1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Finanzas

Colombia emitirá bonos verdes desde el próximo año

El Gobierno está en etapa de estructuración y en la selección de los sectores que más podrían participar en esta financiación.

Bonos verdes

Este financiamiento se suele dirigir a planes como la reforestación o el impulso de las energías limpias, entre otros.

iStock

POR:
Portafolio
febrero 25 de 2020 - 08:38 p.m.
2020-02-25

La emisión de bonos verdes es una tendencia de moda en los mercados financieros internacionales, que ha sido aprovechada tanto por empresas como por gobiernos de todas partes del planeta. Y aunque Latinoamérica se ha quedado rezagada en este sentido, varios países de la región ya están trabajando en ello.

(El BID impulsa la emisión de bonos verdes en América Latina). 

Y uno de los que está en ese grupo es Colombia, país que se encuentra inmerso en la estructuración de estos títulos de deuda pública para salir al mercado a hacer colocaciones a partir del próximo año, aunque todavía no hay establecida una fecha formal.

De acuerdo con César Arias, director de Crédito Público y Tesorero Nacional del Ministerio de Hacienda, en Colombia se está trabajando en dos áreas, que son la creación de un marco para estos bonos verdes y, por el otro lado, la taxonomía y los criterios para este financiamiento.

“Estamos trabajando de manera coordinada entre varias instituciones del Gobierno y el regulador financiero en una ‘taxonomía Colombia’, que nos permita definir los sectores, actividades y políticas que contribuyen a una economía más limpia y socialmente sostenible, los criterios de elegibilidad para dicho financiamiento, y los indicadores con los que medir el impacto en la sostenibilidad y reportar dichos avances a los inversionistas”, apuntó el funcionario.

(Préstamos ‘verdes’, un buen negocio). 


Estos títulos, conocidos como bonos verdes, no son sino papeles de deuda pública que emiten los países y cuyos recursos están especialmente dirigidos para que el país financie proyectos sostenibles y amigables con el medio ambiente. Es por eso que la mayor presión internacional contra el cambio climático le ha dado un gran impulso a estos instrumentos.

Como agrega Arias, estos títulos tendrán un impacto muy positivo en el país. “El financiamiento sostenible, bien concebido e implementado, traerá potenciales beneficios a Colombia, como la obtención de financiamiento a costos más competitivos y con una mayor diversificación de inversionistas, al tiempo que alinea los incentivos financieros y de sostenibilidad entre el Gobierno, el sector privado y los inversionistas. Habría una mayor capacidad de generar impacto por cada peso de este dinero y de la inversión que se realiza. Esto es importante para prioridades como la reforestación, la transición de la matriz energética, la reducción de emisiones o nuestra preparación contra el cambio climático, entre otras”.

Como se dijo, en el mundo son muchos los países que ya han salido al mercado para emitir este tipo de bonos soberanos, mientras que en la región hay varios proyectos. Como explica Ana Vera, especialista en renta fija de Corficolombiana, “el Gobierno de Chile ha incursionado con muy buenos resultados con la emisión de bonos verdes y ha tenido muy buena acogida. Colombia podría seguir el ejemplo. Ademas, desde que hace parte de la Ocde se vienen impulsando las políticas de sostenibilidad que se requieren para este tipo de emisiones”.

(Bancóldex emitió bonos verdes por $200.000 millones). 

Precisamente esta misma semana, en una entrevista con Bloomberg, la institución Climate Bonds Initiative, que impulsa estas operaciones en el mundo, afirmó que Colombia está en un grupo de países de Latinoamérica que están trabajando en esta materia, entre los que también se encuentran México, Perú, Costa Rica y República Dominicana.

BUENAS CONDICIONES 

Precisamente, uno de los alicientes que impulsa al país a entrar de lleno en este tipo de emisiones para los inversionistas, son las buenas condiciones que ofrecen estos bonos en la actualidad, a lo que se suma la buena visión que los mercados tienen en estos momentos de la deuda pública de Colombia.

Como afirma Arias, “en el pasado emitir un bono verde era más costoso que uno convencional. En el presente, la tasa de interés es prácticamente la misma. Y, sumado a esto, en el futuro cercano esperamos que sea incluso más barato, en términos de tasa, hacer financiamiento sostenible que fondeo tradicional. Es lo que en inglés se llama greenium, una prima de mercado que los inversionistas otorgan a emisores limpios”.

Desde el punto de vista del mercado, se espera que en el momento en el que Colombia decida salir a emitir bonos verdes, los inversionistas de todo el mundo responderá de manera muy favorable. En este sentido, Vera, de Corficolombiana, deja claro que “estos bonos tendrían muy buena acogida, pues el valor de activos administrados por fondos internacionales de inversión con criterios de sostenibilidad (practicas impulsadas por la Ocde) asciende a más de US$161.000 millones y representa cerca del 80% del valor de fondos que siguen el índice de JP Morgan GBI-EM, el cual es muy importante en cuanto a la deuda pública a nivel global. Además, Colombia es un país con buena acogida por parte de fondos extranjeros porque, entre otras cosas, los bonos colombianos ostentan unas tasas de interés atractivas respecto a sus pares en otros países emergentes”.

Según los datos que recoge Bloomberg, frente a las grandes cifras que se manejan a nivel internacional, hoy en día Latinoamérica supone tan solo alrededor del 2% del total de los US$205.000 millones que se colocaron en el 2019, una cifra que, por su parte, supuso un récord histórico.

Aunque, eso sí, la situación pronto podría empezar a cambiar, pues de acuerdo con las estimaciones que realizó el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), las emisiones en Latinoamérica este año podrían alcanzar los US$7.000 millones.

Chile fue el primer país en dar el paso, con un acuerdo de US$2.390 millones en euros y dólares.

CAEN LOS TÍTULOS ‘CATÁSTOFE’


La OMS dice que el coronavirus no es todavía una pandemia global, pero los bonos que cubren contra este tipo de catástrofe señalan que probablemente lo sea.

Estos títulos, vendidos en 2017 por el Banco Mundial para recaudar dinero para los países pobres en una pandemia mundial, se cotizan hasta 40% por debajo de su valor nominal después de los brotes de coronavirus en países como Irán e Italia, según inversionistas que poseen los valores. El más riesgoso de los dos tramos de los valores, que ascienden a US$95 millones, cambiaría de manos a entre 60 y 70 centavos de dólar.

Recomendados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • OPINIÓN
  • MIS FINANZAS

Compartir