1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Tendencias

Los peligros de los hogares digitales

El internet de las cosas está creando un mundo más conectado, pero cederles nuestras vidas domésticas a las máquinas tiene un lado oscuro.

Los niños seguirán impulsando la demanda por un mundo físico que esté tan conectado como sus dispositivos.  El 46 por ciento de

“Esta tecnología, que puede salirse de control, nos infantiliza", Greenfield.

Archivo particular.

POR:
Portafolio
agosto 18 de 2017 - 07:51 p.m.
2017-08-18

Una mujer se queda dormida en el suelo. Se despierta, aterrorizada y con un dolor insoportable, y descubre a una aspiradora robot tragándose su cabello. Resulta que el peluche que le compró a su hija graba secretamente las conversaciones privadas y los cuentos que leen juntos o los momentos de descanso los transmite por internet.

(Lea: Cuáles son las profesiones que exige la revolución digital

El sistema de videovigilancia que hay instalado para mantener la casa segura es hackeado y la vida de los dueños de la casa termina siendo un programa de telerrealidad las 24 horas del día sin que lo sepan.

(Lea: ‘La tecnología no soluciona sola el bajo uso de los pagos electrónicos’

Y no solo eso. El hogar inteligente ha sido invadido, se ha cambiado el código de bloqueo y lo ha dejado fuera. El sistema de sonido se ha ajustado al máximo volumen, sonando estrepitosamente mientras sigue afuera. Las luces se encienden y se apagan como una discoteca y comienza a pensar que adentro hay una fiesta y que no fue invitado. Tal vez las máquinas están pasando un buen rato.

(Lea: ¿A quién le sirven los servicios digitales ciudadanos?

Algunos de estos incidentes han ocurrido. Los demás seguramente ocurrirán, es sólo cuestión de tiempo. Nuestras casas están siendo poseídas y los espíritus malvados del siglo XXI son los fantasmas que controlan nuestras máquinas.

Este es el internet de las cosas, la cacareada próxima versión de un conectado paisaje de objetos domésticos y urbanos. Es el sueño de un mundo conectado en el que los productos hablan entre sí y todo se vuelve más eficiente y fluido.

Es un mundo que ya está poblado por aparatos domésticos como los sistemas de control del hogar de Nest, la aspiradora robot traga-cabellos (sí, fue cierto), los refrigeradores, los sistemas de iluminación y los microondas inteligentes.

Y el sueño de todos estos fabricantes es que podrán recopilar sus datos más íntimos. Las encuestas de usuarios y el grupo focal serán reemplazados por la información en tiempo real. Sin saberlo, estaremos realizando investigaciones de mercado para los fabricantes y los minoristas en línea conforme hacemos nuestras tareas domésticas, comemos, hablamos y nos movemos en nuestros hogares.

Luces que reaccionan al movimiento, habitaciones que ajustan su temperatura cuando no hay personas dentro, aparatos que se encienden o apagan solos dependiendo de dónde estemos. Las empresas encargadas de recopilar datos tendrán una asombrosa variedad de información sobre cómo vivimos.

Si la temperatura de la habitación sube, sabrán que hay más gente en ella y, si sube un poco más, que se están dedicando a alguna actividad extenuante, posiblemente íntima. Sabrán, probablemente, más que nosotros sobre cómo utilizamos el espacio. Sabrán si no estábamos en casa cuando dijimos que estábamos enfermos.

A través de nuestros medios de comunicación social, sistemas de navegación satelital y todo lo demás, ya les hemos cedido voluntariamente nuestras ubicaciones, nuestros intereses, nuestros gustos y deseos a las turbias figuras del otro lado de la pantalla.

Pero una nueva generación de cosas interconectadas, probablemente coordinadas
mediante un sistema operativo de reconocimiento de voz, significa que ahora estamos cediéndolo todo.

Para que un sistema como Alexa de Amazon (un asistente personal) sea útil, necesita estar escuchando todo el tiempo, a la espera de palabras o frases que lo activen. En otras palabras, es un dispositivo de vigilancia.

Hubo indignación cuando se descubrió a principios de este año que los servicios de inteligencia habían encontrado la forma de hackear los televisores Samsung para convertirlos en dispositivos de escucha. Pero henos aquí, introduciendo con entusiasmo máquinas de vigilancia a nuestras casas.

Estos dispositivos reciben nombres (Alexa, Siri, etc.) y voces cada vez más humanas que los antropoformizan, así que nos sentimos cómodos alrededor de ellos bajando la guardia como lo haríamos con un perro de la familia o un viejo amigo.

En la película Her, de Spike Jonze de 2013, el protagonista se enamora de su sistema operativo. La novedad aquí es que el sistema operativo es vivaz y curioso, pero el humano es débil e inútil. ¿Es éste nuestro futuro?

De igual forma, si alguien piensa que la historia de espías de los televisores Samsung fue interesante, ahora se puede comprar el refrigerador-congelador Family Hub, el cual enviará una fotografía de su contenido a su teléfono inteligente reemplazando la lista de compras, con la cual usted puede ordenar su próxima entrega en línea. Pero mientras usted se sirve una bebida, ¿quién más está estudiando el contenido de su refrigerador?

Adam Greenfield, exmensajero en bicicleta, crítico de rock, diseñador de Nokia y especialista en operaciones psicológicas del ejército estadounidense, dice que debemos preocuparnos.

Detalla algunas de las vulnerabilidades del internet de las cosas en su nuevo libro Radical Technologies: The Design of Everyday Life. “Con todos estos dispositivos conectados existe una muy agresiva adquisición de datos. Las empresas pueden evaluar el estilo de vida durante un año, utilizando los datos de su Fitbit, su refrigerador, Amazon, etc”.

“Por ejemplo el botón Amazon Dash se puede instalar en su baño, así cuando se esté agotando el papel higiénico, sólo hay que presionar el botón y éste hace un pedido y se le entrega directamente a usted”.

Estas son tecnologías sofisticadas que permiten la recopilación de los datos más personales. Pero hay otros temas también. “Las grandes compañías tecnológicas probablemente hacen esto muy bien”, afirma Greenfield, “porque tienen la experiencia, han realizado la inversión y tienen departamentos de informática. El problema son los dispositivos más baratos, las cámaras web de 5 libras, que introducen vulnerabilidades”.

A menudo, los autores son los primeros que predicen los grandes cambios que la tecnología puede catalizar, como Arthur C. Clarke con la comunicación satelital, Philip K Dick con nuestra inquietud en cuanto a la inteligencia artificial y JG Ballard con la extraña banalidad tecnológica del mundo moderno.

El autor de ciencia ficción, Bruce Sterling, coincide con Greenfield. “Las cámaras chinas baratas son ideales para los ataques distribuidos de denegación de servicio (DDoS), las cargas de datos que pueden ser alteradas por jóvenes de 15 o 16 años de edad que pueden hackear un banco desde sus habitaciones”, considera.

“Solía existir un avance gradual de características donde se añadían más y más funciones a un producto para que lo compráramos. Ahora podemos ver que esto, como dicen, amplía la superficie de ataque. Es una locura. ¡Los servicios de inteligencia chinos están atacando mi refrigerador!”.

Uno de los temas más prevalentes en las películas de horror ha sido la posesión de los medios por los fantasmas de espíritus malévolos. Todo esto se basaba en la falsa idea de la televisión como un medio de dos vías. Después de lo sucedido con los televisores Samsung ahora entendemos que eso es exactamente lo que es.

El internet de las cosas está invitando una infinita apertura digital en nuestros hogares sin ninguna de las protecciones que aplicamos automáticamente a nuestra arquitectura física. Estamos invitando a esos espíritus malévolos a entrar de nuevo.

Compartir