1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Tendencias

En la web, la gente sacrificaría la comodidad por privacidad

El 62% de los colombianos se opone a dispositivos conectados que monitorean sus actividades, aunque les simplifiquen la vida diaria. Supera el indicador global (43%).

Tecnología

El 48% de los colombianos expresó inquietud por la cantidad de datos personales que las compañías tienen de ellos.

123rf

POR:
Portafolio
diciembre 22 de 2017 - 04:45 p.m.
2017-12-22

Muchos consumidores colombianos están eligiendo la privacidad sobre la comodidad, incluso cuando esto impacte en una menor velocidad de navegación en la web.

Así lo revela el estudio 2017 Connected Life, de la agencia de investigación internacional Kantar TNS, que encuestó a 70.000 personas en 56 países. También realizaron 104 entrevistas en profundidad, con el fin de explorar la confianza del consumidor en las marcas que consume, tomando como referencia cuatro temas: tecnología, contenido, datos y comercio electrónico.

(Lea: Estados Unidos elimina marco normativo de la neutralidad en la red)

Así se mostró que los colombianos son más reticentes al control. El 62% se opone a los dispositivos conectados que monitoreen sus actividades, aunque sea para simplificar su vida diaria, superando el porcentaje global, que es del 43%.

Igualmente, se develó que en muchos mercados prevalece la falta de confianza en la información que se transmite en las redes sociales. El caso de Colombia es particular: solo 17% confía en lo que las marcas cuelgan, mientras que en Indonesia, por ejemplo, el 61% se fían de la información que consumen por allí. El promedio global es del 30%.

(Lea: De cómo Amazon, Google y Facebook se apoderan del futuro de la web

Por otra parte, mientras que en Colombia el 41% de las personas confía en las grandes marcas globales, en China y Nigeria más de la mitad (57% y 54% respectivamente) lo hace.

(Lea: ¿Asignarán este año franja jugosa para internet móvil?

La confianza del consumidor disminuye de manera importante en los mercados desarrollados, como Estados Unidos y Francia, donde apenas el 21% y el 15%, respectivamente, confían en las grandes marcas globales.

“Estamos viviendo una era donde las empresas luchan de diferentes maneras para mantener la confianza de sus consumidores, ya sea acercándose a ellos por medio de las nuevas tecnologías, compartiendo el contenido de la marca, enfocándose en ellos con base en sus datos personales o ampliando el alcance del e-commerce. No obstante, esta búsqueda permanente parece estar erosionando esa confianza en lugar de crearla o fortalecerla. En este sentido, el desafío se reduce a seguir agregando valor al consumidor en un entorno más sincero y transparente, aunque esto signifique exponer sus propias reglas de juego”, dijo Santiago Montoya, Head of client management de Kantar Insights.

INSATISFACCIÓN CON LO QUE PUBLICAN LAS MARCAS

Muchas marcas dependen de las redes sociales para llegar rápido y fácil a los consumidores, pero la investigación de este año resalta que el contenido en tales canales está cada vez más saturado –2 de cada 10 colombianos considera irrelevante lo que las marcas publican en sus redes sociales–. Además, existe un alto grado de desconfianza en las redes sociales, donde 4 de cada 10 consumidores radicados en el país expresan su inquietud acerca de los controles que existen sobre las publicaciones que ven.

INQUIETUD POR LO QUE LAS EMPRESAS CONOCEN DE UNO

Respecto de los datos, las personas son cada vez más conscientes con respecto al precio que están pagando por estar conectados constantemente, y muchas sienten que al final se trata de un intercambio injusto. El 48% de los colombianos expresó inquietud por la cantidad de datos personales que las compañías tienen de ellos.

COMERCIO ELECTRÓNICO GANA MÁS ADEPTOS

Se ha observado un gran incremento en las marcas que ofrecen a los consumidores opciones de ‘e-commerce’, ya sean servicios de compras vía celular o la capacidad para comprar por redes sociales.

TECNOLOGÍA: SE USA PERO PREOCUPA

La rápida evolución de la tecnología está haciendo posible que las marcas desarrollen mejores experiencias de atención al cliente, pero un despliegue pobre o no satisfacer las necesidades básicas puede erosionar la confianza del consumidor en las marcas. Los hallazgos de este año mostraron que los consumidores conectados están polarizados en su aceptación de la inteligencia artificial.

El 46% de los consumidores colombianos desea interactuar con una máquina (por ejemplo, un ‘chatbot’) si significa que su consulta se manejará de forma más rápida. Esto tiene implicaciones enormes para el ritmo en el que las compañías automatizan las funciones para el cliente, al igual que los momentos en que lo hacen. Sobre esto, Santiago Montoya, Head of client management de Kantar Insights, explica que “si bien la penetración de los smartphones en los jóvenes colombianos es altísima, también son los que más preocupados están por el uso excesivo que hacen de sus teléfonos.

Incluso, más que sus coetáneos en el resto del mundo. El dilema que se les presenta a las marcas es que sus ansias por facilitarles la vida a los usuarios con la implementación de nuevas tecnologías vienen acompañadas también de un monitoreo exhaustivo de sus propias actividades, que atenta contra dicha preocupación. 

ES POSIBLE REDUCIR EL RIESGO AL NAVEGAR POR EL CIBERESPACIO

Es viable transitar por las redes sociales y diversos sitios de internet de manera segura, siempre y cuando se tomen precauciones, tanto en el ámbito personal como empresarial. La firma Eset, experta en ciberseguridad, hace varias recomendaciones al respecto:

1.No bajar la guardia en redes sociales: chequear que las fanpages (página de una marca o de un personaje) sean verificadas o tengan buena reputación. Asimismo, no enviar datos sensibles por mensajes directos, sino a través de formularios seguros que garanticen la privacidad de la información.

2.Estar atentos al phishing: esta amenaza puede darse en todas las plataformas, no solo en los correos electrónicos. Hay que desconfiar de ofertas extraordinarias, precios insólitamente bajos y promociones increíbles, especialmente en las fechas en que las compras online son más populares. Además, ser cuidadosos frente a las encuestas que prometen dinero o descuentos y estar atentos al recibir newsletters de distintos sitios, ya que hay que verificar que las cuentas estén bien escritas. Si se duda de que el remitente de un correo electrónico la mejor opción es no entregar la información pedida. Otro punto a tener en cuenta antes de hacer clic en un enlace, revisar el margen inferior izquierdo de la pantalla para ver la página de destino.

3. Comprar en sitios conocidos: Es importante comprobar la reputación de los sitios que se visitan y sus vendedores, leer los comentarios de otros compradores y asegurarse de que estos utilicen HTTPS. Además, en caso de adquirir un software hay que asegurarse que sea a través de repositorios oficiales.

4. Evitar las redes Wi-Fi públicas a la hora de hacer las compras: Utilizar redes confiables, conocidas y que tengan contraseñas seguras es básico para garantizar la seguridad de las transacciones en línea. Evitar ingresar datos sensibles desde sitios públicos como cafés, aeropuertos, centros comerciales, etc., incluso si las redes tienen contraseña. Si las redes no inspiran confianza y no cuentan con contraseña, es mejor esperar a contar con una red protegida.

5. Revisar el estado de cuenta al finalizar la operación: una vez realizada la compra, es clave controlar el estado de la cuenta bancaria y comprobar que los cargos hechos sean los correctos. Siempre se puede reclamar al banco o al sitio de compras en caso de identificar algo fuera de lo normal.

“Además de los consejos señalados recomendamos tener siempre instalada una solución de antivirus actualizada, puntualizó Camilo Gutiérrez, jefe del Laboratorio de Investigación de Eset Latinoamérica.

Compartir