1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Tendencias

Cerca de 15.000 mujeres en Colombia tendrían implantes PIP

Según Virginia Luna, abogada y líder en los casos contra el fabricante francés, el 30% no sabe que tiene esta prótesis en su cuerpo. 

Virginia Luna

"Estimamos que el número de afectadas en Latinoamérica esté cerca de los 300.000", aseguró Virginia Luna.

MAURICIO MORENO / EL TIEMPO CEET

POR:
Portafolio
julio 05 de 2017 - 04:25 p.m.
2017-07-05

Desde el 2010, cuando Francia dio la alerta sobre los implantes mamarios PIP, los cuales fueron creados con silicona industrial no apta para uso humano, miles de mujeres se han visto afectadas por el uso de esta prótesis, que siete años después, sigue afectando a cerca de 15.000 mujeres en Colombia, de las cuales se calcula que el 30% no sabe que los tiene.

Virginia Luna, abogada y líder de las demandas presentadas contra el fabricante francés, ha emprendido una lucha con el fin de indemnizar, concientizar y reivindicar los derechos de las mujeres con relación a esta problemática, que según, ella debería estar en la agenda de salud pública de todos los países latinoamericanos, puesto que el 80% de la producción de estos implantes llegó al continente.

¿Cuándo iniciaron con las demandas?

En el año 2010 cuando se conoció la noticia de estos implantes. Yo los tenía en mi cuerpo, y en abril de ese año formé el primer grupo de afectadas por PIP en Latinoamérica. Con este primer grupo de mujeres, de las cuales había muchas colombianas, iniciamos la primera acción penal contra el fabricante.

El primer juicio lo ganamos en primera instancia y logramos que el fabricante fuera condenado a prisión por 4 años y luego de ese empezamos las primeras demandas contra la empresa certificadora alemana TÜV Rheinland, la cual dio los sellos de garantía del producto.

De aquí también logramos una primera medida provisoria de 3.000 euros de compensación económica a las mujeres afectadas por este implante.

¿Cuántas mujeres se han visto afectadas y cuántos casos maneja?

Estimamos que el número de afectadas en Latinoamérica esté cerca de los 300.000. Esto lo calculamos porque cada país tiene un registro de ingreso del producto, por lo menos lo que es el paso por la aduana, sin embargo, no podemos dar una cifra exacta porque no hay un registro y porque no sabemos a dónde fueron a parar la mayoría de las prótesis.

El grupo nuestro administra cerca de 11.000 mujeres en todo el mundo y tenemos la idea de llegar a 50.000 en los próximos meses.

¿Cómo es la situación en Latinoamérica?

A Latinoamérica ingresaron sin ningún tipo de control. En los países latinoamericanos no contamos con una vigilancia avanzada por lo que se dio la autorización de entrada solamente con el sello de certificación.

Cuando tomamos conocimiento a raíz de la alarma que emitió el estado francés por la cual se prohibió el uso de este implante, debido a que se rompe mucho más rápido que un implante común, nos dimos cuenta de que los PIP que tenían una incidencia de ruptura del 30% fueron los que llegaron al continente, porque los implantes en Europa no tienen esa incidencia, está cerca del 5%. Lo que deja claro que lo malo lo enviaron a Latinoamérica.

¿En Colombia cuantos casos se presentaron?

Colombia no es más que un espejo de lo que ha pasado en otros países y más cuando hace parte de los estados que más recibieron estos implantes junto con Venezuela, Argentina y Brasil.

Aproximadamente en casos puede llegar a tener entre 12.500 y 15.000 potenciales portadores y/o implantes que hayan quedado dando vueltas en el mercado y que no fueron devueltos a la agencia sanitaria. De estas estimamos que un 30% no tienen conocimiento o tienen alguna duda sobre las prótesis que tienen en su cuerpo. 

¿En qué lucha se encuentran ahora?

Ahora estamos juntando mujeres de toda Latinoamérica para incorporarlas en un cuarto grupo contra el TÜV Rheinland (empresa alemana que dio los certificados para comercializar los implantes) en los tribunales franceses y paralelo a eso estamos diseñando una estrategia para traer la causa a Argentina, que es donde primero iniciamos la acción.

Con esto buscamos que el litigio sea acá y no afuera porque creemos que es lo más justo siendo este es el continente más afectado, pues resulta absurdo que si el 80% de la producción ingresó a Latinoamérica el juicio se lleve en Francia.

Usted presentó un proyecto ante Mercosur, ¿en qué consiste?

Con la estrategia que estamos liderando de realizar el juicio en Argentina, necesitamos tener un registro de los casos que se presentaron y cuántos implantes ingresaron a cada país.

Para ello hice una petición en Mercosur, que ya se está trabajando como proyecto para que el parlamento sugiera a los Estados del continente que elaboren sus propios registros internos para unificarlos en un registro único y así poder determinar el número exacto de mujeres implantadas.

Y bueno por supuesto el tema de sumarse a la petición del registro latinoamericano nos llevará a que los estados tomen más conciencia sobre esta problemática y que, además, sea un tema de agenda pública.

¿Cómo pueden las mujeres identificar que su implante es PIP y poner la denuncia?

Como pacientes tenemos el derecho de saber que está entrando en nuestro cuerpo y para ello, debe estar asesorada por su cirujano quien le debe presentar los documentos y un sticker de certificación del implante.

Si tiene dudas debe acercarse a su médico y pedirle estos documentos.

Para hacer parte de las denunciantes, nosotros tenemos una página web donde las mujeres pueden registrarse directamente en línea con toda su documentación, es www.pipclaimsglobal.co.

Aquí está toda la información sobre como registrarse y nosotros lo que hacemos es revisar que esté todo correcto, que tenga los documentos requeridos como el sticker y la historia médica. Ahí viabilizamos el caso y las vamos asesorando.

Compartir