1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Empresas

Herramienta para medir la confianza de las comunidades en las empresas

Con este instrumento se busca fortalecer los lazos entre la población, autoridades locales y sector empresarial en zonas afectadas por el conflicto.

Baja la ocupación hotelera en el Cauca por conflicto armado

Las percepciones en un entorno como el de las zonas afectadas por el conflicto armado son tan importantes como los datos e indicadores que suelen manejar las compañías.

Archivo portafolio.co

POR:
Portafolio
marzo 16 de 2019 - 11:17 a.m.
2019-03-16

Luego de la firma del Acuerdo de Paz con las Farc en el 2016, que dio un paso importante para avanzar en la construcción de paz en el país, las zonas que más se vieron afectadas por la violencia están empezando a ser vistas como territorios de potencial inversión y desarrollo empresarial.

Sin embargo, llegar a estas zonas no es una tarea fácil para los empresarios nacionales e internacionales, dado que ingresan a escenarios complejos donde es todo un reto construir y afianzar las relaciones con los habitantes y las autoridades.

Buscando disminuir la tensión que existe entre estos dos actores y el sector empresarial, la Fundación Ideas para La Paz (FIP), un centro de pensamiento que trabaja temas de construcción de paz, emprendió hace ya un año, un proyecto que pretende fortalecer la confianza.

(Lea: Así se pueden obtener beneficios en las Zomac

“Laboratorios de Empresas y Reconciliación es una iniciativa financiada por la Agencia de Cooperación de los Estados Unidos (Usaid), que analiza la percepción que tienen estos tres actores entre sí para saber cómo se están relacionando y qué oportunidades hay para que dichas relaciones se transformen”, explica Paola González, líder del equipo de monitoreo y evaluación del proyecto.

De estos análisis surgió la necesidad de medir el nivel de confianza frente a la labor de una empresa. Para ello, la FIP diseñó una herramienta que le permitirá al sector empresarial tomar decisiones gerenciales que le den mayor estabilidad y mejores condiciones de relacionamiento para operar en entornos complejos.

(Lea: Mipymes pueden cerrar brechas de inequidad y desarrollo en las Zomac, MinCIT

“En la actualidad no existe un instrumento que mida la forma como una empresa se está comportando con sus grupos de interés y cómo esto la beneficia. Por ello, pretendemos que las compañías que quieren ingresar a estos territorios identifiquen qué tipo de acciones deberían tomar antes, durante y después de la operación teniendo en cuenta las percepciones y voces de todos los actores”, dijo González.

De acuerdo con la líder del equipo de monitoreo y evaluación del proyecto, las percepciones en un entorno como el de las zonas afectadas por el conflicto armado son tan importantes como los datos e indicadores que suelen manejar las compañías.

Además, conocer cómo las personas perciben y juzgan al sector empresarial es de vital importancia para su capital reputacional. “Para la empresa esto no debe ser solo un tema de costos tangibles, también debe reconocer que alrededor hay unos costos intangibles de los cuales también depende su sostenibilidad”, agregó la investigadora de la FIP.

El instrumento, que ya se aplicó en tres municipios, consta de un cuestionario de 29 preguntas dirigidas a cada uno de los actores locales (miembros de las comunidades, autoridades y sector empresarial), con el que se evalúan cinco variables: buena fe, cooperación, buen trato, honestidad y pertenencia. A través de estas variables se puede obtener una percepción sobre la forma en la que la compañía se comporta con sus grupos de interés y medir cómo cambia ese comportamiento a medida que avanza la operación.

El proyecto de la FIP continúa en fase de implementación y ha podido identificar que las personas que habitan en un entorno complejo tienden a crear más relaciones de confianza con individuos con los que perciben una identidad común. Tener un contacto directo con la población, enviar mensajes que no marquen una diferencia entre funcionarios de la empresa y pobladores de la zona, y no juzgar los valores que identifican a la región, son acciones que fomentarían la confianza y la aceptación hacia una empresa.

“Entrar en el territorio con un enfoque de relacionamiento positivo es la clave que le permitirá a la empresa operar con mayor estabilidad y legitimidad en el territorio”, concluye González.

Compartir