1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
David Pérez
columnista

Presencia de China en Colombia, un símbolo de confianza

China ofrece tecnologías avanzadas, proyectos con altos estándares internacionales de procesos, calidad y materiales.

David Pérez
POR:
David Pérez
noviembre 14 de 2019
2019-11-14 09:17 p.m.
https://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/18/56c6177bc4d28.png

Las recientes noticias relacionadas con el Metro de Bogotá e igualmente con las participaciones de empresas chinas en otros proyectos de infraestructura y energéticos, corresponden a un símbolo de confianza que las empresas están encontrando en el país en materia licitatoria, protección a la inversión, estabilidad jurídica y política.

Y en contraparte, China ofrece tecnologías avanzadas, proyectos con altos estándares internacionales de procesos, calidad y materiales. Es clave entender el cambio de lo que significa China hoy, el cual ya no es un socio comercial de calidad media o barato. China es un socio comercial de alta tecnología, excelente calidad, líder global en nuevas industrias y quien empuja la frontera de innovación en la cuarta revolución industrial. Esto indica que esperamos un Metro con lo más nuevo en la industria, una ejecución ojalá que impecable y un aliado estratégico para el desarrollo del sistema de transporte de Bogotá pues traerá más herramientas y soluciones aplicadas en ciudades de alta densidad demográfica.

Lo cierto es que Colombia está en construcción y lo estará por las siguientes dos décadas en un proceso de modernización y desarrollo de su infraestructura logística, comercial y turística. Para esto, China puede ser un socio clave en materia económica, tecnológica, comercial y operacional. La integración de las cadenas globales de suministro y el rol que puede Colombia jugar como plataforma de manufactura y re-exportación, es viable considerando los avances industriales chinos y su necesidad de expansión comercial. En materia de vehículos eléctricos, por ejemplo, China agrupa el 70% de la manufactura de baterías a nivel mundial e igualmente lidera junto con Alemania el desarrollo del mercado vehicular de este tipo. Y el mercado no es únicamente China, el mercado es mundial pues la transformación de la industria está en su comienzo y requiere de la presencia comercial y logística en otros mercados para que pueda coger ritmo. Esto ofrece una oportunidad clara para Colombia perfilarse como un lugar de ensamblaje y posterior exportación a mercados regionales que permita a los vehículos chinos llegar a precios más competitivos y obtener las preferencias arancelarias que tiene Colombia una vez el producto pueda ser considerado colombiano por el valor agregado en nuestro territorio. Paralelo a la industria vehicular, la misma situación aplica en materia de maquinaria agroindustrial y de construcción, productos tecnológicos y productos de consumo. Es un momento interesante con China para plantear este tipo de oportunidades.

Económicamente ha sido un año retador para la segunda economía mundial, la disputa comercial con Estados Unidos y la devaluación del Yuan han afectado el consumo y crecimiento del país según lo pronosticado por el Fondo Monetario Internacional. Esto ha generado una pausa en la expansión global de China pues el Gobierno ha concentrado esfuerzos en lidiar con las políticas de Washington. Y es precisamente la complejidad comercial con Estados Unidos, la oportunidad de profundizar en nuestra aproximación y presentar a Colombia como un aliado comercial clave que cubre desde la exportación de productos agroindustriales hasta la internacionalización de las empresas chinas y su llegada a más mercados latinoamericanos.

David Pérez
Asesor en Internacionalización

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes