1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Gobierno

‘La devolución del IVA será toda una revolución positiva’

Director de Planeación Nacional afirma que el país está listo para realizar esas transferencias y que están asegurados los recursos para financiarlas.

Luis Alberto Rodríguez

Luis Alberto Rodríguez, director del Departamento Nacional de Planeación.

Carlos Ortega/ Portafolio

POR:
Portafolio
diciembre 01 de 2019 - 08:06 p.m.
2019-12-01

Esta semana inician en el país dos temas claves para la economía nacional: los debates de la reforma tributaria y las discusiones sobre el salario mínimo del 2020.

En ambos frentes estará Luis Alberto Rodríguez, director del Departamento Nacional de Planeación (DNP), quien habló con Portafolio sobre los principales cambios de la reforma y del plan para lograr un acuerdo en el aumento del mínimo para el próximo año.

¿El país está listo para devolver el IVA a los más pobres?

El hecho de que sea difícil o un reto no quiere decir que no podemos intentar hacer algo por mejorar la calidad de vida en los colombianos. Y sí, el país está preparado absolutamente. Hoy se hace transferencias a cerca de cuatro millones de hogares colombianos, por lo cual decir que Colombia no es capaz de hacer una transferencia está desconociendo la realidad.

(Nueva reforma tributaria contempla devolución del IVA a los más pobres). 


¿Entonces se haría en ese mismo giro?

Esa sería una de las de las formas, esa es una base poderosísima para arrancar

¿Cuánto se devolvería?

Por ejemplo, el 10% más pobre de Colombia gasta, en promedio $60.000 en IVA, y el decil dos, más o menos $90.000, es decir se beneficiarían millones de hogares del país. ¿Es imposible hacerlo? No. ¿Es difícil? Sí, pero para eso trabaja mucha gente en el DPS, Planeación, Ministerio de Hacienda, etc., pero efectivamente se puede.

Esto cuesta $2,2 billones y la situación fiscal del país es complicada. ¿Ven algún problema allí?

En el 2019, Colombia va a tener el superávit primario más alto desde el 2008 y el primer superávit primario desde que entró en vigencia la Regla Fiscal, además tendremos el ajuste más alto de que existe la regla, y eso muestra que el Ministerio de Hacienda es responsable. Asimismo, en funcionamiento ¡hubo un recorte del gasto de $3 billones!

Todas esas medidas son las que le están permitiendo ahora al Gobierno poder tomar unas decisiones, que incluyen también la disminución de los aportes de pensionados de 12% al 4% para los del salario mínimo. Hoy, esa pensión paga casi $100.000 de aportes a salud, y creo que bajarlo a $30.000 es una medida de un imperativo ético. La inacción no es solución para resolver problemas.

(Reviven propuesta de tres días al año sin IVA). 


Los recursos saldrán, entonces, de los ajustes al gasto, los ingresos adicionales por la normalización de activos y la sobretasa al sector financiero, pero también gracias a al mayor recaudo, que, con corte a septiembre va creciendo 12,1%, y va mejor no porque seamos magos, sino porque cada vez nos está tocando ver una Dian más fuerte.

¿Cómo mitigar el impacto en el recaudo por las medidas de la tributaria?

Cualquier cosa que les dé un beneficio a los más pobres tiene un impacto en el recaudo, pero eso está bien. Ahí creo también que serán importantes las reglamentaciones para que no haya abuso o excesos; se pueden tener programas como esos, minimizando los riesgos.

Y el otro punto es el de generar más empleo…

Así es, se busca dar unos beneficios para rebajar los costos de las empresas que contratan jóvenes, con el fin de disminuir estas altas tasas de desempleo. Pero añado otra, y es que una parte del recaudo se va a usar específicamente para gastos en vías terciarias, más o menos $600.000 millones, y eso es importante porque Colombia tiene un rezago en inversiones en vías terciarias. Aquí habrá una gran oportunidad y esas vías le van a pegar al desempleo y la informalidad. Pero, además de esos puntos, está lo que ya tenía la Ley de Financiamiento, que demostró haber dado resultados.

Se dice que estas medidas responden al paro actual, ¿qué decir de esto?

Yo no creo que las personas más pobres de Colombia que se van a beneficiar con estas medidas ni reaccionen mal, ni esté marchando en contra de esas medidas. Segundo, yo no creo que los problemas de Colombia hayan nacido el 21 de noviembre; estas son soluciones a problemas estructurales, aunque sí es posible que en las manifestaciones muchos problemas a los que se hacen alusión sean problemas de décadas. Estamos actuando es con la responsabilidad de tener un mejor país, de resolver los problemas grandes.

¿Se ha pesando en desmontar la ‘holding’ financiera ya creada?

Esta ‘holding’ es el grupo económico Bicentenario, que se convierte en una oportunidad de fortalecer el patrimonio de los colombianos. Yo comparto con los sindicatos que el patrimonio de los colombianos son sus instituciones, y, por el otro lado, los activos que tenemos. Parte de estos son los que tenemos en el grupo Bicentenario, que no hace nada diferente a usar las mejores prácticas que tiene el mundo en la forma de dirigir sus entidades. En el decreto reglamentario está claro que no habrá ajustes en plantas y cosas por el estilo; esto es gobierno corporativo puro y duro. La reglamentación de eso vencía a finales de noviembre y no entiendo por qué la inacción es una posibilidad; la inacción no es una posibilidad. Al Presidente y a la Vicepresidenta la escogieron 10 millones de colombianos para resolver problemas y nosotros en el Gobierno tenemos la tarea de tener cada vez mejor país.

¿Teme que la reforma se llene de populismo?

Personalmente, no tengo nada diferente a una sorpresa supremamente positiva en los debates que he estado en el Congreso. En la Ley de Financiamiento, con gallardía, los congresistas reconocen que allí se puso, por ejemplo, el impuesto a las viviendas de más $900 millones, que no ha tenido un recaudo importante y que en un momento en que queremos reactivar más la vivienda puede no ser útil, pero hoy 15 meses después dicen “cómo que nos equivocamos y somos humanos, pero vamos a resolverlo; reconocemos que siempre hay cosas por ajustar y no nos da miedo ajustarlo”.

Creemos que los congresistas se sienten orgullos y si yo fuera congresista de la Comisión Tercera yo me sentiría orgulloso de ser partícipe de poder devolver el IVA que injustamente se le está cobrando las personas más pobre de Colombia.

¿Con qué expectativa llega a los debates del salario mínimo?

La discusión del salario mínimo arranca esta semana y llegamos como fue el año pasado, en una tónica constructiva, donde sabemos que los sindicatos, la empresa privada y el Gobierno no tienen un ánimo diferente a que el país cada vez esté mejor y que ojalá lleguemos a acuerdos como hace un año, que significó beneficiar a muchas familias en Colombia.

Compartir