1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Andrés Espinosa Fenwarth
columnista

Emergencia cítrica nacional

La estrategia contra la HLB debe incluir el mantenimiento de la declaratoria de emergencia nacional del ICA.

Andrés Espinosa Fenwarth
POR:
Andrés Espinosa Fenwarth
septiembre 11 de 2018
2018-09-11 08:47 p.m.
https://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c785bc27f1c.png

A finales del mes pasado, la Asociación Hortofrutícola de Colombia (Asohofrucol), realizó en la ciudad de Armenia el primer Congreso Internacional Citrícola, el cual congregó a 600 productores y a un selecto grupo conferencistas del exterior para analizar los tremendos desafíos generados por la llegada de la temible enfermedad acumulativa de origen bacteriano, HLB, (Huanglongbing), que amenaza la industria citrícola colombiana.

La HLB es la enfermedad más devastadora de los cítricos a nivel global, que afecta severamente la producción de naranja, mandarina y los cítricos agrios como lima y limón. La HLB es trasmitida por un insecto vector (Diaphorina citri), que adquiere la bacteria cuando se alimenta de árboles cítricos enfermos y la trasmite a las plantaciones sanas.

Desde su aparición en Brasil, en el 2004, la HLB se encuentra en 12 países de la región. En la Florida, Estados Unidos, la HLB ha ocasionado un incremento en los costos de producción del 50 por ciento. En México, se estima que la HLB ha causado una pronunciada reducción en el rendimiento de los árboles y una pérdida de 3 millones de toneladas, equivalente al 41 por ciento de la producción total.

En noviembre del 2015, la HLB entró a Colombia por los municipios de Distracción y Fonseca en La Guajira, procedente de Venezuela. En aquella época, la subgerencia de protección vegetal del Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), solicitó recursos para frenar la enfermedad, asunto que no fue priorizado como correspondía por sus directivas. La tardía reacción del ICA facilitó la propagación de la HLB a 21 municipios en los departamentos de Atlántico, Bolívar, Cesar, La Guajira, Magdalena y Norte de Santander.

La HLB es una amenaza letal que pende, como la espada de Damocles, sobre la producción de 1’332.814 toneladas de cítricos y 500 mil empleos directos e indirectos generados en 100 mil hectáreas. La HLB, en lugar de ceder, crece y se expande. Como la HLB no tiene cura y arrasa todas las especies cítricas, la mejor estrategia de gestión sanitaria es la prevención, erradicación y vigilancia, acorde con la propuesta de la FAO para Colombia. El objetivo de la FAO es facilitar la implementación del Plan de Acción Nacional para el manejo de la HLB, cuyas actividades estatales y gremiales deben integrar a todos los productores e incluir los componentes técnicos, científicos, sociales y de regulación que permitan minimizar su impacto en la citricultura.

En particular, la estrategia contra la HLB debe incluir el mantenimiento de la declaratoria de emergencia nacional del ICA, con presupuesto oficial para promover la erradicación de los árboles enfermos, establecimiento de áreas de control regional, fomento de buenas prácticas agrícolas, trazabilidad vegetal, uso de material de reproducción certificado y control de las poblaciones del insecto transmisor de esta enfermedad presente en 25 departamentos, mediante la aplicación de insecticidas químicos y agentes de control biológico y cultural en viveros, plantaciones cítricas y ramajes que sean utilizados como cerca viva.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado