1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Tendencias

Cocinando con marihuana

Chefs, pasteleros y bármanes experimentan con cannabis en recetas de creciente calidad culinaria, con lo cual sorprenden a sus comensales.

Marihuana

La oferta de alimentos y bebidas con cannabis es cada vez mayor en el mundo.

123rf

POR:
Portafolio
abril 22 de 2018 - 08:16 p.m.
2018-04-22

‘Enlazado’ o ‘infundido’ con cannabis son términos de frecuente uso en el mundo de la alta cocina, donde chefs, pasteleros y bármanes experimentan con marihuana en recetas de cada vez más alta calidad culinaria.

(Lea: Avalancha de licencias para cannabis medicinal en el país)

De ‘ingrediente exótico’ usado sobre todo para hacer brownies y muffins de dudosa calidad, ese componente ha entrado el mundo de la cocina gourmet y las ofertas de lo que en el ámbito del cannabis se denomina ‘comestibles’ son día a día más ricas, a medida que la legalización se extiende y refina.

(Lea: Innovación pedagógica frente a la dosis personal)

Restaurantes elegantes, lujosos libros y clases de cocina, conocidos chefs, shows de televisión especializados en el uso de marihuana como ingrediente culinario, ofrecen no solo una experiencia gustativa única, sino levantar el ánimo y dar un bonito impulso a su día o noche.

Fiestas y recepciones organizadas alrededor de la hierba, en los estados que han aprobado el consumo en Estados Unidos, son ahora frecuentes, y empresarios emprendedores están superando la norma del estilo hippy y ofrecen maneras nuevas y creativas de comer ‘maracachafa’.

El mercado de los ‘comestibles’, según los expertos, ha cambiado por completo no solo por la legalización, sino porque se están haciendo grandes avances tecnológicos que permiten a los fabricantes ajustar la concentración de THC (el ingrediente psicoactivo en cannabis) y el CBD (el ingrediente relajante) que se desea infundir en los productos preparados que se venden en los expendios especializados como golosinas, chocolates de alta calidad, tortas y ponqués, gaseosas, salsas, aceites y hasta café.

Según una investigación publicada en Forbes, los consumidores en California compraron 180 millones de dólares en alimentos y bebidas preparados con cannabis el año pasado, lo que representa el 10% de las ventas totales de marihuana en el estado. Según un informe de BDS Analytics ese porcentaje subió al 18% en febrero del 2018.

Inversores y grandes empresas de alimentos están notando el crecimiento en el sector y destinando recursos a tecnología y comestibles; reconocidos chefs presentan nuevos platos en sus restaurantes, cantineros y mixólogos compiten para encontrar la mezcla perfecta de licores y aceites a base de cannabis para lograr el cóctel perfecto, y casas de edición, por su parte, compiten para publicar libros con las mejores recetas.

Según Aecview Group, una empresa dedicada a hacer estudios de mercadeo sobre el negocio legal de marihuana, el año pasado entre Canadá y Estados Unidos las ventas llegaron a 10.000 millones de dólares y estiman que sobrepasarán los 22.000 millones para el 2020.

El cannabis se puede ahora inhalar, vaporizar, absorber debajo de la lengua a través de parches, masticar o fumar, y se puede escoger según especificaciones sobre efectos, duración y proporciones.

Los mejores dispensarios en Colorado ofrecen caramelo, vaporizadores para el buen aliento, tocino, salmón ahumado, aceite de oliva y otras delicadezas infundidas con marihuana.

En Los Ángeles, según la revista New Yorker, se pagan hasta 500 dólares por persona para que un chef conocido prepare cenas de numerosos platillos infundidos con marihuanas de diferentes potencias y sabores, como por ejemplo un ‘bisque de tomates Heirloom infundido con marihuana Sour Diesel al limón’.

PARA TODOS LOS GUSTOS

La escritora de comida Laurie Wolf, conocida como la Martha Stewart de ‘comestibles’ a base de cannabis, aconseja “comenzar con una sativa y terminar con una indica”, refiriéndose a las dos principales variedades, cuando se cocina una cena a base de cannabis. La especialista ha hecho varios libros de recetas y tiene videos educativos en internet, explicando paso a paso la preparación de ‘delicias a la marihuana’, como la ‘cremosa sopa de pollo de mamá Leone’.

Esos chefs y sommeliers son pioneros en una industria naciente donde todavía no existen reglas o estándares, ni certificaciones o diplomas.

En Colorado hay nuevos institutos no solo para hacer investigación sobre los componentes de cannabis y sus usos en medicina y culinaria, sino para educar expertos en el uso de marihuana en la cocina y en la preparación de licores y cócteles.

La industria está todavía en un punto medio entre un futuro similar al de la fabricación de vinos con vinicultores independientes produciendo sus propias cosechas y productos de un lado, y las grandes corporaciones del otro.

Hay inmensas granjas industriales que pueden producir por ejemplo cigarrillos de marihuana de Marlboro, galletas infundidas de cannabis de General Mills y muchas variedades de marihuana genéticamente modificada de Monsanto.


Cecilia Rodríguez
Luxemburgo

Compartir