1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Tendencias

Mi papá, Steve Jobs: el lado oscuro

El libro escrito por su hija Lisa saldrá a la venta el 4 de septiembre.

Steven Jobs

El libro, Small Fry (Insignificante), promete polémica.

Archivo particular

POR:
Portafolio
agosto 30 de 2018 - 11:13 p.m.
2018-08-30

Steve Jobs, el fundador de Apple, era un genio de la tecnología, pero también un ser humano con un lado secreto que sale a la luz en un libro escrito por su hija mayor, Lisa Brennan Jobs, próximo a ser publicado en inglés y que ya está causando revuelo internacional.

Titulado Small Fry, que se podría traducir como Insignificante, el libro detalla la tumultuosa relación entre el legendario fundador de una de las empresas electrónicas más poderosas del mundo y su hija, nacida antes de que Jobs fuera famoso y cuya paternidad negara por años, inclusive después de un análisis de ADN.

(Lea: Steve Jobs transformó los hábitos de varias generaciones). 

Aunque escrito con particular atención para encontrarle razones al comportamiento reprochable de su padre, el libro está lleno de anécdotas que revelan crueldad con su hija y otras personas a su alrededor y un humor mercurial que podía pasar de negligente a extra controlador.

Cuando, por ejemplo, Jobs le dice a su hija que la computadora Apple ‘Lisa’, no había sido nombrada por ella, no se trataba, según la autora, de mentirle a una niña sino de enseñarle independencia (años más tarde Jobs admitió que si era por ella). Cuando se negó a instalar calefacción en su habitación, no estaba siendo insensible, sino inculcándole un ‘sistema de valores’.

Ya en su lecho de enfermo, cuando Jobs le dijo a Lisa que olía “como un inodoro”, no se trataba, según ella, de un comentario odioso sino de mostrarle ‘honestidad’.

Resulta contradictoria la insistencia de la autora que escribe una memoria devastadora, pero desea que los lectores sean compasivos con su padre.

Muchos de los artículos acerca del libro han sido muy críticos contra Jobs: “Steve Jobs aparece como un idiota en un nuevo libro. Su hija lo perdona, deberíamos nosotros?” pregunta el New York Times.

“Las memorias de la hija de Steve Jobs dejan en claro que era una persona verdaderamente horrible cuyo mal comportamiento fue habilitado repetidamente por quienes lo rodeaban”, dice Business Insider.

Múltiples biografías, películas y videos ya han detallado su crueldad, rudeza y mezquindad con trabajadores, socios comerciales e incluso con familiares y amigos, y está bien establecido que Steve Jobs a menudo mostraba un temperamento caprichoso e irascible. El libro intenta recuperar la historia personal de Lisa en relación con su papa, la persona, no el mito.

“Nacida en una granja y nombrada en un campo por sus padres, la artista Chrisann Brennan y Steve Jobs, la infancia de Lisa Brennan-Jobs fue peripatética”, explica la presentación del libro. “Cuando era joven, el padre de Lisa era una figura mítica que rara vez estuvo presente en su vida. Cuando ella estaba más grande, su padre mostró más interés y la introdujo a un nuevo mundo de mansiones, vacaciones y escuelas privadas. Su atención era intensa, pero también podía ser frío, crítico e impredecible”.

Es difícil hacer un balance entre los logros profesionales y el comportamiento personal de Steve Jobs, pero sin duda los primeros recibieron tanta atención que sirvieron para ocultar lo condenable del segundo.

Jobs tenía 23 años cuando Lisa nació y por años no solo negó la paternidad, sino que dio muy poco apoyo financiero o emocional, incluso cuando se convirtió en uno de los dioses de la era informática.

El telón de fondo de la vida con y sin Jobs en el libro, es el Silicon Valley de los 80s, donde artistas y hippies se mezclaban con tecnólogos y florecía la idea de construir un futuro mejor. Millones de dólares eran ofrecidos a quienes estaban construyendo la tecnología para ese futuro.

Jobs es globalmente reconocido y elogiado por su papel en la evolución de Apple, de donde salió justo antes de su muerte, cuando ya era la compañía de tecnología para consumo masivo más importante del mundo, que emplea a miles de personas en todo el planeta y ha contribuido a la riqueza de mucha gente.

La compañía hizo historia de nuevo recientemente cuando se convirtió en la primera evaluada en un billón de dólares.

El protagonismo de Jobs en la creación de algunos de los productos más influyentes de los últimos 50 años: el iPhone, la computadora Mac, el iPad, el iPod y las computadoras originales de Apple, y su liderazgo en la configuración de cómo miles de millones de personas interactúan con la tecnología, es innegable.

Al mismo tiempo, el libro lo hace parecer menos como el líder impulsador que a veces era duro para lograr sus objetivos y más como una persona cruel que tuvo éxito porque los que lo rodeaban se acomodaban y accedían a sus abusos.

El libro de Brennan-Jobs agrega nuevos detalles sobre la elusiva vida personal del visionario. Mientras Jobs la negaba y evitaba pagar manutención infantil, la niña y su mamá subsistían de asistencia social, trabajos mal pagados de su madre y la caridad de otros. En sus siete primeros años se mudaron 13 veces para vivir arrimadas en casas de amigos o alojamientos modestos.

Cuando finalmente Jobs se vio obligado a contribuir al sostenimiento de su hija, lo hizo justo antes de que Apple se hiciera público para pagar lo mínimo, mientras él se volvía multimillonario.

Ya como adolescente viviendo con Jobs y su nueva familia en su lujosa residencia, cuando comenzó a ser activa en su escuela secundaria, participando en clubes y postulándose para el gobierno estudiantil, Jobs le reprochaba por no pasar más tiempo con la familia: “Esto no está funcionando. No eres un buen miembro de esta familia”.

La situación era tan tensa que vecinos de la familia la llevaron a vivir en su casa y le ayudaron a pagar la universidad.

Durante la última etapa de la vida de Jobs, luchando contra una forma rara de cáncer de páncreas, Lisa cuenta que iba a visitarlo una vez al mes y que comenzó a robar pequeñas cosas de su casa. “Después de robar cada artículo, me sentía saciada y me prometía a mí misma que sería la última. Pero pronto volvía la sed de tomar otra cosa que le había pertenecido”. Jobs murió en 2011.

El libro saldrá a la venta el 4 de septiembre. La viuda de Jobs, Laurene Powell-Jones escribió en un comunicado que el libro “difiere dramáticamente de nuestros recuerdos de aquellos tiempos. La representación de Steve no es el marido y el padre que conocimos. Steve amaba a Lisa y lamentaba no haber sido el padre que debería haber sido durante su infancia”.

Cecilia Rodríguez
Especial para Portafolio

Compartir