1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Camilo Herrera Mora
Columnista

‘Marketing’ y candidatos

Un candidato al Congreso es diferente a un aspirante presidencial, y por eso sus estrategias de campaña no son iguales, pero caen en los mismos errores por tener poco conocimiento en marketing.

Camilo Herrera Mora
POR:
Camilo Herrera Mora
febrero 19 de 2018
2018-02-19 09:11 p.m.
https://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb67313466d.png

Un candidato al Congreso es diferente a un aspirante presidencial, y por eso sus estrategias de campaña no son iguales, pero caen en los mismos errores por tener poco conocimiento en marketing. El postulante es un producto y no una persona; debe ceñirse a un mensaje claro, a mostrar su historia, sus ideales y sus compromisos, y es aquí donde muchos fallan, porque siempre prometen cosas que no pueden cumplir. Cuando un candidato al Congreso le dice que va a hacer una carretera, o uno presidencial afirma que va a acabar con la corrupción, la gente no solo no les cree, sino que sienten que los creen pendejos y les dan la espalda.

Los votantes cada vez están más informados, por eso siempre se debe comunicar en qué se va a enfocar su trabajo, que, idealmente, debe ser en tres ideas: una conceptual, una emocional y una racional; en los mismos niveles que funciona la mente de los votantes. Para esto es fundamental pensar en las renuncias: lo más importante es saber y comunicar claramente qué no va a hacer, así la gente puede identificarse fácilmente con esas posiciones. Es más comprensible decir que no va a expropiar propiedades, a que va a defender la propiedad privada.

En la comunicación, las piezas en Colombia se enfocan en mostrar al candidato como ‘mártir’ y no como propuesta, los eslogan de campaña caen en simplificaciones tan grandes, que no dicen nada. El mensaje debe ser claro y contundente para que lo que se quiere decir, sea exactamente igual a lo que la gente entiende: frase que necesite explicación, no funciona.

El votante cada vez escucha menos, y por eso se debe ser contundente, emocional y práctico: una cosa es decir ‘vamos por el futuro’, y otra, ‘por una propiedad privada creciente’. Un eslogan así permite ser accionado ante cualquier pregunta: ¿qué va a hacer por la salud?

Todo se definirá en las urnas: la decisión no debe ser tomada allí, el elector debe ir decidido a votar, así la confusión y el error serán menor. En las elecciones para Congreso habrán miles de candidatos, y equivocarse es fácil. Por eso la marca que se debe posicionar, no es el nombre del candidato, sino la lista y el número, como si fuera un código: “por una propiedad creciente, Partido Ortodoxo, Senado, Número 7”.

Votar tiene algo de parecido a comprar lotería, quien la adquiere solo se lleva la esperanza de ganar, y como en ningún otro producto o servicio, solo quedan los que ganan, lo que causa un problema enorme: porque casi siempre, en números, la mayoría no fue la que eligió, y el electo debe gobernar para todos, pasando de un marketing político a uno de gobierno; pasando de proponer a demostrar lo que hizo, que siempre debe ser más que lo prometido, y explicando por qué algunas cosas ofrecidas no fueron posibles de realizar, pero dejando ver que sí se intentaron llevar a cabo.

El marketing es la clave del juego electoral, y ante una simple revisión, muchos están jugando muy mal.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado