esposo, y con quien tiene un hijo.

Su origen campesino facilitó la adaptación a un trabajo al que aspiran muchas de las familias que viven en los alrededores de Bogotá. Yuli hace parte de la nómina de Luisiana Farms, una empresa ubicada en el municipio de Nemocón, en el norte de la capital del país, y afiliada a Asocolflores, que exporta unas 80 variedades de flores a más de 25 países de Europa.

(Lea: A la plata que cuento a diario no le doy ningún valor: cajero de banco)

¿Cómo aprendió el oficio?

A través de capacitaciones. Cuando uno ingresa a la empresa le enseñan a realizar labores como cortar, encanastar, embotonar, desyerbar y otras labores del día. Para cada labor nos dictan una semana de capacitación.

¿Qué es encanastar?

Es el método a través del cual se ayuda a la mata a que crezca derecha y no se salga del espacio asignado.

(Lea: 'Ser tendero es como tener un negocio por cárcel')

¿Cuál de estas labores es la más difícil?

Todas son fáciles. Lo que pasa es que cuando uno ingresa nuevo se le dificulta más el corte, pero es mientras uno coge práctica.

¿Una recolectora participa en el proceso desde la siembra?

Sí señor. Nosotras trabajamos en todo el proceso, es decir, sembramos, ayudamos a la planta en su desarrollo, hasta la recolección de las flores y el empacado para exportación.

(Lea: Por fe, Julia canta gratis más de 3.500 canciones religiosas al año

¿Qué tipo de flores le toca manipular?

En esta empresa solo trabajamos con clavel estándar.

¿Por qué le gusta trabajar en los cultivos de flores?

Este es un oficio muy bonito y delicado. Uno llega todos los días, les habla, las consiente y se dedica a sus labores. Es bonito verlas nacer, crecer y luego cosechar sus flores.

¿Cuántos tallos de claveles corta en un día?


Uno recolecta más o menos 350 o 400 tallos por hora, es decir, unas 25 cajas diarias de 80 tallos por línea.

¿A usted le han regalado flores?

Sí. Casi siempre me regalan flores el día de la madre.

¿Qué tipo de flores le regalan?

Siempre claveles. Nunca me han regalado rosas.

¿Cuáles son las flores que más le gustan?


A mí me gustan todas las variedades, es decir, de todos los colores. Los que más me gustan son los claveles Joshua y los Gioia, por ejemplo. Pero en el cultivo tenemos variedades de clavel rojo, rosado, blanco, amarillo, naranja, morado, verde y muchos tonos más.

¿Usted sabe para dónde van las flores que producen?

Sí. Van para Europa, Japón, Estados Unidos. Toda la producción se despacha a otros países.

¿Usted ha conocido algunos de los clientes?

Sí. A veces vienen extranjeros a conocer los cultivos. Hablan con uno, pero como es otro idioma no les entiendo nada. Toca por señas. Pero lo que nos dicen en la empresa es que ellos vienen a ver cómo se realiza el oficio y en qué condiciones trabajamos nosotras.

¿Alguna vez ha trabajado en cultivos de rosas?


Sí señor. Trabajé dos meses en un cultivo de rosas. Es más, en uno de ellos encontré a quien hoy es mi esposo.

¿Cómo es su jornada laboral?

Entramos a las 6:00 de la mañana y salimos a las 2:30 de la tarde. El resto de tiempo lo dedico a mi familia, mi esposo y mi hijo.

Existe la creencia de que trabajar en una empresa de flores es muy bueno. ¿Qué beneficios reciben distintos a los de otros oficios?

Sí, trabajar en esta empresa es muy bueno. Tenemos un salario básico, bonos escolares para los hijos, crédito de vivienda y otros tipos de beneficios económicos y sociales.

¿Tiene posibilidades de progresar dentro de la empresa?

Sí. Hay que trabajar con esmero, hacer las cosas bien y el progreso se da poco a poco. A mi gustaría convertirme en capacitadora de las personas nuevas que llegan a laborar en la empresa.

¿Por qué este oficio lo realizan principalmente mujeres?

La mayoría de las personas que trabajamos acá somos mujeres cabeza de familia. Además, las flores requieren un nivel de delicadeza que no tienen los hombres. También es importante la destreza en el manejo del producto. Pero en este oficio también trabajan hombres, aunque ellos desempeñan otras labores.

¿De qué se enferman las recolectoras de flores?

Hay efectos generados por movimientos repetitivos, pero tenemos programas relacionados con pausas activas y otras ayudas. Este no es un problema generalizado, sino de algunas personas.

Édmer Tovar Martínez
Editor Portafolio impreso