1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Tendencias

Jefe de Uber aboga por el crecimiento sobre  ganancias a corto plazo

Dara Khosrowshahi reduce las tensiones y aumenta las perspectivas.

Dara Khosrowshahi, Uber

Khosrowshahi ha tenido logros, como llenar posiciones vacantes en la alta gerencia.

Archivo particular

POR:
Portafolio
agosto 31 de 2018 - 07:57 p.m.
2018-08-31

Dara Khosrowshahi se ha pasado el último año hablándole al público y a los reguladores de una Uber más responsable y con un mejor comportamiento conforme la empresa de transporte privado busca superar una tumultuosa serie de escándalos y de drama que salió desde su sala de juntas.

Al entrar en su segundo año como director Ejecutivo, Khosrowshahi tiene que contarle una nueva historia a un público diferente. Conforme Uber se prepara para lo que se anticipa será una de las ofertas públicas iniciales (OPI) más grandes en el mundo de la tecnología, su líder ha declarado que se concentrará en demostrar el valor a largo plazo de una empresa cuyos inversionistas tendrán que asumir, por ahora, enormes inversiones y fuertes pérdidas.

(Lea: Uber alcanzó los 10.000 millones de viajes). 

“La verdadera concesión se dará entre la rentabilidad y el crecimiento, particularmente como empresa cotizante”, indicó Khosrowshahi en una entrevista realizada en la sede de Uber en San Francisco. “La gran cantidad de capital invertido tendrá que venir con el rendimiento a lo largo de un período de tiempo”.

La frase clave es “a lo largo de un periodo de tiempo”. Khosrowshahi, cuyo mandato al unirse a Uber incluía el establecimiento de un cronograma para organizar una OPI, ahora debe convencer a los inversionistas de que demorar las ganancias para aumentar las inversiones redundará en una recompensa aún mayor en el futuro.

Los empresarios de Silicon Valley a menudo se quejan de que los mercados públicos están demasiado enfocados en las ganancias a corto plazo a expensas de las perspectivas a largo plazo. El esperado debut público de Uber romperá una larga racha de grandes compañías tecnológicas que han logrado sorprendentes valoraciones de inversionistas privados mientras permanecen protegidas de las presiones para traducir el exorbitante crecimiento de los ingresos en rentabilidad.

(Toyota y Uber se unen para producir carros autónomos). 

Khosrowshahi señaló que él confiaba en que Uber tenía una historia “convincente”: invertir dinero en proyectos que van más allá del ámbito del transporte privado preparará el camino para una cartera de empresas multimillonarias - desde la de entrega de alimentos y de bicicletas y motonetas hasta la de intermediación de fletes - que el mercado considerará “extremadamente valiosas”.

El comedido tono del exdirector Ejecutivo de Expedia de 49 años de edad se ajusta al papel para el que se le contrató el verano pasado: calmar las aguas después de la turbulencia que se generó en 2017 y que culminó con la destitución de Travis Kalanick, su predecesor y uno de los fundadores de la compañía.

Khosrowshahi se ha apuntado algunos notables logros durante los últimos 12 meses, incluyendo llenar posiciones vacantes en el equipo de la alta gerencia de Uber; retirarse de los mercados deficitarios; recuperar su licencia para operar en Londres y resolver un complicado pleito con Waymo, la subsidiaria de Alphabet.

Él finalizó una significativa inversión liderada por SoftBank y emprendió radicales cambios en la gobernanza de la anteriormente caótica junta directiva de la compañía tecnológica.

Él también ha tomado medidas para reparar las profundas fisuras dentro de la empresa después de las denuncias de una cultura sexista y tóxica bajo la dirección de Kalanick. La compañía está pagando US$10 millones para resolver reclamos por discriminación salarial de cientos de empleados actuales y anteriores, incluyendo US$1,9 millones destinados a acusaciones de acoso.

El jefe de Uber comentó que todo su equipo ejecutivo ha completado capacitación en materia de diversidad y de inclusión, y que la compañía ha comenzado a informarle mensualmente al personal acerca de sus logros.

“La labor interna referente a la cultura permanece incompleta. Y el hecho es que tomará años”, agregó Khosrowshahi.

Aun así, Bill Gurley - cuya firma de capital de riesgo, Benchmark, se cuenta entre los mayores inversionistas de Uber y quien estuvo involucrado en la complicada batalla para reemplazar a Kalanick - resaltó que “la mayor parte del ‘trabajo de limpieza’ ya se ha realizado”, y que Khosrowshahi ahora puede enfocarse en estrategia y crecimiento “como cualquier otro director ejecutivo”.

Khosrowshahi dio uno de sus más trascendentales pasos la semana pasada cuando nombró a Nelson Chai, un veterano de Wall Street, como director financiero, un cargo que no había sido ocupado desde 2015.

De igual forma, Khosrowshahi, quien también tiene experiencia en el campo de las finanzas y anteriormente fue director financiero en IAC, la sociedad de cartera de Barry Diller, ha traído una disciplina totalmente financiera a Uber, reduciendo sus pérdidas y negociando una salida del sureste de Asia que le dejó con una participación de US$2.000 millones en Grab, una compañía rival.

Uber perdió US$4.500 millones en 2017 y todavía está lejos de ser rentable. Khosrowshahi ha prometido seguir invirtiendo en nuevas empresas como parte de su objetivo de convertir a Uber en un núcleo de transporte para traslados en automóviles, de alquiler de bicicletas y de motonetas, e incluso de transporte público, recordándoles a los inversionistas que se necesitan grandes apuestas para conquistar el mercado que Uber tiene como objetivo.

“Existe un mercado de movilidad de US$6 billones, y ningún producto por sí solo va a poder servir a todo ese mercado”,
indicó.

Él también está continuando un impulso iniciado por Kalanick de transportar no sólo personas, sino también de cosas. Uber Eats, su servicio de entrega de alimentos, está creciendo a un 200% anual y se espera que alcance ingresos anualizados de US$6.000 millones en 2018. Khosrowshahi anticipa aumentar la inversión en Eats durante los próximos dos o tres años.

Uber espera repetir ese modelo con Uber Freight, su servicio de intermediación que conecta a transportistas de carga con camioneros, el cual está en camino de generar US$500 millones en ingresos durante los próximos 12 meses.

Una enorme interrogante para los inversionistas en relación con la estrategia de inversión intensiva de Uber tiene que ver con sus esfuerzos en el campo de la conducción autónoma. A principios de este año, uno de estos automóviles de Uber atropelló y mató a una mujer en Arizona, en lo que se consideró ser la primera muerte de un peatón involucrando la tecnología autónoma. Uber suspendió sus pruebas en vías públicas.

Khosrowshahi afirmó que está comprometido a la inversión en la tecnología de conducción autónoma y, al mismo tiempo, está dispuesto a asociarse con otras compañías que trabajan en el mismo campo, incluso cuando algunos observadores cuestionan si tiene sentido que Uber continúe el proyecto.

Khosrowshahi expresó que estaba dispuesto a hacer recortes donde fuera necesario. “Uno de los principios básicos de la innovación y de hacer audaces apuestas es estar dispuesto a deshacerse de cosas que no funcionan”, considera el directivo.

En general, él dijo, “no ha habido ninguna decisión que me haya angustiado”. Si bien no hemos corregido todo, me gusta donde nos encontramos. Cuando reflexiono acerca de este año, si el próximo año puede ser como éste, entonces lo considero una victoria.

Shannon Bond

Compartir