Tendencias

Así es el negocio de un ‘influenciador’ en Colombia

Grandes marcas les apuestan a personajes con presencia en redes sociales para promocionar sus productos. Así es la nueva dinámica de la publicidad.

Influencer

Tendencias Por: Javier Acosta

La fuerte influencia de las redes sociales en la vida de los colombianos ha llevado a que la dinámica de la publicidad haya sufrido una metamorfosis, en la que han surgido personajes con capacidad para generar opiniones y reacciones, así como motivar el consumo en un amplio grupo poblacional.

(Lea: El secreto detrás del dinero que ganan los 'youtubers'). 

Estas personas son conocidas como ‘influencer’ o influenciadores. Además de un fenómeno de consumo digital ser influenciador es sobre todo un negocio que gana más fuerza en el país, teniendo en cuenta que cada vez las personas pasan más tiempo conectadas en redes sociales y que quienes tienen más acceso a estos formatos son jóvenes entre los 21 y 35 años, un rango de edad con alta capacidad de compra.

¿Pero cómo funciona este negocio? ¿Cualquier persona puede ser ‘influencer’? ¿Cuánto pueden ganar y por qué las marcas se deciden por ciertos personajes para impulsar sus productos?

‘Tuti’ Vargas, quien recientemente acaba de terminar su participación en un reality de cocina y es una famosa influenciadora cuenta que posicionar un nombre requiere de mucha disciplina, creatividad y sobre todo profesionalismo.

Y es que, aunque no parezca, ser influenciador va más allá de pararse en una cámara, grabar un video y publicarlo.

Según ella, se requiere una preproducción, preparación en el tema del que va a hablar, producción que incluye edición de video, musicalización, entre otros; un trabajo que puede tardar tres días en el caso de videos de YouTube.

Explica que dependiendo el formato en el que quiera promocionar un producto, ya sea Instagram, Facebook, Twitter o YouTube se requieren procesos distintos y también la forma de monetizar las publicaciones cambia dependiendo la red social.

Por ejemplo, en YouTube se monetiza por reproducciones, pues la plataforma paga un valor dependiendo el número de interacciones.

(‘Youtubers’: el negocio que se está volviendo viral). 

Sin embargo, en otras redes como Instagram, por ejemplo, es distinto, porque allí la negociación se hace por el número de publicaciones.

Explica que en su caso, la publicación de una foto o ‘post’ oscila entre 5 y 6 millones de pesos, mientras que un video puede valer entre 7 y 8 millones de pesos.

No obstante, la mayoría de veces las marcas contratan un paquete que por lo general es por un año.

Pero el trabajo no termina con la publicación de un video, las marcas miden los resultados de cada publicación, pues dependiendo la hora y la fecha, las empresas tienen un termómetro para calcular el impacto de la divulgación.

‘Tuti’ inició en este negocio hace dos años y medio.

“Nunca lo busqué. No tenía ni idea qué era ser influenciador. Yo trabajaba en el área de ventas en una empresa y simplemente las cosas se dieron, las cosas pasaron y terminé metida en esto sin darme cuenta. Como tenía experiencia en la parte comercial me di cuenta que en todo esto había una oportunidad de negocio”,
explica.

Agrega que empezó a subir videos de contenido propio en Instagram de estilo de vida, consejos de belleza, tips de maquillaje y que meses después las marcas la contactaron para que nombrara sus productos en las redes sociales. Así, sin buscarlo empezó su odisea.

Marcas como Neutrogena, Adidas y Chevrolet confiaron en ella y hoy es una embajadora de sus productos.

PROYECTOS NUEVOS

Como sabe que este medio está en constantes cambios y que para estar vigente es necesario reinventarse, ‘Tuti’ Vargas lanzará en noviembre un libro que es una autobiografía pero enfocada al tema del cuidado personal.

(Influenciadores: voceros 2.0). 

Ese mismo mes, lanzará su primera línea de maquillaje y espera que a finales del próximo año tenga ya su marca propia de productos de belleza, su máximo sueño desde que era pequeña.

‘Tuti’ es diseñadora, profesión que aún no ha ejercido y que no sabe si ejercerá. Por ahora, seguirá trabajando como ‘generadora de contenido’, pues no le gusta el término influenciadora. Ahí están reunidos sus esfuerzos, hasta cuando la audiencia se lo permita.

Javier Acosta 
@javaco18
Portafolio.co