1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Andrés Espinosa Fenwarth
columnista

La importancia de la productividad

El BID concluye que las exportaciones son el elemento central del comercio internacional que mayor impacto tiene sobre la productividad. 

Andrés Espinosa Fenwarth
POR:
Andrés Espinosa Fenwarth
julio 09 de 2019
2019-07-09 09:20 p.m.
https://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c785bc27f1c.png

Paul Krugman, PhD en economía del MIT y profesor estadounidense de la Universidad de Princeton, sostiene que la productividad no lo es todo, pero a largo plazo lo es casi todo. Tiene razón, especialmente por la relación de causalidad existente entre el crecimiento económico y el comportamiento de la productividad.

En otras palabras, para que una economía pueda prosperar con un impulso de largo aliento es preciso apostarle al incremento de la productividad. En los estudios reseñados por el BID en su trabajo titulado ‘Apertura comercial y crecimiento de la productividad total de los factores’, el comercio internacional se vislumbra como uno de los principales determinantes de la productividad.

Para complementar estas investigaciones, el BID analiza, por un lado, el efecto de las políticas comerciales sobre las exportaciones, y por el otro, el impacto de las exportaciones sobre el comportamiento de la productividad. La investigación se realizó en 113 países entre los años 1960 y 2014, y Colombia fue incluida en el estudio.

El trabajo del BID concluye que los TLC son los acuerdos comerciales que mayor impacto tienen sobre las exportaciones. En particular, el documento confirma que los TLC celebrados entre las economías emergentes y los países desarrollados son los que generan mayores ventajas para los países involucrados, particularmente para las naciones en desarrollo, valoradas en una expansión del PIB por año del 0,7%.

En el caso de las economías más avanzadas, el aporte al aumento del PIB es del 0,5% al año. Esta investigación confirma que las uniones aduaneras -como la CAN- y los acuerdos de alcance parcial -como los negociados en el marco de Aladi- no arrojan mejoras significativas en materia exportadora o de desarrollo económico.

El BID concluye que las exportaciones son el elemento central del comercio internacional, que mayor impacto positivo tiene sobre la productividad total de los factores.

De lo anterior se desprende que no son ciertos los cantos de sirena que abogan por una apertura indiscriminada de sesgo importador de una economía como la nuestra lo que genera mejoras significativas de la productividad de los factores. La clave reside -vale repetirlo- en la promoción de las exportaciones más allá de los productos básicos, que nuestro país tiene relegada al cajón del olvido, desde hace 20 años, para que coja polvo y no haga ruido.

El BID analiza otros factores que inciden favorablemente sobre la productividad de los factores de producción, como la importancia de las dimensiones de la globalización a nivel económico (comercio e inversión) y político (libertad de opinión y democracia), que es recomendable cultivar por sus impactos sobre la productividad y el desenvolvimiento económico.

Estos resultados deberían iluminarles el camino a los funcionarios encargados del diseño de la política pública del Ministerio de Comercio sobre la irrelevancia de los desuetos esquemas de integración del siglo pasado, la importancia de los TLC y la decidida promoción de exportaciones de valor agregado.

Andrés Espinosa Fenwarth
Miembro del Consejo Directivo Instituto de Ciencia Política

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado