1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Economía

Colombia, con la necesidad de replantear sus exportaciones

La estrategia actual no le ha servido al país, y si bien el comercio a EE.UU. y China se mantiene, no ha sacado mayor provecho de la guerra comercial.

Comercio exterior

Las exportaciones tradicionales terminarían el 2016 con una reducción de US$6.500 millones según el Gobierno.

Archivo Portafolio

POR:
Portafolio
noviembre 05 de 2019 - 10:00 p.m.
2019-11-05

Las exportaciones de Colombia no pasan por un buen momento, y lo peor es que el panorama no cambiará en el corto plazo.

(Lea: Nueva caída de las exportaciones colombianas)

Según los expertos, si el país no modifica el rumbo, el déficit de la balanza comercial seguirá creciendo, al tiempo que la actual coyuntura global requiere dar una respuesta, pues con la reducción de comercio las naciones deben hacer una reingeniería de sus estrategias para este sector.

(Lea: Exportaciones se desplomaron en septiembre, por cuarto mes consecutivo)

Bajo este panorama, según el último reporte del Dane, de enero a septiembre de 2019 el país vendió 29.902,1 millones de dólares, lo que representó una caída de 4,7% respecto al mismo periodo del año pasado.

(Lea: ¿Se está alejando el ‘fantasma’ de una desaceleración global?)

Septiembre fue el cuarto mes en que las ventas siguieron bajando y tan solo en este mes tuvieron un desplome de 12,3% en comparación con el mismo periodo de 2018, al bajar hasta los 3.079,8 millones de dólares.

La situación se explica por una menor comercialización de los combustibles y los productos de las industrias extractivas, que se redujeron en un 24% en septiembre. Estas tienen una participación del 52,8% del total, con 1.625.970 dólares en este mes.

En el caso de las ventas tradicionales, el Ferroníquel es el producto que más cae en 2019 con un descenso de-21,6%, seguido del carbón con -18,9%, y el petróleo y sus derivados ocupan el tercer lugar, con un caída de 3%. El impacto de este rubro es mayor, pues ha aportado 12.160 millones dólares en lo que va de año.

En lo corrido del 2019 hasta el noveno mes, la venta de pasta y desperdicios de papel fue el producto que más disminuyó, con -62,9%, y pasó de aportar 1.043 dólares en los primeros nueve meses del 2018 a solo 389, y es seguida por las máquinas para trabajar metales, que tuvo una baja de 59,5%.

SEGUIMOS ATADOS

De acuerdo con Javier Díaz, presidente Ejecutivo de Analdex, la situación que vive el país se explica porque sus ventas están atadas al sector minero energético.

“Básicamente nuestras exportaciones están ligadas al sector minero energético, y vemos una menor demanda por estos productos. Hay también una caída de precios, por ejemplo en el carbón, y los menores pedidos de este por parte China son un duro golpe. El mercado interno sigue siendo más rentable, no es fácil exportar y los que lo hacen acaban comercializando los excedentes. Es decir, no estamos orientados al exterior”, explicó el directivo.

Según Díaz, la situación cambia haciendo rentable y facilitando la exportación, “hay que trabajar en hacer realidad el discurso, y entre las principales se debe lograr que diminuya el costo del transporte y la logística. Tenemos una tasa de cambio que ayuda, pero hay que ampliar el tema y tomar medidas en otros ámbitos”.

Para Giovanni Reyes, profesor de la Escuela de Administración de la Universidad del Rosario, la situación es global y se da por las medidas comerciales de Donald Trump.

“Los problemas de Colombia están en su estructura de exportaciones, pues no tienen mayor valor agregado en los bienes que ofrece y no despuntan porque no se compran bienes intermedios y de capital. El Gobierno debe tener una política de reactivación industrial y estimular sectores con mayor valor agregado para cambiar el panorama”, dijo.

Así mismo, Olga Lucía Salamanca, directora política y defensa comercial de Araujo Ibarra, indicó que el país aún no supera los cuellos de botella que le impiden participar de manera más eficiente en los mercados internacionales.

“Por ejemplo, en materia de agroindustria el cumplimiento de los estándares sanitarios sigue siendo una barrera muy fuerte de entrada, así como las dificultades que algunos sectores experimentan para el acceso a materias primas a precios competitivos.

Por el contrario, se observa que especialmente desde EE. UU. y los socios de la Alianza del Pacífico las importaciones del sector agrícola se han disparado, desplazando la producción local”, agregó.

EL FUTURO


Según un estudio de ProColombia, entre enero y agosto de este año el país presentó una mayor proporción de exportaciones no minero-energéticas de bienes con contenido tecnológico, y el 63,5% del total de estas ventas llegó a Latinoamérica y el Caribe, 28,8% hacia Norteamérica, 2,6% hacia Europa, 3,4% hacia Asia y 0,4% hacia África.

“Una política integral con alcance regional, una Colombia productiva concentrada en productos diferenciados, pero con mayor determinación, podrá ponernos al nivel que merecemos para aprovechar las oportunidades que tenemos en mercados cercanos y de fácil acceso, como Estados Unidos. Es fundamental robustecer la cultura exportadora”, explicó María Claudia Lacouture, directora de la Cámara de Comercio Colombo Americana, AmCham Colombia.

Según la directiva, es importante que las empresas hagan de las exportaciones su plan estratégico de crecimiento.

“Al mismo tiempo, hay que continuar con la promoción de las oportunidades y un apoyo más efectivo a los empresarios para reducir la prueba y error”, señaló.

Con todo, a pesar de que China está buscando nuevos mercados a los que comprar lo que ha dejado de obtener en Estados Unidos, los intercambios con el gigante asiático tampoco se muestran esperanzadores.

Carlos Ronderos, presidente de la Cámara Colombo China de Inversión y Comercio, afirma que “nuestras exportaciones siguen el vaivén del los precios de los commodities y las oportunidades con China en el corto y mediano plazo son de menos del 1% de lo que exportamos. Para la que cambie debemos apostarle a encadenamientos industriales y agroindustriales en gran escala”, expuso.

En 2020 el panorama seguirá influenciado por lo que ocurra entre EE.UU. y China, la decisión que se tome sobre el Brexit y el rumbo que tomará la OMC.

“Si se logran superar las tensiones comerciales y los mercados se estabilizan, se podría esperar una mejora en los precios de las materias primas con un impacto positivo en Colombia”, apuntó Salamanca.

Compartir