1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Beethoven Herrera Valencia

Banca europea demanda trato igual a EE. UU.

Trump desmontó las regulaciones bancarias consagradas en la ley Dodd-Frank, promulgada tras el colapso hipotecario de 2008.

Beethoven Herrera Valencia
POR:
Beethoven Herrera Valencia
febrero 10 de 2019
2019-02-10 04:07 p.m.
https://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/23/56ccbf720e655.png

Aunque el presidente Trump no ha logrado eliminar el Obamacare, y no ha podido construir el muro en la frontera; e incluso cuando está muy lejos de revertir el déficit comercial pese a los aranceles impuestos a China y a otros países y de la reforma al tratado de libre comercio con México y Canadá; lo que si ha logrado, es desmontar las regulaciones bancarias consagradas en la ley Dodd-Frank, promulgada tras el colapso hipotecario de 2008.

La flexibilización de esas regulaciones ha hecho mas fácil el negocio bancario pues sólo unos pocos bancos grandes quedaron sujetos a las pruebas de resistencia, pero esas facilidades sólo benefician a los bancos estadounidenses, dejando en evidente desventaja a los bancos extranjeros. Esto ha generado la reclamación de los bancos europeos de ser tratados en igualdad de condiciones. Para ello han desplegado un fuerte cabildeo; y para lograr su objetivo cuentan con el apoyo de los republicanos, quienes temen que si se mantiene esa asimetría en la regulación, las autoridades europeas podrían tomar medidas recíprocas contra los bancos estadounidenses asentados en Europa.

La reforma de la ley bancaria aprobada en mayo de 2018 elevó desde US$50.000 hasta US$250.000 millones el umbral de activos para que una entidad sea considerada demasiado grande para caer (too big to fail) por lo cual tendrán prioridad de rescate en caso de sufrir crisis. Al modificar el umbral, los bancos con activos entre US$50.000 y US$250.000 millones vieron relajados sus requisitos de desempeño.

En las actuales condiciones, bancos europeos como Deutsche Bank, cuyo holding estadounidense tiene US$188.000 millones en activos, Credit Suisse con US$99.000 millones y otros como Societé Générale, Natixis, Crédit Agricole y BNP Paribas, están en esa franja intermedia. En una carta remitida por siete senadores estadounidenses republicanos a Randal Quarles, Vicepresidente de Supervisión de la Reserva Federal. Los mencionados legisladores dicen que los holdings de los bancos internacionales “deberían recibir un tratamiento regulatorio comparable al de los estadounidenses de tamaño y perfil de riesgo similares”.

En su argumentación estos legisladores han advertido del riesgo de posibles represalias contra bancos estadounidenses en suelo europeo, en razón de esa asimetría en el tratamiento. Por eso concluyeron su comunicación advirtiendo que la supervisión de los bancos extranjeros “tiene implicaciones claves ...en cómo los otros reguladores traten las operaciones internacionales de los bancos estadounidenses en el extranjero”.

En esa misma línea se ha pronunciado el Instituto de banqueros internacionales, que representa a los bancos extranjeros que operan en Estados Unidos, cuyo director ejecutivo Briget Polichene declaró al Financial Times que “la adaptación regulatoria es esencial para que los bancos internacionales mantengan y hagan crecer sus negocios en Estados Unidos y continúen contribuyendo al crecimiento económico y a la liquidez del mercado”.

Resulta obvio que una vez se ha desregulado el negocio bancario en Estados Unidos no es defendible que ello no aplique para los bancos extranjeros. Pero lo cierto es que dicha flexibilización puede ser el augurio de futuros excesos, burbujas, y por supuesto, rescates con recursos públicos…

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado