1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Empresas

El colombiano que escaló en un negocio de esponjas

Jorge Mario Santa pasó de ser un buen vendedor en la capital de Antioquia, a ser un próspero directivo de productos para la limpieza.

Esponjas

La planta de producción hoy tiene 24 empleados y produce 25 referencias.

EFE

POR:
Portafolio
enero 27 de 2020 - 09:55 p.m.
2020-01-27

El emprendedor Jorge Mario Santa pasó de atender un granero a conformar una sólida empresa que, con el trabajo de sus 24 empleados, fabrica 50.000 esponjas de cocina al día para atender a clientes en distintas zonas del país.

Santa pasó su infancia en la Comuna 13 de Medellín y se convirtió en un joven inquieto que en su afán de progresar llegó a cargar cemento, repartir buñuelos y vender cigarrillos.

(Colombia logra expectativas de negocio por US$12 millones en Fitur). 


“Me le medía a todo”, expresó el empresario, que a los 13 años empezó a trabajar en distintos negocios del sector ‘El Hueco’, en el centro de la ciudad, donde descubrió sus habilidades para las ventas.

Por casi dos décadas, relató Santa, ese fue su mundo y el lugar donde innovó con las esponjas de cocina al detectar que eran pocas las referencias que existían en el mercado.

En 2007 tomó la decisión de empezar y con un préstamo que le hizo su entonces jefe compró una máquina, telas y espuma para darle vida a Esponjas Multicolor, la empresa que edificó por 12 años y que recientemente transformó en Inversiones Santa y Giraldo S.A. con el propósito de expandirse.

En su casa cortaba una a una cada esponja con tijeras, en lo que describió como un proceso “muy duro y engorroso” que después mejoró al aprender nuevas técnicas, conseguir una cortadora y conocer otras materias primas para innovar con sus productos.

(La difícil y larga tarea de Colombia para exportar más). 


“Nunca pensé en estar acá, nunca pensé en tener una moto o un carro porque estaba enfocado en otras cosas y con una vida algo desordenada, pero me metí en este cuento y me rodeé de gente que me cambió el chip”, declaró el ahora gerente.

Santa recordó los esfuerzos realizados por varios años, cuando alternó el trabajo en un granero con su naciente negocio que tomó forma con varios créditos y apenas diez láminas de espuma que cortaba con ayuda de su esposa.

“Yo arranqué de la nada, con plata prestada”, agregó el visionario mientras mira la operación en la planta de 835 metros cuadrados, donde produce 25 referencias.

Con una esponja de doble uso, que ha sido el boom, empezó el ascenso que hoy le permite emplear a 24 personas, consolidar una sociedad con Wilson Giraldo y crear la marca Esponjas Power, con la que llega a las principales ciudades colombianas.

“Le apuntamos a crecer a corto plazo un 20%”, aseguró Santa quien además dijo que desde la firma proyectan estar en menos de dos años vendiendo en el exterior.

('Las gigantes oportunidades con China', Mincomercio). 


Su éxito, según lo relató, lo respaldó con capacitaciones con la Corporación Interactuar, que además de ‘creer en lo que hago’, lo incluyó en el programa Método Base de Aceleración (MBA), le dio acceso a créditos y lo nominó al Premio Famiempresario del Año. El director de Interactuar, Fabio Andrés Montoya, señaló que en su proceso de formación Santa demostró mucha vitalidad, que fue pulida por los expertos que lo acompañaron.

EFE

Compartir