1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Empresas

Progresabana busca construir más en la región

La organización empresarial se enfoca en el apoyo a proyectos novedosos de construcción de vivienda y otros usos en los municipios cercanos a Bogotá.

Emerson Escobar

Emerson Escobar, gerente de Progresabana, gremio de pequeños constructores.

Archivo particular

POR:
Portafolio
diciembre 04 de 2019 - 10:00 p.m.
2019-12-04

Los constructores de vivienda en la Sabana de Bogotá y de nuevas tendencias de inversión inmobiliaria en la ciudad, se unieron para ampliar su oferta frente al reto que se avecina por la asignación del Plan de Ordenamiento Territorial, POT, que convierte a cuatro de estos municipios en industriales con lo cual se requerirá de nuevos espacios habitacionales pues se calcula que en diez años esta región crecerá industrialmente y demográficamente en por lo menos 30 por ciento.

(Lea: Ventas de vivienda ya superan los $26 billones)

Los constructores destacaron que en la sabana no hay concentración demográfica, tiene mejor calidad del aire y una naturaleza privilegiada, amplia oferta laboral para técnicos, tecnólogos y profesionales de todas las áreas; más de 13 de universidades, 150 colegios de nombre, centros médicos nivel 3, grandes superficies, cadenas, centros comerciales y cobertura tecnológica.

(Lea: La chilena Mallplaza busca espacios en Medellín y Bogotá)

Emerson Escobar, gerente de Progresabana, reunió a los constructores que generan más de 80.000 puestos de empleo en la región desde los municipios que rodean a Bogotá como Cajicá, Mosquera, Madrid, Chía, Tabio, Tenjo, La Calera, Cota, Funza, Zipaquirá y Tocancipá, y trabajan en la creación de Progresabana que les permita apalancarse y ampliar la oferta inmobiliaria para los diferentes estratos sociales.

¿Por qué se da esta unión de los constructores de la Sabana?

Porque tienen proyectos muy innovadores hechos a la medida; como las nuevas tendencias como el ‘microliving’ o pequeñas viviendas que lidera la constructora Progressio con su proyecto Citylive 104 en la ciudad. Estamos hablando de un nuevo estilo de vida que beneficie a Bogotá y a la sabana, que el crecimiento venga con una visión ecosostenible.

Impulsamos a los constructores innovadores. El proyecto de vender más de 150 lotes listos para construir casas y capitalizar en un conjunto residencial urbanizado. Uno de los constructores de la región, Dar Hogar Construcciones, con diseño sostenible, tiene un sistema de griferías que ahorra el 35 por ciento del agua, luces led, diseños ecológicos porque la Sabana es un pulmón de reserva y quien llegue es un privilegiado.

Con el paso que da el plan de ordenamiento territorial de cuatro de los 11 municipios de agroindustriales a industriales y allí llegará la industria de alto impacto. Ese desarrollo trae un aumento en la demanda de vivienda, educación, salud y comercio.

¿Se amplía Bogotá?

Todos los días transitan cerca de un millón de personas entre la Sabana y Bogotá.
Buena parte de los bogotanos va a la sabana los fines de semana en unos 100.000 vehículos pues encuentra una de las grandes ofertas gastronómicas en Chía y Sopó, lo que genera congestión vehicular pero entre semana es muy fluida y fácil la movilidad vehicular.

¿Por qué vivir fue de Bogotá?

Venir a la Sabana es encontrar una vida nueva. Hay un plan incluso si se es mayor de 35 años y se puede aplicar a cargos, montar empresa, contar con auxilio de emprendimiento de los municipios para impulsar el desarrollo social, económico, de salud, ecológico.

A estos municipios no se había volteado a mirar. Si se quiere estudiar música están los mejores maestros gratis con clases semanales, presentaciones culturales, viajes a otras ciudades auspiciadas por el municipio y entidades afines, hay cursos de alta culinaria, eso es calidad de vida.

¿Cuál es la fortaleza de los diferentes municipios?

Mosquera es estratégica porque se va a construir el aeropuerto alterno. Ocupa a nivel industrial una mano de obra operativa donde la solución de vivienda de interés social es importante. Mosquera, Funza y Madrid van a crecer en un 30 por ciento en VIS.

Tabio y Tenjo son habitables por gente con pasión por la cultura, detenidos en el tiempo, ideal para los amantes del campo. Hay grandes fincas en cadenas montañosas que como Subachoque tienen mística y cordones electromagnéticos. Los artistas, escritores, científicos, consultores de organismos multilaterales tienen aquí su opción.

Lo divide una cadena montañosa con cabildos indígenas, que separa Cota de Chía y aportan mucho a la cultura raizal. Cota tiene más vías de acceso: por la calle 80, la autopista norte, la avenida Suba, la vía a Guaymaral y la nueva troncal de los Andes que es una vía de 3,5 kilómetros conectada al peaje de Andes con la variante de Andrés carne de res.

El nuevo gobierno de Bogotá terminará la Avenida Suba saliendo a conectarse con la Aló para unirlo a los servicios de transporte de Bogotá y estar más conectados.
Zipaquirá y Tocancipá son áreas de gran extensión con zonas industriales, desarrollo y muy buena oferta laboral.

Chía se ha valorizado, hace diez años el lote de 130 metros que costaba nueve millones de pesos, hoy cuesta 150 millones de pesos, ahora está comprando agua en bloque y se vuelve un jugador muy interesante en la región.

¿Cómo se proyectan a futuro?

Estamos creando Progresabana que va a hacer la vida más asequible, económica, que el constructor pueda unirse. Vamos a realizar el primer proyecto inmobiliario de vivienda de interés social con la mayor tecnología del país de iniciativa privada hecho por los constructores de la Sabana.

Hoy el metro cuadrado en un buen sitio de Bogotá vale 12 millones de pesos mientras que en la sabana le cuesta menos de la mitad. Hay proyectos desde, $2,5 millones y $4 millones el metro.

Muchos luchan para irse del país, sufren por sus visas, sin saber que a pocos minutos de Bogotá tienen un sitio precioso, lleno de oportunidades con una gran oferta laboral y un estilo de vida familiar y económico.

Alejandra Buitrago Salamanca
Especial para Portafolio

Compartir