1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Internacional

El nuevo virus, un reto económico para China

El país tomó ayer más medidas para tratar de contener su difusión.

Xi Jinping

El presidente de China, Xi Jinping, pidió medidas para erradicar el virus en el país.

AFP

POR:
Portafolio
enero 23 de 2020 - 09:00 p.m.
2020-01-23

La propagación en China del nuevo virus amenaza con fragilizar una economía ya ralentizada y empañar la imagen del país, lo que constituye según los analistas un “enorme desafío” para su presidente Xi Jinping.

(Lea: Coronavirus afectó a los precios del petróleo)

Al exhortar a erradicar de forma “decidida” el virus, Xi se ha movilizado contra la epidemia, un mes después de la aparición de los primeros casos en una nación acostumbrada a esconder sus problemas.

(Lea: Descartan presencia del coronavirus en Colombia)

El coronavirus aparece como una nueva espina en el pie del poder comunista, ya tocado por más de siete meses de manifestaciones en Hong Kong, por las críticas en el extranjero hacia su política contra las minorías musulmanas y, sobre todo, por la guerra comercial con Washington, que ha debilitado su economía.

(Lea: Mercados mundiales caen por temor a los efectos del coronavirus)

“La confirmación por Xi Jinping de la propagación del nuevo virus muestra que la situación es muy grave” dice Larry Ong, del gabinete SinoInsider, basado en Estados Unidos.

Las exportaciones chinas, uno de los pilares de la economía del gigante asiático, han sufrido la guerra comercial. Además, el crecimiento chino ha sido el año pasado el menor en 30 años (6,1%), y ahora Pekín cuenta con el consumo interno para sostener su economía.

Sin embargo, con el virus, “es el corazón mismo del crecimiento económico el que puede verse afectado” advierte Mary-Françoise Renard, profesora y responsable del Instituto de investigación sobre la economía de China (Idrec), basado en Francia. “Y ello porque la gente va a consumir menos. Ya no querrá desplazarse para ir al restaurante o a lugares públicos”, y el turismo puede verse afectado, según la experta.

En 2002-2003, durante la pandemia del Sars (Síndrome agudo respiratorio severo), un virus de la misma familia que dejó 774 muertos en todo el mundo, de los cuales 349 en China continental, la ralentización económica había sido temporal. Y el gigante asiático registró en 2003 un crecimiento del 10%, gracias a una rápida recuperación de sus exportaciones.

Pero hoy “la situación es mas difícil” dice Mary-Françoise Renard. China, antes mera “fábrica del mundo” es hoy una potencia planetaria, por lo que “una grave epidemia sería calamitosa” para el país, advierte Larry Ong.


En la época del Sars, la Organización mundial de la salud (OMS) había criticado a las autoridades chinas por haber tardado en dar la alerta, e intentado disimular la magnitud de la epidemia.

Para su imagen y su credibilidad en el escenario internacional, Pekín “sabe que ello no puede volver a ocurrir” afirma Anne-Marie Brady, especialista de política china en la Universidad de Canterbury.

“EL SALVADOR”

El líder chino dio el lunes sus instrucciones, los medios oficiales se apresuraron a anunciar el número de contaminaciones en todo el país.

A fines de diciembre, esos mismo medios calificaban de “rumores” los primeros testimonios sobre casos sospechosos en Wuhan, la gran ciudad considerada hoy como el foco de la epidemia. Al principio, “las autoridades locales intentaron disimular la existencia de la enfermedad” y no informaron al poder central, estima Larry Ong.

Pero cuando la información ya no pudo ser ocultada “y la situación se agravó”, Pekín empezó a comunicar sobre el virus.

El poder comunista puede aparecer así como el “salvador” frente a la población y cultivar en el extranjero la imagen de una China responsable que controla la situación, según Ong. “La intervención de Xi Jinping ha sido decisiva”, asegura Dali Yang, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Chicago. “Y si la epidemia es controlada en un plazo razonable, habrá ganado en credibilidad”, agrega.

CONFINADOS MÁS DE 20 MILLONES DE PERSONAS

China confinó ayer a unos 20 millones de personas alrededor de Wuhan, la metrópolis de donde surgió el virus que moviliza a las autoridades sanitarias.

Tras el inicio de la medida, ningún tren ni avión podía salir de Wuhan, una urbe de 11 millones de habitantes en el centro de dicho país, al mismo tiempo que los peajes en las autopistas estaban cerrados.

La ciudad, a orillas del Yangtsé, es el epicentro de la epidemia, que desde diciembre ha contaminado a más de 570 personas y causado 17 muertes, según el balance. Todas las personas fallecieron en Wuhan o en su provincia, Hubei.

Reflejo de la preocupación que reina en el país, la Ciudad Prohibida de Pekín, el antiguo palacio de los emperadores, anunció que cerraba para evitar el riesgo de contagio y, la víspera de las vacaciones del Año Nuevo chino, la capital anuló las populares ceremonias previstas en la ciudad. La medida fue tomada para “frenar la propagación del virus”, se explicó.


La urbe vecina de Huanggang, de 7,5 millones de habitantes, se encontraba bajo medidas similares y la circulación de los trenes fue interrumpida. Cerca, Ezhou (1,1 millones), ya había cerrado su estación de trenes. Al oeste, en Xiantao, y al sur, en Chibi, se restringió la circulación.

Compartir