1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Economía

Inminente golpe de EE.UU. a la producción petrolera de Venezuela

La mitad de las plataformas cerrarán el 25 de octubre si la administración Trump no extiende una exención de sus sanciones.

Pdvsa

Reuters

POR:
Bloomberg
agosto 22 de 2019 - 05:21 p.m.
2019-08-22

La inminente fecha límite de las sanciones de Estados Unidos amenaza con golpear la cada vez menor flota de plataformas petroleras de Venezuela y obstaculizar la producción de energía en la nación con la mayor reserva de crudo del mundo.

(Lea: Fuertes pronunciamientos de Trump sobre Venezuela, China e impuestos)

Casi la mitad de las plataformas que operan en Venezuela cerraran el 25 de octubre si la administración Trump no extiende una exención de 90 días de sus sanciones, según datos recopilados por la consultora Caracas Capital Markets.

(Lea: “Capacidad petrolera de Venezuela ha sido golpeada por sanciones”)

Esto podría paralizar aún más la producción del país integrante de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), ya que las estructuras son necesarias para perforar nuevos pozos cruciales, incluso para mantener la producción, que ya está cerca de su nivel más bajo desde la década de 1940.

(Lea: ¿Pierde Maduro a uno de sus principales compradores de petróleo?)

Un cierre en las plataformas también ejercerá presión sobre la administración de Nicolás Maduro, que considera los ingresos del petróleo como su principal salvavidas. EE.UU.

apuesta a una mayor presión económica para derrocar al régimen y traer nuevas elecciones a la nación devastada por la crisis, un miembro fundador de la OPEP y el mayor exportador de crudo de América Latina hasta los últimos años.

Venezuela mantenía 23 plataformas petrolíferas perforando en julio, frente a 49 de hace solo dos años, según datos recopilados por Baker Hughes. Diez de ellas están expuestas a sanciones de EE.UU., según cálculos de Caracas Capital Markets.

El Departamento del Tesoro extendió las exenciones en julio para que los proveedores de servicios continúen por tres meses más, un plazo menor a los seis meses que las compañías buscaban.

La mayoría de las otras agencias gubernamentales involucradas en las deliberaciones se opuso a cualquier tipo de extensión, dijo un alto funcionario de la administración el mes pasado, quien agrego que será más difícil obtener otro aplazamiento.

"Casi la mitad de las plataformas están a cargo de los yanquis, y si la ventana se cierra en dos meses, eso realmente perjudicara a Venezuela a menos que entren los rusos y los chinos", dijo Russ Dallen, socio gerente de Caracas Capital Markets con sede en Miami.

Riesgo de salida Un funcionario del Tesoro de EE.UU. dijo que el departamento generalmente no comenta sobre posibles medidas de sanciones. Más de 200.000 barriles diarios de producción en cuatro proyectos que Chevron Corp. mantiene a flote podrían cerrar si no se renuevan las exenciones.

La medida sería debilitante para Maduro porque la compañía estadounidense, como socio minoritario, solo obtiene alrededor de 40.000 barriles por día de dicha producción.

La salida de los proveedores de servicios petroleros estadounidenses dañaría otros proyectos en la región del Orinoco, donde los operadores necesitan perforar pozos constantemente solo para evitar que la producción disminuya. Las sanciones conllevan riesgos geopolíticos para EE.UU.

Si Maduro logra aguantar, las empresas estadounidenses perderían un punto de apoyo en Venezuela, lo que entregaría a los competidores rusos como Rosneft Oil Co. la oportunidad de llenar el vacío.

Las empresas chinas también podrían beneficiarse. Incluso si las exenciones se extienden, la incertidumbre obstaculiza cualquier planificación o inversión a largo plazo en la nación por parte de las empresas expuestas. La oficina de Rosneft no respondió llamadas telefónicas ni correos electrónicos en busca de comentarios sobre las operaciones en Venezuela.

Compartir