1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Economía

¿Por qué no conviene cambiar el sistema de Colpensiones?

La privatización del sistema pensional resulta no sólo contradictoria de los pilares del sistema de seguridad social, sino también inconveniente. 

Régimen De Prima Media (Colpensiones) es conveniente para quienes saben que van a completar las 1.300 semanas y tienen estabilid

Archivo particular

POR:
Portafolio
octubre 15 de 2019 - 07:15 p.m.
2019-10-15

Se conoció a través del diario Portafolio el proyecto de reforma pensional del gobierno, que propone eliminar el Régimen de Prima Media con Prestación Definida adscribiendo al país al modelo sustitutivo que comporta el cierre del sistema de capitalización colectiva para dar paso a la privatización de pensiones estructurado en el año 1980 en Chile bajo el contexto de un régimen totalitario liderado por Augusto Pinochet carente de contenidos de debate democrático. 

(Así sería la reforma pensional del Gobierno de Iván Duque). 

Bajo los parámetros de la propuesta de reforma conocidos, Colpensiones mantendría su funcionamiento como Administradora de Fondo de Pensiones del Régimen de Ahorro Individual con Solidaridad.

Los pilares que fundamentarían la propuesta resultan contradictorios con los principios de solidaridad, universalidad, y eficiencia del derecho a la seguridad social prometidos en la Constitución Política, los estudios técnicos realizados por la Organización Internacional del Trabajo y los postulados básicos sobre los que descansa el estado social de derecho y la cobertura de los riesgos de invalidez, vejez y muerte.

En efecto, el principio de solidaridad sobre el cual se fundamenta el sistema pensional que estructura la “mutua ayuda entre las personas, las generaciones, los sectores económicos, las regiones y las comunidades bajo el principio del más fuerte hacia el más débil” caracteriza el sistema de prima media cuyo soporte está dado por una base fuerte de cotizantes en los períodos laborales, que determina el trabajo formal, para soportar el reconocimiento de prestaciones de invalidez, vejez y muerte en contextos de extralongevidad como los que vivimos.

En este sentido, el modelo paralelo adoptado por Colombia en 1994, de competencia entre regímenes público y privado, ha probado no resultar idóneo para fortalecer las reservas del Régimen de Prima Media que soporta la mayor carga de reconocimiento de prestaciones con tan solo 2,2 millones y medio de afiliados cotizantes en contraste con los 6,2 millones de afiliados cotizantes al Régimen de Ahorro Individual con Solidaridad.

En este contexto, la propuesta de privatización del sistema pensional, además de contradecir los pilares sobre los que se fundamenta el derecho a la seguridad social en Colombia contradice informes técnicos de la OIT que, en el marco del informe “La reversión de la privatización de las pensiones”, recomendó la revisión de los procesos de tránsito hacia sistemas de capitalización individual como el propuesto en el proyecto de reforma pensional propuesto.

(Gobierno responde sobre información de reforma pensional). 


Sobre la inconveniencia de adoptar esquemas de privatización de los regímenes pensionales, el informe técnico de la OIT elaborado en 2018 afirma: “Considerando que el 60 por ciento de los países que habían privatizado los sistemas públicos de pensiones obligatorias han revertido la privatización, y teniendo en cuenta la evidencia acumulada de impactos negativos sociales y económicos, se puede afirmar que el experimento de la privatización ha fracasado. La privatización de las pensiones no dio los resultados esperados.”

El anuncio de mantenimiento de las edades pensionales (57 años mujeres /62 hombres) resulta neutro, ya que la privatización del sistema pensional propuesta implica un modelo en que las edades no son relevantes para la causación de la pensión de vejez, manteniendo importancia para el reconocimiento de garantía de pensión mínima sino se alcanza el capital necesario para acceder a la pensión a la que se aspira.

Así las cosas, la propuesta conocida de reforma pensional que se adscribe a la privatización del sistema pensional, resulta no sólo contradictoria de los pilares del sistema de seguridad social, sino inconveniente por contraindicaciones técnicas, que derivan en suma en el desmantelamiento de las bases del estado de bienestar y la cobertura pública de riesgos socialmente relevantes.

Iván Daniel Jaramillo Jassir
Observatorio Laboral
Universidad del Rosario

Compartir