1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Germán Eduardo Vargas
Columnista 

Luciérnaga curiosa: Lumen+Numen

Las carreras simulan líneas de producción, aunque el ejercicio profesional recorre laberintos.

Germán Eduardo Vargas
POR:
Germán Eduardo Vargas
octubre 07 de 2019
2019-10-07 10:51 p.m.
https://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/18/56c6299823137.png

preciso sugerir que Alumno significa “sin luz”, invita a reflexionar sobre la educación light (insustancial), cuyos involuntarios y repetitivos “TICs” deslumbran, y su híper-especialización tiene visión de túnel.

¿La Universidad es un mal negocio? Su efectividad es mínima, considerando la esclavitud democrática, económica y tecnológica; está presionada por eficientes sustitutos -Certificaciones, MOOC e IA-; y cualquiera se “doctora”, porque el cliente siempre tiene razón.

Excluyó mutuamente las humanidades y ciencias “útiles” (Liberal Arts, Trivium et Quadrivium), y su énfasis, en artes “serviles”, habla de globalización aunque carece de conciencia “universal”; sus “competencias” anularon la estima (eSTEeM), cooperación y solidaridad, y multiplicaron la confrontación e inequidad. Entretanto, la robótica apropia la práctica -mecánica, intelectual, afectiva y moral-, y nos deja oficios “viles” como el subempleo.

Las carreras simulan líneas de producción, aunque el ejercicio profesional recorre laberintos; largas y desgastantes, las clases terminan en atajos; los controles de calidad son deficientes o no-pertinentes (Acreditación, Saber o QS), y el cartón se devalúa cual artefacto moderno (obsolescencia programada).

Paradoja de Simpson, muchos aprendices acaso cumplen los requisitos necesarios y suficientes para graduarse: copiar y pegar. Apología de Sócrates (“cree saberlo pero sabe nada”), los maestros, capataces en sus feudos, carecen de capacidad para actualizarse, reinventarse y gestionar ‘campos unificados’ (transdisciplinarios); clausurados, desconocen las necesidades de los stakeholders reales, y descuidan la gestión de conocimiento tácito.

Escuchemos a nuestro entorno y descubramos nuestra voz, para afrontar esta crisis de sentido. Cultivemos primores: pensamiento crítico, sistémico y complejo; valores y emociones; comunicación y concertación; identidad y diseño (Tradition and Individual Talent, Eliot); y autodesarrollo, para adoptar conciencia del aprendizaje, porque es “una experiencia constante, como la luz del sol” (Mujer Justa, Marai).

Aletargados, los renacentistas abrieron nuestros ojos, pero de nuevo lucen cansados -Síndrome Visual Informático-; entonces, del árbol al bosque -del pixel a la imagen-, no sigamos entrenando autómatas: formemos seres humanos que podamos distinguir sin usar la Lámpara de Diógenes ni aplicar el Test de Turing; que se dediquen a resolver problemas reales, y no creen necesidades ficticias (marketing).

Quizás así podamos optimizar nuestra efectividad y vida útil, como las LED, cuyos equipos conforman pantallas que proporcionan luz uniforme, sin tanto desgaste.

Paradoja de Russell, nuestras Alma-Máter necesitan aprender a aprender (y desaprender). Para inspirarlas, Luciérnagas Curiosas, les propongo repasar el primer fragmento de Cuatro Cuartetos y el Coro de La Roca (Eliot).

También, Ideas para la Imaginación Impura (Wagensberg). Y, para reiniciar la reflexión, El Espejo y la Máscara (Borges) y Espejo (Plath). Cuestionando ante la Comisión Europea las prioridades de la burócrata belga-alemana Ursula, 17 Premios Nobel declararon a la educación e investigación como armas "en un contexto de ‘feroz competencia’ global”. Lamentable lenguaje, argumento y objeto, ¿verdad?

Germán Eduardo Vargas
Catedrático/Analista (german.vargas@uniandes.edu.co)

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes