1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
César Caballero Reinoso
columnista

Arrogante, indolente y malévola

Respecto a las razones de la alta tasa de desempleo, lo único que tenemos de parte del gobierno, son explicaciones arrogantes, indolentes y malévolas.

César Caballero Reinoso
POR:
César Caballero Reinoso
septiembre 17 de 2019
2019-09-17 09:27 p.m.
https://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb68470a5ce.png

Hace unos meses asistí a una conferencia de Boaventura de Sousa, uno de los sociólogos más importantes de la región. Entre otros temas, habló de cómo la democracia puede ser destruida por tres tipos diferentes de ignorancia: la Arrogante, la Indolente y la Malévola.

La primera tiene su origen en las pretensiones del conocimiento académico o tecnócrata que considera sus marcos conceptuales como los únicos válidos para entender la realidad. Presume comportamientos racionales y de acuerdo con sus teorías ideales, nuestra democracia es un desastre y nunca cumplirá con los ideales prometidos.

La segunda es la indolente. Cómo nuestra memoria reciente sólo nos habla de una democracia limitada e imperfecta, entonces, creemos que perderla no tendrá ninguna consecuencia. Que las alternativas no generarán mayores daños y podemos ver morir la democracia sin ningún dolor. Los ciudadanos son los responsables por vivir eligiendo políticos tan malos.

La tercera es la malévola, propia de las formas populistas de derecha e izquierda que basados en mentiras buscan destruir las instituciones e instaurar prácticas políticas basadas en mentiras.

Estas tres formas de comportamiento destructivo se pueden aplicar a la forma como estamos entendiendo el problema del desempleo. Por un lado están las formas arrogantes, desde los marcos conceptuales, como el caso del Ministro de Hacienda. Según él, no hay una explicación sobre el aumento de la tasa de desempleo. En un arranque de sinceridad dijo hace unas semanas, que reconocía la existencia del problema (hace meses lo negaba) pero no entendía el por qué, después de haber dado grandes gabelas tributarias a los empleadores y haber subido de manera importante el salario mínimo, el desempleo estaba creciendo.

La segunda, la indolente, señala que el problema es la pereza de los desempleados, quienes podrían ser emprendedores, pero debido a los subsidios que el estado les da a las personas en situación de vulnerabilidad, los hace dependientes y no quieren trabajar. En otras palabras, el aumento del desempleo es culpa de los desempleados.

La tercera, a pesar de la evidencia y de las cifras del Dane, es la sostenida por varios miembros del gobierno y su partido: son los venezolanos que han llegado al país y nos han quitado oportunidades laborales. No señores, desde agosto del año pasado, se evidencia la destrucción de puestos de trabajo, es decir, tenemos un choque no de sobre oferta de mano de obra, sino de recorte en la demanda por trabajadores.

Mi explicación, a manera de hipótesis, tiene que ver con la asfixia a las posibilidades de crecimiento de la demanda agregada, la que finalmente impulsa a los empresarios a expandirse y generar nuevos empleos.

Por un lado la reforma tributaria afectó a millones de hogares al sacarles ingresos disponibles. La misma Dian ha reconocido que el recaudo tributario ha sobre cumplido las metas. Segundo, el gasto público se ha reducido de forma dramática, y finalmente, las exportaciones han caído tanto en volumen como en valor. Es decir, las tres fuentes de demanda agregada se han visto afectadas de forma negativa. Por el momento, lo único que tenemos de parte del gobierno, son explicaciones arrogantes, indolentes y malévolas frente al desempleo.

César Caballero
Director de Cifras y Conceptos.
ccaballero@cifrasyconceptos.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes