1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Empresas

Sector de la moda espera facturar $15,5 billones

“Crecería alrededor del 3,8%, pero nos gustaría tener un dólar de entre $2.800 y $2.900”, dice Lorenzo Velásquez, ejecutivo de Inexmoda. 

Inexmoda

Lorenzo Velásquez, director de Conocimiento y Transformación de la empresa Inexmoda.

Guillermo Ossa

POR:
Portafolio
enero 10 de 2019 - 09:12 p.m.
2019-01-10

La feria del sector de la moda y la confección, que se realizará entre el 22 y el 24 de enero, tiene buena pinta. Lorenzo Velásquez, director de Conocimiento y Transformación de Inexmoda (la entidad que organiza este evento) habla de los buenos resultados del 2018 para esa industria y las perspectivas del 2019, cuando se esperan ventas cercanas a $15,5 billones.

(Inexmoda espera cerrar negocios de 313 millones de dólares). 

¿Cómo le fue en el 2018 al sector textil y de confección?

Yo lo calificaría por trimestres. Entonces, empezamos un 2018 con un sector bastante golpeado, quedaron algunos inventarios del 2017; en mayo empieza a haber un mejoramiento, y sucede una leve caída con todo el tema de la incertidumbre política del país, con un bajón.

Después, la manufactura empieza a repuntar (tras la segunda vuelta de elecciones presidenciales). Se espera que la manufactura crezca en un 2,7%, igual que la totalidad de la economía, pero los grandes jalonadores (de esta economía) fueron la industria de manufactura, lo cual no se esperaba.

Si comparamos noviembre de 2017 con noviembre del 2018 (porque el consolidado de diciembre aún no está disponible), en términos de textiles, hay un crecimiento cercano al 3,5% o 3,8%. Y en confecciones el aumento es de 0,8%.

Para el año completo, en textiles el crecimiento rondaría el 7% y en confecciones, 5%.

Es decir que se revirtió la tendencia negativa.

Sí, incluso con aumento de las exportaciones. Ya uno tendría que ver categoría por categoría. Por ejemplo, una de las que no repuntó fue la producción de medias. Calzado, ni perdió ni ganó, parece que no creció, pero dentro del contexto fue bueno, porque hubo tensiones muy grandes.

La otra cosa es que la confianza del consumidor está muy golpeada y la nueva reforma tributaria hizo que este índice bajara.

¿Qué se espera para el año que comienza?

Con las claridades que se están dando, somos muy optimistas. Uno, por el crecimiento macroeconómico que se espera en el país.

Hay fuentes muy positivas que hablan del 3,8% otras que hablan de 3,4, pero creemos que es bueno.

(El 30% de los textiles que se consumen en el país son ilegales). 


Dos, nos da tranquilidad el precio del petróleo aunque nos preocupa un poco que el dólar todavía esté tan fuerte.

Nos gustaría tener un dólar de entre 2.800 y 2.900 pesos, pero sentimos que por lo menos si el petróleo está bien, a la economía colombiana medianamente le irá bien. Sí hubo una pequeña mejoría en diciembre, no sabemos si fue por el momento o el gasto.

¿Es decir que todo el cálculo del 2018 en cuánto está?

Creo que podríamos estar en términos de consumo y ventas por el 6% de crecimiento. Es posible que se haya llegado a $15 billones de consumo de vestuario.

¿Y el 2019?

Creo que llegaremos a 15,5 billones o por lo menos a 15,3 billones de pesos, porque esperamos que la dinámica macroeconómica afecte el consumo. Muchas veces el crecimiento macroeconómico no baja al consumidor por varios factores: lo primero es que la gente no quiera gastar pensando en las nuevas elecciones locales y regionales, que lo otro es el consumidor se asuste y de este manera no quiera gastar.

¿Las elecciones locales afectan tanto la confianza, sabiendo que las políticas macroeconómicas se dan en el nivel central?

Afecta un poco porque en ciudades como Cali y Bogotá hay mucho dinero de consumo que depende del gasto oficial, que es muy grande. Por ejemplo, el presupuesto de Medellín es de $4 billones y el de Bogotá, de $16 billones. Cuando Medellín se gasta 600.000 millones de pesos de un tranvía, ese dinero no fluye a la economía local.

Cuando se revisa en qué gastan los colombianos, se detecta que es en vivienda y salud. Después está entretenimiento y tecnología. Moda y vestuario era el tercero y nos desplazaron. Ahora prefieren destinar primero los recursos a vivienda, salud y entretenimiento.

Tecnología también nos ha desplazado, y entramos en una realidad donde si hay plata la gente compra moda, y si no hay no lo hace.

¿El puesto perdido se puede recuperar?

Lo que creemos es que podemos quitarle el puesto a la tecnología pero vamos a estar muy en combate con ese sector. A entretenimiento es muy difícil ganarle. Uno ve que con la crisis, empresas como Cine Colombia creen y crecen, y cada vez llenan más sillas.

Por ejemplo, a Unicentro Medellín van 12 millones de personas al año y si estas compraran como antes, porque el 80% del retail colombiano antes eran marcas y ahora estamos casi en el 40 a 50% de la ocupación de los centros comerciales, lo que quiere decir que lo restante lo han ocupado con entretenimiento, como gimnasios, restaurantes, etc. Y estos, que antes compraban ropa, están optando por cosas diferentes.

¿Antioquia y Medellín todavía son líderes en producción textil?

Antioquia sigue siendo el líder de la industria de producción textil y de confección. Si juntamos las dos, es el 42%. Acá se considera básicamente el área metropolitana, lo que pasa es que de todas formas hay una producción de confección muy grande en municipios como Donmatías, Santa Rosa, El Santuario, El Peñol y Rionegro. En Bogotá tienen el 38% y Cali el 10%, pero el Valle del Cauca este año casi tuvo un bajón cercano al 10%, en el 2018 les fue muy mal en producción. En fajas siguen siendo líderes, con Antioquia, y es uno de los productos que más se están vendiendo en el exterior.

¿Esa siempre han sido las cifras?

Creo que No, cuando yo llegué a Inexmoda Antioquia estaba en el 50 a 52%.

¿Decayó u otros subieron?

Sobre todo en textiles le han quitado mucho, porque en confecciones sigue liderando. Es que el descenso en ventas de Fabricato y Coltejer hace mucho la diferencia, y otros cierres de empresas que han clausurado sus sucursales acá. Además, Antioquia se dedicó mucho sobre todo al tejido plano, pero en temas de estilos de vida, el gran vencedor en consumo es el tejido de punto, que hacen mucho empresas de Bogotá.

¿Y en consumo cómo estamos?

Esa es la mejor parte. El consumo per cápita de moda en Colombia viene en incremento. En el 2007 estábamos en 7 prendas al año, cuando en el 2000 eran 3 prendas, y en el 2017 terminamos en 23. Eso significa que el mercado todavía es inmaduro y podemos crecer mucho. Es posible que en el 2018 hayamos terminado en 24 a 25 prendas.

¿Con quién se compara ese dato para saber si eso es mucho o poco?

No tenemos cifras exactas, pero sabemos que por ejemplo el consumo de moda en Ecuador es de 8 prendas per cápita al año. Suecia está como en 90 a 100 (por las estaciones, en parte) y en Estados Unidos, como en 80. Bogotá es el que más vende en volumen, pesa 38%, pero per cápita estamos hablando de entre 380.000 a 390.000 pesos de consumo. Antioquia está en $570.000 pesos, es decir que en volumen representamos tal vez un 13%, pero en volumen de compra pesamos más.

Néstor Alonso López López
Editor ADN Medellín

Compartir