1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Economía

Los celulares son ahora el canal más utilizado en el sector financiero

Mientras que los móviles son el mecanismo preferido para las consultas y operaciones sencillas, el internet es el que más dinero mueve.

Composición del mercado

La preferencia por la banca móvil se convierte en tema clave a tener en cuenta por parte de todo el ecosistema de pagos.

Portafolio

POR:
Portafolio
septiembre 10 de 2019 - 10:00 p.m.
2019-09-10

En línea con la estrategia de las entidades financieras de ofrecer los servicios de forma más eficiente y con mejor experiencia para el usuario, los canales digitales son los que impulsan el crecimiento de las transacciones en el sector.

(Lea: Entidades financieras, con más ganancias)

Según el más reciente Informe de Operaciones de la Superintendencia Financiera, en el primer semestre de este año se hicieron 3.956 millones de transacciones en el sistema, que representan un incremento anual de 35,6%.

(Lea: Lanzan servicio de transferencias ilimitadas gratis a todos los bancos)

En este total, que incluye transacciones monetarias (movimientos de dinero) y no monetarias (consultas), el canal más utilizado es el celular, con el 42,2%, seguido por internet con 21,6% y los datáfonos, con 11,4%.

(Lea: Ahora podrá realizar transferencias internacionales en 30 segundos)

El dominio de los móviles se da ante la facilidad que tiene el consumidor financiero para hacer consultas de forma rápida y gratuita en las aplicaciones de su banco. De hecho, concentra el 68,6% del total de operaciones no monetarias.

El superintendente Financiero, Jorge Castaño, señala que los canales electrónicos permiten que más personas tengan contacto permanente con el sector financiero, no solo por conveniencia, sino porque esto ha permitido una convergencia a tarifas cada vez más bajas, pues las consultas y cada vez más transacciones no tienen costo.

Añade que la preferencia por la banca móvil para las operaciones se convierte además en un tema clave a tener en cuenta por parte de todo el ecosistema de pagos, incluido el comercio.

Entre tanto, en el primer semestre, el sector financiero movió un total de 3.950 billones de pesos, 11,5% más que hace un año. Y al analizar las operaciones en las cuales hay movimientos de dinero, se observan dos historias.

En montos transados, el liderazgo lo tiene, de lejos, el internet, con 1.687 billones de pesos, es decir el 42% del total. Este es el segundo semestre en que supera a las oficinas, y la diferencia va en aumento.

Y si se ve por el número de operaciones, el primer puesto es para los cajeros automáticos, con 406 millones de transacciones, o el 24% del total.

Aunque su participación ha cedido un poco, la cantidad de transacciones por esta vía sigue en aumento, en la medida en que hay una porción importante de cajeros automáticos que permite hacer operaciones distintas a retiros (pagos, consignaciones, transferencias, recargas, etc.).

De todas formas, el auge de los canales electrónicos en el sistema financiero no quiere decir que las entidades estén replegando su infraestructura física.

En el país hay más de 6.270 oficinas de los establecimientos de crédito, en las que se hicieron más de 267 millones de operaciones y se movieron 1.328 billones de pesos.

Las propias entidades han señalado que las oficinas no desaparecerán, sino que están en proceso de transformación, para convertirse en puntos con asesoría más sofisticada, y que permitan que, con el uso de herramientas tecnológicas, las personas puedan hacer autogestión.

El Superfinanciero destaca, además, que hay una mayor intensidad en el uso de los corresponsales bancarios (hay más de 141.000, en los que se hicieron 185 millones de transacciones, 23,5% más que hace un año). Estos puntos han resultado una estrategia clave para llevar los servicios financieros a más usuarios en áreas de difícil acceso.

Compartir