1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Vivienda

‘Negocios inmobiliarios tomarán forma en el segundo semestre del año’

A la compraventa de oferta nueva, el sector le suma el arriendo y la vivienda usada, asegura César Llano, consultor de banca de inversión.

César Augusto Llano, consultor de banca de inversión.

César Augusto Llano, consultor de banca de inversión.

Claudia Rubio/Portafolio

POR:
Portafolio
enero 08 de 2019 - 09:10 p.m.
2019-01-08

“Durante el primer semestre del 2019, los sectores constructor e inmobiliario mantendrán el ritmo moderado con que finalizaron el año pasado”.

Así lo prevé el consultor de banca de inversión, César Llano, quien habló con Portafolio de estos mercados, que conoció muy bien tras su paso como empresario y dirigente gremial. El directivo también analizó la vivienda usada, el leasing y hasta el arriendo de inmuebles a través de internet.

¿Por qué dice que los sectores constructor e inmobiliario tendrán un primer semestre moderado?

Aunque el 2019 cerró con anuncios del Gobierno sobre programas como Semillero de Propietarios y Casa Digna, Vida Digna, además de otras decisiones relacionadas con la Ley de Financiamiento, para citar solo algunas, el primer semestre será de reglamentaciones, convocatorias, etc. Solo en la segunda parte del año tomarán forma algunos negocios.

A propósito, ¿qué lectura le da a la decisión de quitar el subsidio a la tasa para respaldar la compra de vivienda de estrato medio? o ¿el impoconsumo a la inversión en inmuebles nuevos y usados?

En el primer caso, hay que tener en cuenta que los constructores no tienen un exceso de inventario, y, por eso, estuvo bien no haber generado más discusión al respecto. Ahora, lo que sigue es estar pendientes de cómo evoluciona el mercado y cómo se va acomodando este nuevo escenario, al cual, la verdad, no le veo mayores complicaciones.

En el segundo caso, específicamente sobre el mercado de la usada, creo que tiene su dinámica y su propio mercado. Allí no está la solución del déficit habitacional, lo que –de todas formas– no significa dejar de monitorearlo.

Y, claro, no hay duda de que es un nicho que genera bienestar y que es una fuente de ahorro para el inversionista, porque, en algunos casos, apalanca el acceso a oferta nueva.

Usted habla de oferta nueva. ¿Qué opina de quienes prefieren el arriendo y no tienen en sus planes ser propietarios?

Cada caso es particular y por eso este sector es tan dinámico, en medio de las complicaciones. Creo que el arriendo es válido para quienes, por las razones que sean, no quieren tener gastos asociados a la compra tradicional.

En esa línea, ¿cómo ve el programa Semillero de Propietarios que, precisamente, es una especie de leasing que impulsa el alquiler con opción de compra?

Lo primero que debemos tener claro es que cuando se habla de vivienda digna no tiene que relacionarse con ser dueños, sino con tener un espacio que provea el fácil acceso a sus residentes, calidad de vida y servicios. Sin embargo, lo veo como un aporte para la transformación del mercado de arrendamiento en el país.

Hemos hablado de la inversión tradicional. Como consultor de banca, ¿qué otras opciones sugiere, diferentes a la compraventa de vivienda?

Hay un inventario viejo que tiene potencial de desarrollo en zonas estratégicas de las principales ciudades. Por ejemplo, desde casas hasta edificios que podrían adquirirse entre varias personas.

Lo importante es averiguar en las oficinas de planeación o en las curadurías urbanas, según sea el caso, cuál es la norma y las posibilidades del predio; esto, teniendo en cuenta que es una inversión de largo plazo. Creo que aquí hay una gran oportunidad. En este punto, y a propósito de negocios en expansión, quiero retomar un tema relacionado con las pólizas de responsabilidad civil frente a los vecinos, por parte de los dueños de inmuebles residenciales que se arriendan a través de plataformas.

Reconociendo que no se puede afectar el derecho a la propiedad, considero que estas son claves para la tranquilidad de quienes en algunas ocasiones deben aguantar ‘inquilinos’ temporales que no respetan la convivencia. Es algo que, hasta donde tengo entendido, debería hacerse por decreto.

Ya que toca el tema del alquiler vía plataformas, que está en alza, ¿quién debe responder ante los problemas de convivencia que cita?

En el caso de la propiedad horizontal, los dueños de las viviendas tendrían que comunicarle al administrador qué uso le darán al inmueble. Pero insisto en la necesidad de reforzar el tema de las pólizas.

¿Cree, por lo tanto, que esto debería formar parte de la política de Estado?

En el ministerio de Vivienda han sido juiciosos con el tema, incluso, a través de la creación de una mesa de propiedad horizontal, donde debería tratarse con detenimiento.

En términos generales, ¿cómo ve el mapa inmobiliario en el país?, ¿en qué invertiría y en cuáles ciudades?


Cartagena y su vocación turística siguen ofreciendo posibilidades, y Barranquilla, con usos diferentes a vivienda, está creciendo (hay locales, oficinas, oferta institucional...). Sin embargo, creo que hay un nuevo mercado en el cual Bogotá está muy activa, relacionado con apartaestudios y proyectos destinados a estudiantes (para habitar o comprar y alquilar). Creo que hacia allá deberán dirigirse algunas estrategias de los constructores, teniendo en cuenta que hay más jugadores en el mercado.

¿Cómo cuáles?

Por ejemplo, en arriendos, las afianzadoras son cada vez más activas. En temas de inversión están los fondos inmobiliarios, que, de todas formas, merecen un análisis aparte.

En Twitter: @GabrielFlorezG

Compartir