1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Contenido Patrocinado

Publirreportaje

¿Cómo se aplica la innovación desde la academia?

Proyectos sociales que integran a estudiantes, tecnología y posgrados actualizados, algunas claves.

1

El médico Isaac Kuzmar y el ingeniero Reynaldo Villarreal, director del Laboratorio de Prototipado de MacondoLab, explican el funcionamiento del software Mary.

Crédito: Moisés Carrillo M. / Unisimón

POR:
UNISIMÓN
marzo 20 de 2020 - 12:00 a.m.
2020-03-20

La innovación suele asemejarse a negocios, tecnología, procesos corporativos o productos disruptivos. Pero para la academia también lo son metodologías pedagógicas, investigaciones y proyectos sociales que respondan a necesidades comunes.

Podría tomarse una reflexión del filósofo y sociólogo francés Édgar Morín, quien sostiene que “la educación debe promover una inteligencia general apta para referirse, de manera multidimensional, a lo complejo, al contexto en una concepción global”. Esto aplicaría por igual a la innovación, que resulta de buscar nuevas soluciones a nuevos interrogantes.

“La veracidad de la innovación no solo es transformación digital, sino que la apropiación del conocimiento sirva además a la comunidad para lograr procesos transformadores”, explica Yarelis Lara Rodríguez, directora de Posgrados de la Universidad Simón Bolívar.
Vista de ese modo transversal, en la innovación pueden confluir componentes de investigación, empresa, tecnología y sociales.

2

La metodología de aprendizaje de los y las estudiantes incluye el cultivo hacia la ciencia y la investigación desde los primeros semestres.

CRÉDITO: MOISÉS CARRILLO M. / UNISIMÓN

Investigación y tecnología

Los 44 grupos de investigación de Unisimón están volcados en la innovación en sus distintos campos de acción: ciencias de la salud, ciencias básicas y biomédicas, administración y negocios, ingenierías, ciencias jurídicas y sociales. Ninguno es ajeno al desafío de generar nuevos conocimientos y tecnologías.

Eso es posible. El Grupo Bio-Organizaciones de Unisimón y el Centro de Investigaciones Marinas y Limnológicas del Caribe (Cicmar) realizan, por ejemplo, un análisis pionero de un proceso hidrogeológico entre el río Magdalena y la Ciénaga Grande de Santa Marta.
“La innovación podemos hallarla cuando mejoramos las condiciones medioambientales del ecosistema de manglar o aportamos soluciones para que se reduzcan los efectos del cambio climático”, destacó Hernando Sánchez Moreno, profesor investigador de Unisimón y coordinador del Cicmar, ente del que hacen parte la Universidad de la Costa y la Escuela Naval de Suboficiales ‘ARC Barranquilla’.

El Grupo Bio-Organizaciones también colidera la creación de un prototipo cuya función será medir en tiempo real parámetros de oxígeno, salinidad y nutrientes de manglares. La propuesta se desarrolla en conjunto con el centro de crecimiento empresarial e innovación de Unisimón, MacondoLab, por medio de su Laboratorio de Prototipado.
MacondoLab es otro dinamizador de la innovación en y desde Unisimón: allí se han elaborado más de 250 softwares y prototipos como Mary, plataforma de inteligencia artificial que hace diagnósticos iniciales a pacientes con señales de ansiedad y depresión, al igual que se ha impactado a más de 55.000 emprendedores, acelerado 132 empresas y acompañado 407 startups o empresas emergentes que comercializan productos o servicios de tecnologías de la información y comunicación.

“Buscamos que la investigación y la ciencia tengan propósito, lo que se logra a través de la tecnología, que es un medio para llevar a la ciencia al mercado y es un elemento transversal y transformador de las organizaciones”, asegura Rodrigo Miranda Redondo, director de la maestría en Gestión y Emprendimiento Tecnológico de Unisimón.

3

Entre las especializaciones de Unisimón en Barranquilla, hay de ingenierías, entre esas Logística de Operaciones, Multimedia Interactiva y Seguridad de Redes Telemáticas.

CRÉDITO: MOISÉS CARRILLO M. / UNISIMÓN

Innovación social

El componente social complementa a la tecnología y la investigación. Es otro actor de desarrollo enfocado más al ser humano en sus diferentes dimensiones. En ese sentido, el Centro de Investigación e Innovación Social (CIISO) ‘José Consuegra Higgins’ conecta los proyectos de investigación con la gestión teórico-práctica de los y las estudiantes.

“El objetivo es que tengan una aplicación social, que alimenten las investigaciones y que haya una articulación con los proyectos del Centro”, explica Lilia Campo Ternera, directora del CIISO y coordinadora del programa Ondas en el departamento del Atlántico.

Nataly Solano Llanos, estudiante del programa de Microbiología de Unisimón, se formó durante su etapa escolar en el programa Ondas, con el que cultivó capacidades y competencias científicas y hasta viajó a la Nasa. Tras graduarse de bachillerato y comenzar su carrera, el año pasado visitó la base Nasa Wallops y su proyecto ‘Duna: efecto de un viaje espacial de la microalga Dunaliella Salina, para la posible alimentación de astronautas’, fue seleccionado por el programa ‘Cubes in Spaces’.

Desde el CIISO, más proyectos que han impactado poblaciones vulnerables son ‘Ariguaní en Colores’, experimento social para recuperar y embellecer entornos reconocidos del municipio a través de la motivación ciudadana; una unidad productiva de trabajadoras sexuales, realizada con la fundación Bolívar – Davivienda; el trabajo con víctimas de conflicto en los Montes de María, y el fortalecimiento del cooperativismo familiar en comunidades con el síndrome de Huntington.

“Nuestros proyectos tienen una aplicación en la sociedad porque es la forma como la Universidad Simón Bolívar se convierte en actor del desarrollo local, regional y nacional, con acciones transformadoras”, agregó Campo.

Innovación académica

La directora de Posgrados de Unisimón, Yarelis Lara Rodríguez, explica que las especializaciones, las maestrías y los doctorados no son menos importantes en la innovación porque, además de la actualización metodológica que incluyen los currículos, facilitan herramientas para innovar en los ámbitos laborales.

“En la maestría en Educación tenemos rectores que se están capacitando y sus propuestas de tesis son cambios de los modelos pedagógicos dentro de las instituciones educativas, públicas y privadas, que encabezan”, destacó. “La innovación también se da en los trabajos de grado, de investigación y tesis que generan procesos transformadores y sirvan a su campo de aplicación”.

Recomendados

  • CONTENIDO PATROCINADO
  • NEGOCIOS
  • OPINIÓN
  • MIS FINANZAS