1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Tendencias

Empleados con buena salud, un negocio para las empresas

Las compañías normalmente dejan en manos de las aseguradoras la gestión del riesgo de todos sus trabajadores, pero deben involucrarse más.

Salud ocupacional

Las enfermedades no solo afectan a las empresas por los costos del aseguramiento, sino por el ausentismo laboral.

123rf

POR:
Portafolio
agosto 03 de 2018 - 08:27 p.m.
2018-08-03

La adopción de estrategias integrales de salud y bienestar, respaldadas por capacidades digitales y de análisis de datos más sólidas serán un factor crítico para gestionar los crecientes costos de los programas de beneficios en salud de la fuerza de trabajo.

(Lea: Salud ocupacional y productividad, relación efectiva)

Así lo deja entrever el Informe Global de Tendencias Médicas 2018, de Mercer Marsh, en el que queda en evidencia también que los costos de los planes de salud privados, es decir los que complementan el aseguramiento básico, están aumentando a un ritmo de casi tres veces la inflación en la mayoría de países.

(Lea: Carreras del Sena mejoran 21 puntos su índice de pertinencia)

El estudio se basa en una encuesta a 225 aseguradoras en 62 países. Según este, solo el 14% de las compañías está ofreciendo programas de prevención para su personal, pero es una tendencia que se tendrá que acentúa como estrategia de sostenibilidad.

“A medida que los costos de atención médica crecen, las empresas se están replanteando los planes tradicionales de salud que ofrecen a sus empleados, muchos de los cuales se basan en la atención de enfermedades o sus síntomas, en lugar de prevenirlas o tratarlas desde la raíz del problema.

La tendencia actual se centra en pagar a los proveedores de salud en función de sus resultados, en lugar de pagar solo por la atención sintomática. Sin embargo, para lograr este objetivo es necesaria una mayor innovación por parte de las aseguradoras”, dice John Deegan, líder global de Mercer Marsh Beneficios.

Los datos de Latinoamérica indican que la tasa de inflación médica (12,7%) duplicó el año pasado la media del IPC general (5,9%) y para el 2018 la proyección de las aseguradoras es similar: un 11,5%, frente a una inflación general del 4,7%. Se destacan países como Brasil, donde la inflación médica es 6 veces superior a la general del país, o Perú, donde se multiplica por 4.

La situación del país
En Colombia la inflación en salud en los últimos 18 años ha estado en promedio 1,3 veces arriba del IPC general, con un impacto grande del incremento de los costos del aseguramiento privado, que ha crecido 1,8 veces versus la inflación general.

En el 2017 la inflación local en salud fue de 6,38% mientras que el IPC se situó en el 4,09%. El alto valor que se tiene que pagar se debe a razones como el costo incremental de los medicamentos e insumos así como de las tarifas de los proveedores, igual que el hecho de que las personas cada vez sufran más enfermedades crónicas.

Pero aún con esa inflación en el mercado de salud del país, Colombia es de las naciones de la región donde esta es menos marcada, en buena parte debido a la regulación de precios definidas por el Gobierno en el 2015, lo mismo que por el alto nivel de regulación en el sistema de salud.

Los aseguradores prevén que tanto a nivel local como regional los próximos años mantendrán esta tendencia al alza debido al aumento de enfermedades como el cáncer, cardiopatías o accidentes cerebrovasculares, al crecimiento de los costos de los proveedores de servicios de salud y al acceso a nuevas tecnologías médicas.

La experiencia de Mercer Marsh Beneficios muestra que la siniestralidad de los planes de privados de salud es hoy cercana a los 85 puntos contra un esperado por las aseguradoras de 70, cifra que ha crecido en los últimos años.

Al discriminar los gastos, las medicinas, materiales quirúrgicos, prótesis y suministros para pacientes hospitalizados son los que más impactan en los costos, duplicando en la región (32%) la media global (18%). Le siguen los costos de las estancias en hospitales y salas de cirugía (22%), y en tercer lugar las pruebas diagnósticas y de laboratorio (16%) así como los costos de los médicos y por concepto de otros profesionales de la salud (16%).

Aunque lo normal es que las empresas gestionen los riesgos de sus trabajadores a través de las aseguradoras, para ellas el efecto es doble: por un lado se aumentan los costos de las pólizas y del aseguramiento en general, y por otro, tiene un impacto sobre el ausentismo laboral y de paso, genera un efecto dominó sobre la productividad, de acuerdo con Gloria Fernández, gerente nacional de Gestión Salud y Riesgos Laborales para Mercer Marsh Beneficios Colombia.

Compartir