1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Economía

Rezago en siete tubos para el suministro de gas y combustibles

Tres gasoductos, dos regasificadoras, un poliducto y un oleoducto son las obras que el sector pide celeridad en su montaje.

Suministro de gas y combustible

El gasoducto Jobo - Medellín - Mariquita - Bogotá, tendría una inversión superior a los US$350 millones para su montaje.

iStock

POR:
Portafolio
mayo 29 de 2019 - 10:15 p.m.
2019-05-29

La demora en el desarrollo de siete obras, cuya ejecución prácticamente está durmiendo el ‘sueño de los justos’, tiene enredada la madeja para garantizar en firme, a mediano y largo plazo, el abastecimiento de combustibles líquidos y gaseosos en el país.

Así, tres gasoductos, dos plantas regasificadoras, un poliducto y un oleoducto son las obras que el sector hidrocarburífero del país demanda del Estado para despejar y/o resolver en buena media el tema del suministro.

La celeridad en el montaje que requieren las citadas obras (en el caso de las gasolinas y diésel), incluso fueron mencionadas de manera tangencial y parcial en las conclusiones del Plan Indicativo de Abastecimiento de Combustibles Líquidos (documento en etapa de comentarios) de la Unidad de Planeación Minero Energética (Upme), al indicar que la red de transporte de hidrocarburos está “saturada”.

(Lea: Almacenamiento, fórmula para garantizar el suministro de gas

El texto señala además que ante un cierre de Barrancabermeja por cualquier falla, los productos tienen que ser importados o producidos por la refinería de Cartagena y enviados al interior por el puerto de Pozos Colorados (Santa Marta).

“Como no hay un vínculo logístico entre las refinerías, en caso de suspensión de una de las dos plantas, cualquier pérdida de producción no puede ser compensada por la otra refinería”, resalta el documento.

ABASTECIMIENTO DE GAS

Una de las grandes obras que más reclama el sector gasífero es el montaje del gasoducto Jobo - Medellín - Mariquita - Bogotá, el cual aseguraría el suministro de gas natural al centro del país.

(Lea: Así afectaría la falta de petróleo su bolsillo y la economía del país

“Esta línea al cerrar el anillo por el occidente del territorio nacional le da confiabilidad al abastecimiento, por si llega a presentarse una interrupción del servicio en la línea del oriente”, explicó Orlando Cabrales Segovia, presidente de la Asociación Colombiana de Gas Natural (Naturgas).

Pero la observación sobre el montaje de este gasoducto que llevaría el gas natural desde los campos de Córdoba y Sucre hasta el centro del país no solo la hace el gremio, sino también las compañías petroleras.

(Lea: Con US$3.000 millones, Gobierno busca aumentar reservas de gas

Charle Gamba, presidente de Canacol, señaló que recientemente la empresa reportó nuevos hallazgos de gas en el departamento de Córdoba y que para poder transportar ese combustible hacia el sur se debe construir la citada línea.

Precisó que el nuevo tubo, cuyo montaje tendría una inversión superior a US$ 350 millones, estaría listo a finales de 2022, y a través de este se enviarían 100 millones de pies cúbicos de gas adicionales.

Otras obras que ayudarían a garantizar el suministro en firme del energético, pero que están en mora para su desarrollo son el gasoducto Buenaventura - Yumbo, así como la línea desde Yumbo hacia Mariquita.

Para fuentes del sector gasífero consultadas por Portafolio se le debe dar celeridad al proyecto del primero, ya que llevaría el combustible desde la futura planta de regasificación del Pacífico hacia el sur occidente y centro del territorio nacional.

Así mismo, los expertos consultados explicaron que la bidireccionalidad desde Yumbo hasta Mariquita es necesaria, porque fortalecería el suministro de combustible desde el punto de Yumbo hacia el interior del país.

Precisamente, la terminal regasificadora de Buenaventura, así como la del Golfo de Morrosquillo son dos complejos que para el sector serían pieza clave, incluso el primero debe entrar en operación en 2023.

Ricardo Ramírez, director de la Upme, indicó que en el tercer trimestre del presente año se abriría la convocatoria para los interesados y en el primer trimestre de 2020 se adjudicaría el montaje del proyecto.

Con respecto a la planta en el Golfo de Morrosquillo, el funcionario explicó que primero se debe dar tiempo para establecer que la producción local pueda atender satisfactoriamente la demanda, pero que si en 2027 la oferta no puede atender la demanda, no queda más opción que su montaje.

“El tema debe ser objeto de análisis. Su viabilidad debe ser estudiada. Pero el proyecto no deja de ser prematuro”, señaló Ramírez.

TRANSPORTE DE CRUDO Y REFINADOS

Un poliducto que uniría a las refinerías de Cartagena y Barrancabermeja, así como el montaje de las fases dos y tres del oleoducto Bicentenario, son los otras obras que el Estado tiene entre el tintero para su ejecución.

La primera infraestructura es uno de los puntos que resalta el citado Plan Indicativo y garantizaría la confiabilidad en el suministro de refinados desde el norte del país, hacia el centro y sur occidente, ya que además de fortalecer la capacidad de almacenamiento, se amplia la de transporte.

Este proyecto de poliducto tiene dos opciones de trazado. Uno es Cartagena - Copey - Galán, o el otro, Cartagena - Coveñas- Sebastopol.


“Una de las dos iniciativas es la que se debe escoger ya que así en menos de 25 días el país garantizaría a través de la oferta, la atención de la demanda”, explicó el director de la Upme.

La propuesta Cartagena - Copey- Galán tendría una capacidad para transportar hasta 150.000 barriles por día (bpd) hacia el interior del territorio nacional, y su inversión se estima en poco más de US$676 millones.

La otra alternativa: Cartagena - Coveñas - Sebastopol, transportaría más de 150.000 bpd, con una inversión calculada en poco más de US$737 millones.

Finalmente, la dos fases para completar el oleodcuto Bicentenrario: Banadía - Ayacucho y Ayacucho - Coveñas, tendrían luz verde si aumenta la prospectiva de la mayoría de campos en los departamentos de Casanare y Meta. Lo anterior quiere decir que como mínimo la producción diaria de crudo debe ser de 450.000 barriles.

Alfonso López Suárez
Redacción Portafolio

Compartir