1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Andrés Espinosa Fenwarth
columnista

Alianza antiagropecuaria del Pacífico

Conformada por Colombia, Chile, Perú y México, la Alianza del Pacífico podría convertirse en verdugo inclemente del sector agropecuario colombiano.

Andrés Espinosa Fenwarth
POR:
Andrés Espinosa Fenwarth
julio 10 de 2018
2018-07-10 08:50 p.m.
https://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c785bc27f1c.png

La Alianza del Pacífico –conformada por Colombia, Chile, Perú y México– podría convertirse en verdugo inclemente del sector agropecuario colombiano. Desde sus orígenes, pese a los innegables avances en la articulación política, económica, financiera y de cooperación percibidos entre los países miembros, la Alianza es considerada el peor acuerdo comercial de la historia para el agro colombiano, habida cuenta de la ausencia de nuevas oportunidades de acceso real para nuestras exportaciones y la inexistencia de mecanismos de legítima defensa comercial para el sector productivo. No sorprende, entonces, que la Alianza le genere al país un déficit comercial acumulado de 5.787 millones de dólares desde su entrada en vigencia hace tres años.

El Ministerio de Comercio pretende darle otra vuelta de tuerca a la agricultura nacional, mediante la aceleración de las negociaciones en la V Ronda entre la Alianza del Pacífico y los candidatos a convertirse en Estados asociados (Australia, Canadá, Nueva Zelanda y Singapur), que se desarrolla esta semana en el hotel Camino Real Polanco en la ciudad de México. Proceso opaco, sin concertación público-privada, ni las habituales facilidades del ‘cuarto de al lado’.

El plan maestro del Ministerio -anunciado públicamente- es concluir las negociaciones con los Estados asociados durante la XIII Cumbre Presidencial de la Alianza del Pacífico, que se realizará en Puerto Vallarta entre el 24 y el 25 de julio. Las reacciones en contra de este improvisado cierre son variadas y contundentes. El ministro de Agricultura, Juan Guillermo Zuluaga, le remitió el 3 de julio un oficio a su homóloga de Comercio, María Lorena Gutiérrez, en la cual “le reitera la necesidad de excluir (…) los sectores de mayor sensibilidad para el país, como lo son carne de bovino, lácteos y azúcar”. El ministro Zuluaga le solicitó a la ministra Gutiérrez, “copia de la oferta final remitida la semana del 18 de junio a los países asociados para la V ronda de negociación”. Esta petición oficial confirma que el Ministerio de Comercio actúa sin consultarle previamente a sus pares oficiales. En el Ministerio tampoco tienen en cuenta a los gremios colombianos, que al unísono, rechazan la posibilidad de finalizar las negociaciones sin las exclusiones mencionadas.

José Félix Lafaurie, presidente de Fedegán, anotó en Contexto Ganadero, la semana pasada, que “todos los gremios de la producción de leche y de la industria láctea, en forma conjunta e individualmente, directamente al presidente de la República, o a través de la ministra de Comercio, en comunicaciones oficiales y a través de los medios (…), le han pedido al Gobierno (…), le han ‘clamado’ que excluya al subsector lácteo del TLC que se obstina en negociar con Australia y Nueva Zelanda. Como presidente de Fedegán, mi petición se amplió al subsector cárnico, con argumentos que le planteé a la ministra Gutiérrez en carta que ni siquiera ha merecido respuesta”.

¡La Alianza del Pacífico no puede ser buena mientras le hace daño al agro colombiano!

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado