1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Internacional

Venecia sufre su peor inundación en 53 años

Este martes, la 'acqua alta' en Venecia (Italia), subió hasta 187 centímetros - el segundo mayor registro conocido-, dejando inundada a la ciudad.

Venecia

Las inundaciones ponen en riesgo el patrimonio arquitectónico y cultural que tiene la ciudad de la región de Véneto.

POR:
Portafolio
noviembre 13 de 2019 - 10:07 p.m.
2019-11-13

Venecia se despertó atónita este miércoles tras una ‘Acqua alta’ (marea alta), de excepcional magnitud, que causó importantes daños mientras se anuncian varios episodios del mismo tipo durante los próximos días.

La marea causó la muerte, según medios italianos, de un veneciano de 78 años que falleció electrocutado mientras intentaba encender las bombillas eléctricas de su casa inundada. “Hemos sufrido daños por cientos de millones de euros. la situación es dramática”, lamentó el alcalde de Venecia, Luigi Brugnaro. 

“Un desastre apocalíptico, nos preparamos para nuevos episodios”, advirtió por su parte el gobernador del Véneto, Luca Zaia.

La inundación, de gran magnitud, se produjo luego que la marea subió 187 centímetros la noche del martes cubriendo buena parte de la Ciudad de los Dogos y sorprendiendo a los turistas que merodeaban las callejuelas cubiertas de agua, mientras un poderoso Sirocco (viento) lanzaba olas sobre la Plaza San Marcos. Es la segunda ‘Acqua alta’ más importante registrada en Venecia desde 1923, después de la del 4 de noviembre de 1966 (1,94 metros).

Una marea de 1,87 metros no significa que la ciudad esté sumergida bajo casi dos metros. De esta altura, hay que quitar el nivel medio de los edificios, que oscila entre 1 y 1,30 metros. El nivel bajó a 1,10 metros ayer por la mañana, pero se prevén más situaciones similares hasta el viernes.

El jefe de gobierno, Giuseppe Conte, llegó para hacer frente a una de las peores emergencias que ha sufrido la ciudad lacustre, patrimonio de la humanidad.

La urbe comenzó a evaluar los daños ayer la mañana: la famosa basílica de San Marcos se inundó bajo un metro de agua y la cripta y la rectoría quedaron completamente cubiertas. Según el administrador del monumento, Pierpaolo Campostrini, una inundación como la del martes sólo se ha registrado cinco veces en la historia de la basílica, erigida en 828 y reconstruida después de un incendio en 1063.

El dato más preocupante es que de estos cinco incidentes, tres fueron en los últimos 20 años, uno en 2018.

“Estos son los efectos del cambio climático”, lamentó el alcalde Brugnaro en Twitter. “Fue apocalíptico, nos dejó la piel de gallina”, contó Marina Vector, mientras ella y su esposo usaban cubos para drenar el agua de su tienda de máscaras venecianas.

“La tormenta fue tan fuerte que el agua atravesó la barrera de mármol (frente a la tienda), nada pudo resistir”, sostiene la comerciante. “Fue increíble, el agua subía muy rápido”, dice Tiziano Collarin, un veneciano de 59 años, señalando los daños.

Las imágenes transmitidas mostraban el miércoles decenas de barcos que habían roto amarras y se encontraban a la deriva en la laguna. Muchas góndolas también fueron arrastradas por las aguas en los canales.

El servicio de guardacostas emitió un “aviso de peligro” debido a la presencia de obstáculos sumergidos.

Varios expertos vinculan las inundaciones con el cambio climático. Para proteger la ciudad de esta calamidad, que altera cada vez más su patrimonio artístico, el proyecto MOSE (acrónimo de Módulo Experimental Electromecánico, que significa Moisés en italiano) está en construcción desde 2003, pero el aumento de los costes y los defectos encontrados provocaron numerosos retrasos.

El proyecto consiste en instalar 78 diques flotantes, que se levantarán para cerrar la laguna en caso de subida del Mar Adriático.

“Creo que lo ocurrió hoy es mucho peor que lo que pasó en 1966. Teníamos que estar preparados ya hace 50 años. El megaproyecto MOSE para defender Venecia jamás estará listo y probablemente no se terminará jamás (...) porque además no hubiera resistido a mareas y vientos tan fuertes como los del martes”, comentó el arquitecto Cristiano Gasparetto, exasesor para la urbanística de Venecia y dirigente del movimiento ecológico Italia Nuestra. 

AFP

Compartir