1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Entretenimiento

Por su familia se dedicó al negocio de la cerveza

De ser un destacado jefe de seguridad, Víctor Carreño pasó a ser gerente de dos franquicias de una cadena de cerveza artesanal. Esta es su historia.

Beer

Víctor y su esposa (abajo) junto a sus hijos (arriba con sus parejas) administran los Beer de Multiplaza y Salitre.

Cortesía

POR:
Portafolio
diciembre 16 de 2017 - 03:39 p.m.
2017-12-16

Los constantes viajes dentro y fuera del país, las largas jornadas laborales, pero sobre todo, la falta de tiempo para estar con su familia llevó a que Víctor Carreño abandonara su carrera como jefe de seguridad de uno de los empresarios más importantes del país y se dedicara a crear empresa en un sector en el que jamás imaginó estar: el negocio de la cerveza.

“La falta de tiempo por los viajes me motivó a crear empresa para trabajar con mis hijos y mi esposa, en donde pudiera compartir con ellos y además generar un emprendimiento del cual todos pudiéramos crecer como personas y como empresarios”, explica. 

Hoy con su esposa y sus hijos tienen el control de dos franquicias de la cadena Beer, ubicados en el Centro Comercial Multiplaza y Salitre Plaza, en Bogotá.

En la actualidad, y debido al buen balance de sus ventas, ya trabajan en la consolidación de su tercer Beer que estará ubicado en el Centro Comercial Plaza Claro y que se inaugurará a mediados de abril de 2018.

“Cuando arrancamos no teníamos ni idea del negocio de la cerveza artesanal. Es importante tener claro que cuando se adquiere una franquicia no es como adquirir un CDT. Esto no es de sentarse y ver llegar la plata. Esto es un emprendimiento en el que hay que dedicarle trabajo y tiempo. Se debe estar pendiente de todo”, explica.

Sus hijos, Paula y Camilo, junto a su yerno, se encargan de la administración de estos dos puntos, mientras que Víctor y su esposa crean estrategias de expansión de la marca.
Este negocio, al que llegó por azar, no sólo le ha permitido el sostenimiento de su hogar si no también han podido crecer como familia.

Cada lunes se reúnen todos en casa y hablan del negocio, una especie de junta directiva en la que hablan de cifras, ventas y planes a futuro, pero luego comparten una cena y disfrutan como la familia que son, lo que ha hecho que se estrechen los vínculos.

Hoy estos territorios Beer reportan importantes cifras.

El Beer de Salitre que abrió sus puertas en octubre de 2015 genera ventas por 120 millones de pesos al mes, mientras que el Beer Multiplaza, que se inauguró en julio de 2017 empezó con ventas de 120 millones de pesos y se espera que a inicios de 2018 las ventas superen los 160 millones de pesos.

A pesar de las buenas ganancias, para Víctor lo más importante es cómo este negocio lo cambió a él y a su familia.

Compartir