1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Internacional

China sale de la lista de ‘manipuladores’ del dólar

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos dijo que el yuan se fortaleció y ya no puede considerarse que Pekín realice maniobras contra el dólar.

China

China pasa a la lista de vigilancia de socios que merecen una atención especial de prácticas monetarias.

Archivo particular

POR:
Portafolio
enero 13 de 2020 - 10:40 p.m.
2020-01-13

Las tensas relaciones entre Estados Unidos y China dieron un paso significativo hacia su moderación. El Gobierno de Donald Trump anunció el retiro de China de la lista de naciones manipuladoras de su moneda para obtener deslealmente ventajas comerciales, dijo el Departamento del Tesoro.

“China ha llevado a cabo compromisos comprobables para evitar devaluaciones competitivas, a la vez que promoverá transparencia y responsabilidad”, dijo el organismo de ese país.

(China devalúa su moneda frente al dólar). 


Esta noticia se conoce a dos días de que ambos países firmen en Washington su primer acuerdo comercial tras una guerra de aranceles que lleva casi dos años.

El departamento del Tesoro eliminará la designación de China como manipulador de moneda, dijo la cadena CNBC en base a fuentes del Gobierno.

El presidente Donald Trump acusó en agosto pasado a Pekín de manejar arbitrariamente el tipo de cambio “para robar a nuestras empresas y nuestras fábricas”.

En ese mes, las autoridades chinas dejaron caer el yuan por debajo de los 7 dólar por primera vez en una década, lo cual deterioró la competitividad estadounidense, sacudió a los mercados y enfureció a Donald Trump.

Aunque la calificación de “país manipulador de su moneda” es simbólica, el departamento del Tesoro se propuso trabajar con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para “eliminar las injustas ventajas competitivas” creadas por China y a consultar a Pekín sobre el tema.

De su lado, la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos anunció durante el fin de semana que para implementar el acuerdo chino-estadounidense que se firmará el miércoles, ambas partes se reunirán semestralmente.

Mnuchin, secretario del Tesoro estadounidense, divulgó un nuevo informe macroeconómico, en el que se retira al gigante asiático de la categoría de “manipulador de divisas”.

Ahora, China pasa a una “lista de vigilancia”, en la que Washington clasifica a aquellos socios comerciales que merecen una “atención especial” sobre sus prácticas monetarias.

Aparte del gigante asiático, en ese listado aparecen otras nueve naciones: Alemania, Irlanda, Italia, Japón, Corea del Sur, Malasia, Singapur, Suiza y Vietnam.

La decisión fue tomada a pocas horas de que el presidente estadounidense, Donald Trump, y el viceprimer ministro chino, Liu He, jefe del equipo negociador de China, firmen un acuerdo para iniciar el proceso para resolver sus diferencias.

LA GUERRA COMERCIAL 

Tras casi 18 meses de guerra comercial y la consiguiente escalada de aranceles, Trump anunció a mediados de diciembre el cierre de la primera fase de un pacto con China.

El acuerdo implica, no obstante, que se mantienen aranceles estadounidenses del 25% a importaciones chinas valoradas en 250.000 millones de dólares, junto con unos gravámenes reducidos del 7,5 % a importaciones adicionales valoradas en aproximadamente 120.000 millones de dólares.

Las negociaciones entre ambas partes han sufrido varios sobresaltos, con informaciones contradictorias y críticas veladas, desde que en octubre se anunció un principio de acuerdo. Las tensiones comerciales entre las dos economías más importantes del mundo, que comenzaron el año pasado, han tenido profundas consecuencias.

(Trump busca más mecanismos para presionar a China). 


A pesar de que este miércoles se firmará el acuerdo sobre la primera fase de las discrepancias comerciales, relacionadas con la guerra arancelaria, aún quedan por resolver temas complejos como tecnología y propiedad intelectual. Esto significa que, a pesar de la menor tensión, el problema no ha terminado.

MÁS VENEZOLANOS EN LISTA NEGRA

El Departamento del Tesoro de EE. UU. anunció sanciones contra siete diputados del Parlamento de Venezuela, entre ellos Luis Parra, un opositor autoproclamado jefe del Legislativo en paralelo a la reelección de Juan Guaidó a la cabeza del organismo.

Parra juró el 5 de enero como jefe de la Asamblea Nacional con el apoyo del chavismo, una acción que el grueso de la oposición venezolana denunció como un “golpe de Estado parlamentario”.

(China y EE.UU. piden volver al diálogo y se agitan los mercados). 


El opositor que rompió con Guaidó hace un mes, tras, ser salpicado por denuncias de corrupción, se autoproclamó jefe del Parlamento, en una sesión sin ‘quorum’, apoyada por el partido de Nicolás Maduro. Estas sanciones impiden el acceso de los diputados incluidos en la lista negra al sistema financiero estadounidense y determinan la congelación de sus activos en este circuito financiero, además de prohibir las transacciones de estas personas con ciudadanos estadounidenses.

ACUERDO NO SERÍA VICTORIA POLÍTICA DE TRUMP


Estados Unidos y China firmarán mañana un acuerdo comercial tras meses de disputa. Pero esa victoria política del presidente Donald Trump tiene un sabor amargo por los daños que se infligieron las dos primeras economías mundiales durante el conflicto. “Los problemas de fondo siguen pendientes pero, políticamente, es algo muy bueno” para el presidente que busca un segundo mandato, opina Edward Alden, experto en política comercial en el grupo de reflexión Council on Foreign Relations.

Trump puede jactarse de haber sido tenaz con China. Y, “técnicamente, ha obtenido un acuerdo” que había prometido a sus electores en 2016, recuerda Alden. Además, esta tregua en la guerra comercial tranquiliza a los mercados que, en 2018 y 2019, sufrieron numerosos sobresaltos por la decisión de Washington y Pekín de imponerse aranceles punitivos mutuos. El acuerdo también podría estimular la economía estadounidense, una suerte para la campaña de Trump, al acabar con la incertidumbre y reforzar la confianza de los consumidores, el motor del crecimiento en Estados Unidos. Se espera asimismo que la tregua dé un nuevo impulso a las inversiones de las empresas, que cayeron mucho en 2019 por culpa de la crisis entre las dos potencias.

La decisión de excluir a China de la lista de países manipulan su moneda para sacar ventajas comerciales fue interpretada como un gesto de distensión. Larry Kudlow, el principal asesor económico de la Casa Blanca, anticipó que Washington obtuvo numerosas concesiones de Pekín.

Washington / Agencias

Compartir